16 de Noviembre de 2018

Opinión

La tropilla lectora de Guadalupe Loaeza

La escritora presentó 'Las yeguas desbocadas' en la Feria Internacional dela Lectura Yucatán.

Compartir en Facebook La tropilla lectora de Guadalupe LoaezaCompartir en Twiiter La tropilla lectora de Guadalupe Loaeza

Con su nuevo libro, “Las yeguas desbocadas”, estuvo Guadalupe Loaeza en la Filey y tuve el gran honor de acompañarla en la presentación. Este libro es  la segunda parte de “Las yeguas finas”, la saga de la familia Garay, enmarcado en el México de los años sesenta, cuya protagonista es la entrañable Sofía, una “niña bien” que ha llegado a la adolescencia y cuyo espíritu rebelde la hace decirle a sus compañeras del colegio que los bebés no vienen de París ni los trae la cigüeña, y les narra una historia muy curiosa, pero escandalosa para los castos oídos de las monjas del colegio, quienes terminan expulsándola. 

Pero Sofía es una adolescente como cualquiera que con candidez nos habla de sus inquietudes, sus miedos y angustias, sus primeras experiencias amorosas y aproximaciones a la sexualidad; por supuesto con el miedo que refleja inculcado por su madre y por las experiencias de las hermanas que son las “yeguas desbocadas” de la familia, para quienes la madre sólo anhela un buen matrimonio que les asegure una estabilidad económica que la familia no posee.

Sofía vive en un ambiente donde ser niña bien, niña decente y de familia es llegar virgen al matrimonio. Es por ello un personaje entrañable, su empatía con su sobrina-hermana Lety nos revela su gran corazón, su preocupación constante por ella, y la sensibilidad con que describe a su familia en las nostálgicas cartas que les escribe desde Canadá nos hace evocar el tiempo en que la comunicación era tardada, pero mucho más emotiva y menos fugaz.

Sin duda, Guadalupe Loaeza ha roto con sus libros el estereotipo de la lectura “para mujeres”, esa etiqueta que no debe existir en ningún libro escrito por mujeres, pues también escribimos para todo público; de hecho pienso que si los hombres leyeran más libros escritos por mujeres seguramente nos comprenderían mejor.

Curiosamente entre el público numeroso que asistió a la presentación hubo hombres y mujeres interesados y atraídos por igual por esta gran escritora, que escribe tal y como conversa, con fluidez, seguridad y convicción, pero sobre todo con un sentido del humor inigualable, aunado a una sencillez y amabilidad que pocos escritores tienen para con sus lectores, o como yo les llamo en esta ocasión, para su tropilla lectora, sus fervientes seguidores, que esperamos cada libro que su brillante ingenio nos regala; es pues ella la yegua, la fina, la desbocada y las que vendrán todavía como parte de la saga, a la que seguimos sus fervientes lectores.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios