19 de Agosto de 2018

Opinión

Llegó la sequía y hay que cuidarse

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Llegó la sequía y hay que cuidarseCompartir en Twiiter Llegó la sequía y hay que cuidarse

Todo parece indicar que ya estamos de lleno en la temporada de sequía de este año, ya que las lluvias, al menos durante este mes de febrero, fueron muy inferiores al promedio para un segundo mes de acuerdo con datos de la Estación Meteorológica de la Facultad de Ingeniería de la Uady (Fiuady), la cual reporta un acumulado de lluvias de 7.4 milímetros de altura de lámina precipitada, muy por debajo del promedio que es de 34.5 mm para un mes de febrero.

Los modelos de predicción habían proyectado que las lluvias serían por encima del promedio, de modo que es evidente que no se cumplió ese pronóstico y ante esta situación debemos tomar algunas precauciones para poder enfrentarnos a esta temporada de sequía que ya la tenemos encima.

¿Cuáles son estas precauciones?

1) Tomar agua en abundancia, ya que es muy fácil que debido al calor nos deshidratemos muy rápidamente, por lo que hay que beber líquidos constantemente.

2) Cuidar el estado de conservación de los alimentos y guardarlos en lugares frescos; por el excesivo calor los alimentos tenderán a descomponerse muy fácilmente y es necesario conservarlos en la nevera o bajo temperaturas frescas para evitar que se descompongan.

3) Usar sombrero, sombrilla o gorra al salir a la calle, todo ello con el fin de protegernos de los rayos solares y para evitar posibles golpes de calor.

4) Usar ropas claras y frescas, esto con el fin de evitar la absorción del calor, sobre todo cuando se usan vestidos de color obscuro que absorben rápidamente la radiación solar y que las prendas además sean de una tela fresca.

5) Evitar realizar ejercicios al aire libre en un período de tiempo de 11 de la mañana a 4 de la tarde, ya que en este lapso la radiación solar es más intensa. Por este motivo se recomienda no hacer ejercicio al aire libre en el horario antes descrito para evitar posibles golpes de calor o sofocación.

6) Estar al pendiente de los niños y los ancianos, ellos son las personas más vulnerables ante temperaturas demasiado calurosas, de modo que deberemos de estar vigilantes de su estado de salud.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios