20 de Septiembre de 2018

Opinión

"La sacralidad del peyote (y 3)"

La princesa tepehuana Dyada se reencontró con su amado al consumir de nuevo el peyote.

Compartir en Facebook "La sacralidad del peyote (y 3)"Compartir en Twiiter "La sacralidad del peyote (y 3)"

La princesa tepehuana Dyada se reencontró con su amado al consumir de nuevo el peyote. Él le enseñaba una nueva manera de vivir. Una noche, cuando iba a masticar el peyote, escuchó una voz que le indicó no consumir el vegetal pues estaba por acontecer algo muy importante.

Dyada quedó profundamente dormida y al amanecer la despertó el llanto de un niño: su hijo había nacido. El venado estaba ahí lamiendo las manitas del recién llegado y los pájaros saludaban con sus trinos al pequeño, al igual que los demás animales. Un coro de voces misteriosas se filtraba hasta la caverna diciendo: “Tú eres el enviado de nuestro Padre”. El pequeño fue nombrado Cucudurí, que quiere decir venado.

Al crecer el niño aprendió el lenguaje de la naturaleza. Era muy ágil: trepaba a los árboles, subía riscos y barrancas. Se convirtió en un diestro tirador con arco y las flechas que él mismo fabricaba. También era hábil con otras armas.

Un día, Cucudurí se sorprendió al ver a Dyada muy abstraída y ella, para explicarle, le dio a masticar un poco de la planta maravillosa. Entonces él cayó en éxtasis y pudo ponerse en contacto con su padre y éste le transmitió su sabiduría.

Pasados varios años, Cucudurí recibió la encomienda de su progenitor de reunirse con su tribu y otras vecinas. Guiados por el venado, él y Dyada abandonaron aquel maravilloso lugar. Llegaron a la ciudad de Ubamarí, donde residía el monarca de los tepehuanes, quien los recibió con enorme alegría. Cucudurí enseñó todo lo que sabía. Después se dirigió a otras tribus con objeto de formar la que llamaron “Los Nahuales”, la cual se extendió desde Chihuahua hasta Colima formando la Confederación Chimalhuacana.

Las comunidades practicaban la ayuda mutua, cuidar a los necesitados, evitar el asesinato, el robo, la mentira y la infidelidad. Enseñaron sobre la agricultura y las artes, ganándose de este modo el cariño de los pueblos.

Una noche Cucudurí desapareció. Sin embargo los tepehuanes creen que aún vive y muchos dicen haberlo visto. El humilde peyote sigue en el monte y los chamanes saben que es el que abre la puerta al mundo de Cucudurí.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios