12 de Diciembre de 2017

Opinión

Chicomoztoc y los mexicas

Fueron siete tribus las que salieron de Chicomoztoc y que poblarían el México actual.

Compartir en Facebook Chicomoztoc y los mexicasCompartir en Twiiter Chicomoztoc y los mexicas

Chicomoztoc significa “siete cuevas”. Las fuentes describen al sitio como un cerro con siete cavernas en su interior. Los antropólogos que han estudiado este mito consignan que Chicomoztoc es el lugar de origen de los mexicas.

En esos tiempos ellos solo gruñían, pero después de comer maíz empezaron a hablar. Huitzilopochtli condujo a los mexicas hacia el centro de lo que hoy es México y desde allí consolidaron el imperio azteca. Así lo afirma Silvia Limón Olvera.

Yolotl González Torres aclara que fueron siete tribus las que salieron de Chicomoztoc y que poblarían el México actual. Estos clanes fueron los michuacas, toltecas, tepanecas, acolhuas, chalcas, tlaxcaltecas y mexicas. Eran nómadas y cazadores pero el cultivo del maíz los civilizó.

El mismo autor señala que Chicomoztoc se ha equiparado con el vientre materno y las cuevas estarían representando a los siete orificios del cuerpo humano. González agrega que, en la tradición oral de los mexicas, en el cerro cayó un pedernal que hizo brotar a mil 600 hombres. Estos fueron los que formaron las tribus originarias.

Eduardo Matos Moctezuma señala, con respecto a este mito, que la cueva tuvo dos significados simbólicos en el periodo prehispánico. El primero fue el de matriz donde fueron paridos los pueblos, como Chicomoztoc y los mexicas.

El segundo refiere a las cavernas como sitios que comunican al inframundo; es decir, al lugar de los muertos. Estos dos significados establecen la dualidad de la vida y la muerte. Genera vida, pues es la matriz de donde nacen los pueblos, y se asocia con la muerte, pues a través de las grutas se penetra al mundo de los fallecidos.

Matos agrega que Tlaltecutli, Señor de la Tierra, fue el gran devorador de cadáveres. A través de un ritual, los espíritus de los fallecidos regresaban a la matriz para ser paridos de nuevo. Al nacer, se les asignaba un sitio según las circunstancias de su defunción. El ciclo de la vida y la muerte se observaba también en el sol que era devorado por la caverna cada noche y renacía en la aurora. La cueva es así lugar de origen y de destino.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios