21 de Agosto de 2018

Opinión

Rebelión política en el SNTE (y II)

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Rebelión política en el SNTE (y II)Compartir en Twiiter Rebelión política en el SNTE (y II)

Sumándose a la rebelión política encabezada por un ex dirigente sindical del SNTE ante las presiones de su líder Juan Díaz de la Torre para que los maestros voten a favor de José Antonio Meade, poco a poco asoman la cabeza en la arena política las Redes Sociales Progresistas (RSP), un grupo alterno orquestado por los familiares de Elba Esther Gordillo para apoyar a Andrés Manuel López Obrador en la vigilancia magisterial en las casillas. Entre los que comandan y coordinan este nuevo frente a favor de Morena se encuentran: Ricardo Aguilar Gordillo, sobrino de la maestra, su nieto René Fujiwara Montelongo, ex diputado federal de Nueva Alianza, y Fernando González Sánchez, su yerno. Afirman que la mayoría de sus integrantes son profesores ofendidos por el autoritarismo de Aurelio Nuño en su afán de echar a andar la reforma educativa y que, para la jornada electoral, están capacitando a su legión de maestros para “defender” los votos de su mesías dentro y fuera de las casillas.

Esta suma de apoyos para ya saben quién no es nueva, ya que esta organización fue creada por Manuel Camacho Solís cuando apoyó la primera candidatura de López Obrador en 2006; hoy las cabezas principales de este brazo operativo son Rafael Ochoa Guzmán y Juan Iván Peña Neder, quienes a través de las redes venden la idea de una cuarta transformación de la República, activismo al que igualmente se sumó Moisés Jiménez Sánchez, ex secretario de la Sección XV del SNTE en Hidalgo.

Un tercer grupo insurgente trata de “salvar” a los maestros con el discurso de que son libres de votar por quien quieran; su “gurú” Manuel Morales Spíndola, integrante del Movimiento Democrático Magisterial, reconoce que, si bien existe control en las cúpulas magisteriales, no tienen el voto de todos ellos; esgrime que “los maestros ya están hartos de tanta mentira y corrupción y que su sindicato es una falsa representación de los trabajadores, es un sindicato espurio que ha sido nombrado a través de sus congresos con gente manipulada y comprada”. Estima que “por lo menos un 80 por ciento de los maestros no votarán por el partido oficial y mucho menos por Nueva Alianza, el hartazgo se verá reflejado en las urnas”. Picando piedra cada día, estos tres frentes van socavando el voto coaccionado de dirigentes sindicales y partidos políticos, para conducirlos al “paraíso”, un lugar en donde el infierno los espera con los brazos abiertos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios