10 de Diciembre de 2017

Opinión

A 130 años del natalicio del inspirado compositor trovero Ricardo Palmerín

Autor de la inmortal Peregrina, vio la primera luz en la sureña ciudad de Tekax en el año de 1887.

Compartir en Facebook A 130 años del natalicio del inspirado  compositor trovero Ricardo PalmerínCompartir en Twiiter A 130 años del natalicio del inspirado  compositor trovero Ricardo Palmerín

El reciente lunes 3 de abril se cumplieron 130 años del natalicio del célebre compositor yucateco Ricardo Bernabé Palmerín Pavía, autor de la inmortal Peregrina, quien vio la primera luz en la sureña ciudad de Tekax en el año de 1887, y recibió las aguas bautismales el 3 de mayo de ese mismo año en la iglesia parroquial de su ciudad natal.

Aprende a tocar la guitarra, oyendo a su padre Bernabé Hernández Palmerín, músico de origen michoacano avecindado en Yucatán en 1867. Hacia 1897, su familia se establece en Mérida. Nada se sabe de su niñez y adolescencia, salvo que desarrolla sus facultades interpretativas en la guitarra y siente inclinación por la canción madrigalesca y la lied europea. Durante varios años vive en la casa de su hermana Consuelo, calle 58 entre 65 y 67, quien es maestra y ejecutante de piano.

Hacia 1914, compone su primera canción Hay una virgen, con versos de Lord Byron. Unos años después, forma su primer quinteto con Pepe Sosa, Luis Basulto, Alonso Quijano y Chucho Herrera, con los que se integra a la trova yucateca y se da a conocer en el ambiente social meridano. De esa época, es su bolero En mi abandono, con letra de Ricardo Mimenza Castillo. Da clases de guitarra en las residencias de las familias notables de la ciudad.

Allí lo conocen los niños Guty Cárdenas y Chalín Cámara, en los que despierta admiración por su arte trovero. En octubre de 1919, actúa en el homenaje de despedida de los trovadores colombianos Wills y Escobar, y allí se enamora del género del bambuco. Un año después compone el primer bambuco yucateco, El rosal enfermo, con letra del poeta canario Lázaro Sánchez Pinto. El poema había sido publicado en Mérida en la revista Raza, en junio de 1920.

En septiembre de 1921, viaja a la ciudad de México con la delegación artística de trovadores y jaraneros que envía Felipe Carrillo Puerto, presidente del Partido Socialista del Sureste, a los festejos del Centenario de la Consumación de la Independencia. En 1922, en mancuerna con el poeta Luis Rosado Vega, compone Las golondrinas, Flores de mayo y Xkokolché y, en febrero de 1923, la inmortal danza Peregrina, dedicada a la periodista Alma Reed, que enmarca el trágico romance del gobernador Felipe Carrillo Puerto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios