22 de Septiembre de 2018

Opinión

No soy tu negro

Mi historia personal con James Baldwin comenzó hace cuatro años...

Compartir en Facebook No soy tu negroCompartir en Twiiter No soy tu negro

Mi historia personal con James Baldwin comenzó hace cuatro años, cuando este autor afroamericano llamó mi atención lo suficiente como para sumergirme en librerías “de viejo” para conseguir sus novelas, la mayoría fuera de catálogo para el público hispano. Por ello, me dio un enorme gusto enterarme de que el autor, olvidado por el gran público, había cobrado protagonismo de nuevo gracias a I´m not your negro (2016), documental de Raoul Peck que fue nominado en dicha categoría en los recientes premios Oscar.

El filme está basado en un manuscrito inacabado titulado Recuerda esta casa, en el cual Baldwin bucea en sus recuerdos para relatar episodios históricos que vivió de cerca y que habrían de marcarlo para siempre: la lucha por los derechos civiles en los sesenta y su amistad con activistas sociales de la causa negra como Martin Luther King, Malcolm X y Medgar Evers, todos más jóvenes que él, todos muertos antes que él, según nos cuenta el escritor.

Antes que nada, habría que dejar en claro que éste no es otro documental convencional sobre la historia de la lucha afroamericana en EU. De hecho, es el reverso de otro documental provocador (e igual de valioso) que vio la luz el último año: Enmienda XVIII (Ava DuVernay, 2016). Y es su reverso, mas no su contrario, debido a que mientras que ésta explora el presente de la esclavitud carcelaria e institucionalizada de la gente de color, No soy tu negro se remonta al pasado para tratar de entender el origen del racismo, la intolerancia y la discriminación norteamericana, haciendo un alegato inteligentísimo y apasionado, de un humanismo y calidad moral que, incluso hoy, conmueve y convence.

Uno de los aciertos del texto y del documental es que está narrado en primera persona (por Samuel L. Jackson), por lo que la historia no se cuenta con el clásico tono didáctico o de divulgación, sino como un testimonio personal, franco y desgarrador de los tiempos que le tocaron vivir a Baldwin. Mediante videos de sus discursos y entrevistas en televisión, al fin atestiguamos el lado intelectual y sociohistórico detrás de las protestas, encarnado en las contundentes palabras de un hombre que, por su condición de negro y homosexual, emigró a Europa tan sólo para regresar ante la necesidad de defender a los suyos, aportando genio y elocuencia, mismos que no se deben dejar pasar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios