16 de Noviembre de 2018

Opinión

El origen de los monos

El poder de la pluma

Compartir en Facebook El origen de los monosCompartir en Twiiter El origen de los monos

Según Mercedes de la Garza, en la mitología de los mayas k’iche’, los animales fueron creados por los dioses. Las deidades quisieron que estos seres los veneraran, pero cuando se les pidió hacerlo, solo pudieron chillar, cacarear y rugir. Por esta razón, los dioses decidieron confinarlos en los bosques. Esto manifiesta la idea de que los animales forman parte de un mundo distinto al humano porque no pudieron nombrar a los dioses.

Sin embargo, entre los mayas antiguos y entre los actuales, hay una creencia mítica acerca de que el mono no fue creado directamente por los dioses, sino que desciende del hombre.

Según el Popol Vuh, los hombres de la segunda creación, hechos de palos, fueron destruidos por no poder glorificar a los dioses. Los destrozaron los animales y les cayó una resina espesa. Los pocos que se salvaron se transformaron en los monos que viven en los bosques.

En una gran parte de las etnias mayences, el mito se reproduce con la misma estructura pero con algunas variaciones. Entre los tzotziles de Larráinzar se cuenta que en el primer mundo creado había muchas personas, pero eran imperfectas y no sabían morir. Esto no agradó a los dioses y enviaron un diluvio que acabara con ellos. Solo los sacerdotes escaparon de la muerte porque subieron a los árboles más altos. Sus descendientes son los monos aulladores y monos arañas. Ambos forman parte importante de sus rituales, por la creencia de que provienen de los hombres del mundo primigenio.

Sin embargo, la misma autora presenta dos casos en los que se contradice el origen de los monos. El primero proviene de los mames de Santiago Chimaltenango, quienes dicen que los hombres de la primera creación eran monos y fueron destruidos por chapopote ardiente.

El segundo caso es el de los chamulas, los cuales conciben que en la primera creación solo hubo demonios, monos y judíos. Después la Luna tuvo un hijo que fue muerto por aquellos. Luego resucitó y se convirtió en el Sol. Los demonios, monos y judíos fueron destruidos por un diluvio de agua hirviendo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios