24 de Septiembre de 2018

Opinión

"Sismo, desgracia y oportunidad"

Es alentador ver cómo en todo México se están movilizando para ayudar a damnificados.

Compartir en Facebook "Sismo, desgracia y oportunidad"Compartir en Twiiter "Sismo, desgracia y oportunidad"

Ante el reciente sismo sufrido en nuestro país, cuya intensidad fue mayor que la del terremoto del año 1985 y que ha traído devastación para muchísimas familias principalmente de los estados de Oaxaca y Chiapas, se ofrece una gran oportunidad para poner en práctica los valores aprendidos o bien para aprenderlos.

No existe la licenciatura para graduarse de “Papás y Mamás”, pero sí existen herramientas que nos permiten educar a nuestros hijos y éstas se llaman valores.

Inculcárselos les permite contar con los ideales que orienten su vida, haciendo referencia a lo ético, conformando así la columna vertebral de una convivencia sana.

Hay valores universales tales como la vida, la honestidad, el bienestar, el trabajo o el respeto que aún cuando hayamos crecido apartados de toda civilización nos “tatúa” en el ser lo que nadie nos ha enseñado pues es posible saber así sin más que no se debe matar, que no se debe robar, lo que puede ocasionar un daño, que no se debe herir a los otros y que es necesario trabajar para procurarnos bienestar.

Para algunas familias los valores vitales encuentran preponderancia sobre todos los demás, en otras los valores culturales, para otras tal vez sean los morales, mientras que en otras los religiosos o el sentido de trascendencia ocupa el primer lugar, la jerarquización de ellos, depende entonces de cómo cada familia quiera vivirlos.

El amor, la responsabilidad, la fidelidad, la lealtad, la disciplina, la justicia, la honestidad, la bondad, la paciencia, la prudencia, la alegría, el optimismo, la solidaridad, la subsidiariedad, la benedicencia, la perseverancia, la templanza, la fortaleza, la paz, la comunicación, el respeto, la humildad, la caridad, la esperanza, la fe, la entrega, la puntualidad, el trabajo, y un largo etcétera de valores serán el catálogo disponible.

¿Cómo se adquieren? En la familia, de padres a hijos, pero algunas veces las desgracias de unos se vuelven oportunidades de crecimiento y ayuda para otros en dónde los valores que practican las personas sirven de inspiración para otras, enseñando así cómo es posible poner de pie a un país solidarizándonos con nuestros hermanos menos afortunados.

Este terremoto nos tomó por sorpresa, fue inesperado para la población pues éstos no avisan aunque claro que sabemos que México se asienta sobre una placa “movediza” afectada por la falla de San Andrés.

Hasta el momento las autoridades informan de un saldo de más de 90 personas fallecidas, un gran número de heridos y miles de personas afectadas que han perdido techo y otras pertenencias; algunas comunidades han visto sus escuelas, hospitales y otros edificios importantes destruidos, lo cual supondrá una tarea de reconstrucción costosa no sólo en recursos económicos sino también en tiempo.

El gobierno está poniendo manos a la obra de la mano del Ejército Mexicano en las tareas de rescate, pero lo más alentador es ver cuántas personas de todo México se están movilizando para ayudar a estos hermanos que han perdido tanto.

Se han abierto numerosos centros de acopio para proveerles lo más necesario a quienes están sufriendo, nos invitan a donar las asociaciones civiles, los empresarios, las universidades, la gente común o los ayuntamientos con la promesa de hacer llegar la ayuda humanitaria a quienes están atravesando por este episodio doloroso.

Tomemos este suceso como una gran oportunidad de capitalizar nuestro principal patrimonio que son nuestros valores, el mejor legado que podemos darle a nuestros hijos y que serán fundamento y sentido de su existencia para que puedan construir una mejor sociedad.

Sólo podemos transmitir valores cuando los vivimos –no hay otra forma- y ante esta desgracia tenemos una gran oportunidad. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios