19 de Septiembre de 2018

Opinión

"Los padres del maíz" (1)

La mitología mexica acerca del maíz, entre la población zoque de Tuxtla Gutiérrez

Compartir en Facebook "Los padres del maíz" (1)Compartir en Twiiter "Los padres del maíz" (1)

César Pineda del Valle y Ana María Rincón Montoya encontraron un bello relato acerca del maíz entre la población zoque de Tuxtla Gutiérrez, narrado por la profesora Esperanza Torres Alegría: Hace mucho tiempo, Mok Mamá y Mok-Atá, madre y padre, respectivamente, del maíz, vivían en una gruta ubicada en el cerro del Mactumatzá, cerca de Coyatoc, hoy Tuxtla Gutiérrez. Próximo a ellos, vivía un ser sobrenatural llamado Ashnú, el Burro de Oro, el cual proporcionaba riquezas a sus creyentes.

En una ocasión, Ashnú estaba conversando con los progenitores del maíz y les presumió que a él sí lo querían, pues la gente lo invitaba a su casa y le daba muchos regalos. Agregó: “A ustedes no les dan valor, pues las personas muchas veces tiran los granos al suelo, pasan encima de ellos y los pisan sin aprecio”. Los padres del maíz reconocieron que Ashnú tenía razón. Se enojaron tanto que decidieron vivir en otro lugar en donde sí los estimaran.

En su camino se encontraron con los habitantes de San Cristóbal de las Casas, región de los tzotziles, quienes tenían muchas frutas, flores y verduras, pero les hacía falta maíz, porque en tierra fría no se producía bien. La gente de San Cristóbal invitó a los padres del grano sagrado a vivir con ella. Cuando se fueron, Coyatoc se quedó sin semillas. El maíz que tenían almacenado se terminó y no hubo grano disponible para la nueva siembra. Sobrevino la necesidad y la angustia por la escasez del maíz. Empezaron a morir de hambre. Hubo quienes comieron yerbas, pero todos estaban acostumbrados a las tortillas y al pozole que les daba energía para el trabajo.

Se dieron cuenta de que el oro que les daba el perverso Ashnú servía poco si carecían de maíz. Ante tan grave situación, se reunió el Consejo de los Ancianos y se decidió enviar una comisión de cuatro viejos sabios a San Cristóbal de Las Casas para hablar con los padres del maíz y convencerlos de que regresaran a Coyatoc, bajo la promesa de que la gente los estimaría y trataría con respeto (Continuará).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios