18 de Octubre de 2018

Opinión

El hombre salvaje de Tacotalpa

La única forma de evitar el "ataque" de este ser es ¡matarlo... de risa!

Compartir en Facebook El hombre salvaje de TacotalpaCompartir en Twiiter El hombre salvaje de Tacotalpa

Se considera que el mito del hombre salvaje estuvo presente en toda el área que, en la época prehispánica, ocupó Mesoamérica. Esta comprendió a los estados del centro, sur y sureste de lo que hoy es la República Mexicana y algunos países de Centroamérica.

Por esta razón, existen en la actualidad, en el área mencionada, relatos de un hombre que vive en la espesura del bosque, casi siempre en una caverna. De vez en cuando sale y comete una serie de actos perjudiciales para los habitantes de las comunidades aledañas.

En su momento, el autor de esta nota encontró muchos ejemplos en la literatura disponible. Sin embargo, fue muy estimulante hallar versiones entre la población actual con la misma estructura de los relatos bibliográficos pero con la fresca narrativa delos informantes que crecieron escuchando el mito.

Para ir directo al asunto, transcribo lo que me contó el antropólogo social y querido amigo Jorge Flores Torres, quien nació y vivió en Tacotalpa, Tabasco. Este profesionista me advirtió que la versión le fue transmitida por uno de sus tíos.

El pariente referido comentó que, en las selvas de Tabasco, la gente cree que hay un ser mítico que vive en una gruta y se le conoce como El Salvaje. Todos saben que este ser es muy peligroso, pues suele atacar a la gente. Entre los distintos relatos existentes, se cuenta que un señor, estando en la selva, tuvo que dejar por un momento a su hijo dentro de un camión; cuando regresó ya se lo había comido El Salvaje. El tío de Flores agregó que, estando él cerca de una cueva ubicada en el monte, escuchó los rugidos propios de este bestial hombre.

Una de las peculiaridades que se le atribuye al mítico hombre salvaje es que no tiene articulaciones en las extremidades, por lo que se le dificulta la caminata. Pues el Salvaje de Tacotalpa no es la excepción.

De este atributo se deriva la manera de escapar de tan horrorosa bestia, dice Flores Torres. Quien tenga enfrente a un Salvaje debe bajarse el pantalón y enseñarle las nalgas; esto hará reír mucho al Salvaje, tanto que se caerá al suelo y como no tiene coyunturas le dará mucho trabajo levantarse. Este lapso es el que deberá aprovechar el individuo escapar del mítico personaje.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios