22 de Octubre de 2018

Opinión

Desarrollo urbano real y ordenado

El poder de la pluma.

Compartir en Facebook Desarrollo urbano real y ordenadoCompartir en Twiiter Desarrollo urbano real y ordenado

Es importante entender qué debe contener y proponer un programa de desarrollo urbano, cuáles son las metas que debe ordenar y los beneficios que debe proporcionar. En realidad, un plan de desarrollo urbano debe definir cuál es la pauta a seguir, después de un estudio meticuloso de los factores que inciden en la formulación de la ciudad que deseamos, debiendo considerar aspectos demográficos, geográficos y funcionales, en un programa a mediano y largo plazo que nos permita tener una visión de integralidad de factores como el uso de suelo, el clima, la topografía, el manejo de la infraestructura, la geología, etc., y con ello elaborar un diagnóstico con temporalidades del desarrollo urbano que se apegue y satisfaga las necesidades futuras de la población.

Todo lo mencionado no es más que el contenido teórico de lo que debe ser un programa de desarrollo urbano, que en su definición debe establecer cómo, cuándo y dónde debe crecer un centro urbano o incluso una pequeña comunidad, lo que debe considerar factores que inciden directamente, como el crecimiento de la población, la cultura social, la estructura socioeconómica, la conectividad, la economía y el sustento del centro urbano y, principalmente, el cambio periódico de los ayuntamientos, ya que lo usual es que cada uno quiera establecer sus propios procesos de crecimiento, con diferentes ideas y planes.

Lo cierto es que no es fácil armonizar las diferentes problemáticas y aspiraciones que surgen en una sociedad, y muchos creen complicado solucionar posibles conflictos urbanos a largo plazo. No obstante, pareciera una locura pensar que podemos resolver situaciones que aún no existen y no hay ninguna certeza de su futura presencia en una zona de un centro urbano. Es por ello importante dar respuestas prácticas inmediatas y con calidad de diseño, ya que es el hoy y el ahora de calidad lo que permite resolver los conflictos urbanos, estableciendo propuestas de crecimiento ordenado y no disperso, recordando que hay que respetar los reglamentos, porque una ciudad debe tener la capacidad de ir creciendo adecuándose a las necesidades y problemáticas de zonas específicas.
Si en Mérida hubiéramos hecho esto, hoy tendríamos una mejor ciudad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios