14 de Diciembre de 2018

Opinión

"Autonomía curricular"

El nuevo modelo educativo no define la forma de operar la autonomía curricular, se limita a presentar ejemplos triviales y poco novedosos del tipo de actividades de los maestros.

Compartir en Facebook "Autonomía curricular"Compartir en Twiiter "Autonomía curricular"

Con el arranque de este nuevo ciclo escolar, la Secretaría de Educación Pública implantó gradualmente el nuevo modelo educativo aplicando, en una muestra de escuelas de diversos niveles educativos, el pilotaje de la Autonomía Curricular, una de sus supuestas “innovaciones” que faculta a las escuelas públicas a adaptar los contenidos educativos a las necesidades y contextos específicos de sus estudiantes y su medio; es decir, que docentes, estudiantes y padres de familia podrán incidir sobre los contenidos educativos y las actividades que complementan el currículum obligatorio con la intención de brindar atención a la diversidad y a las necesidades e intereses individuales de los alumnos.

Esta idea de ofrecer nuevos contenidos relevantes e incorporar conocimientos regionales no es nueva, ya que, desde la reforma educativa de 1993, que impulsó el proceso de descentralización a través del Acuerdo Nacional de Modernización de la Educación Básica (ANMEB) se reformó la Ley General de Educación estableciendo el cuerpo normativo para que las autoridades educativas de los estados, entre otras competencias, propusieran a la SEP los “contenidos regionales que hayan de incluirse en los planes y programas de estudio para la educación preescolar, la primaria, la secundaria, la normal y demás para la formación de maestros de educación básica”.

El nuevo modelo educativo 2017, por su parte, no concreta ni define la forma de operar la autonomía curricular, se limita solamente a presentar algunos ejemplos triviales y poco novedosos del tipo de actividades que pudieran desarrollar los maestros y alumnos en el tiempo destinado a tal fin, algunos son: taller de escritura creativa, inglés, debates, taller de matemáticas lúdicas, taller de tecnología, taller de exploración de condiciones del medio y cambio climático, ligas deportivas, orquestas, talleres de arte; asignaturas tales como educación financiera, programación, robótica, habilidades para emprender; contenidos regionales y locales, y finalmente, proyectos como recolección de basura, potabilización del agua, democracia escolar, entre otros. El tiempo destinado a tales actividades queda: para las escuelas de jornada regular el tiempo de autonomía se estima en 2.5 horas a la semana, mientras que en las de tiempo completo puede sumar hasta 20 horas semanales. A ver qué resulta del pilotaje.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios