12 de Diciembre de 2017

Opinión

Distorsiones

¿Cómo se están moviendo PRI y PAN en Yucatán, para las próximas elecciones?

Compartir en Facebook DistorsionesCompartir en Twiiter Distorsiones

Existen profundas diferencias en la percepción política que se tiene en las diversas regiones del país, pero, de manera destacable, entre la visión nacional y la provinciana, que es como engloban los del centro, con fines hegemónicos, a cada una de las diferentes comarcas de México. Cultura, historia, valores, resistencia o sujeción al dominio central pueden ser las razones que las expliquen.

Así podemos constatar, según encuestas a nivel nacional, que es Morena, con el inefable AMLO, la que encabeza las preferencias para triunfar en las presidenciales de 2018, seguida por el PAN, con Margarita Zavala o Ricardo Anaya; el PRI, sin candidato, en el tercer lugar, y el PRD, con Mancera u otro, en el cuarto.

No obstante hay estados donde Morena no pinta y la confrontación principal se da entre otros tres partidos, donde el hegemónico puede ser el PRD, el PAN, o el PRI. La percepción política puede estar enfocada desde la distorsión nacional o la local, de las que, en mayor o menor grado, podemos ser víctimas.

En Yucatán la disputa se ha dado entre el PRI y el PAN, lo que difícilmente podrá modificarse en 2018, cuando se contenderá por la gubernatura del Estado. Ambos se preparan para la contienda bajo diferentes circunstancias, si observamos el comportamiento de los precandidatos al Ejecutivo Estatal.

Por una parte, como resultado de un gobierno bien calificado, los aspirantes del PRI se muestran disciplinados en espera del proceso de selección interna, en la que probablemente la opinión del gobernador Rolando Zapata Bello será definitoria, lo que ofrece la imagen de un partido unido.

Por otra, en el PAN, un tanto contaminado por su situación nacional, los principales precandidatos no han podido ocultar sus desavenencias y han reclamado públicamente la candidatura mediante acusaciones graves de corrupción, como el grupo del exgobernador Patricio Patrón, que sometió a su ex cuñado, presidente estatal panista, a un proceso de investigación por parte de la dirigencia nacional, del que resultó exonerado.

Lo contradictorio es que el exalcalde Renán Barrera, que presume del apoyo personal de Ricardo Anaya, utilice los mismos argumentos que Margarita Zavala al exigirle piso parejo a los dirigentes, tanto estatal como meridano, de su partido, con lo que pretende arrebatarle la postulación al candidato natural, el munícipe Mauricio Vila, que, según él, cuenta con el respaldo de ambos.

La imagen conflictiva de Barrera puede ser motivo de descalificación ante una sociedad que cada día se deslinda más de las artificiales pugnas ideológico-facciosas, como en el caso del rompimiento del contrato con AB&C Leasing, que resultó muy costoso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios