20 de Septiembre de 2018

Opinión

Terremotos

El pasado 7 de septiembre el terremoto vino a exponer los grandes problemas que padecen algunas regiones...

Compartir en Facebook TerremotosCompartir en Twiiter Terremotos

En México el 10% de la población concentra el 50% del ingreso nacional y de ella el 1% tiene el 20%; la sociedad está cimentada en la desigualdad de oportunidades; este tipo de estructura económica tiene consecuencias severas en la población, específicamente los más jóvenes.

El pasado 7 de septiembre el terremoto vino a exponer los grandes problemas que padecen algunas regiones, en especial dos estados con pobreza histórica: Oaxaca y Chiapas. A causa del sismo del 19 de septiembre en la Ciudad de México, la sociedad capitalina entendió la magnitud de los problemas a que se enfrentan los estados afectados. Sus habitantes, al menos las nuevas generaciones, padecieron impotencia ante situaciones inesperadas.

Pero también el temblor, a pesar de las desgracias, mostró el lado humano de una sociedad capaz de organizarse para entrar al rescate de los que en ese momento vivían una situación de crisis. Los jóvenes están dando una lección de cooperación, solidaridad, entrega desinteresada y también socializaron un símbolo de respeto: el puño en alto, el trabajo en silencio sin buscar la fotografía ni el protagonismo, sin tratar de administrar la ayuda como si fuera propia, todo lo contrario de lo que hizo, hace y seguirá haciendo la clase política. Como en todo conflicto, alguien sale beneficiado y también alguien sale perjudicado, como fue el caso del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que fue increpado.

El respeto a los animales fue exponencial, ya que no sólo se solicitaba ayuda para los ciudadanos en desgracia, sino también alimento para fauna doméstica; gracias al entrenamiento de los canes varias vidas fueron salvadas y cuerpos fueron sacados de las ruinas.

Se vuelve a encontrar a sí misma la sociedad civil, que en estos tiempos será muy cortejada por aquellos que antes no la tomaron en cuenta y tampoco la tomarán en cuenta cuando los dueños de los partidos impongan a sus candidatos. La sociedad volvió a surgir, de entre las grandes pérdidas aparece la oportunidad de reconstruir y desechar lo que no es sólido.

La sociedad observó, cuestionó e increpó a la clase política, los dirigentes reaccionaron de manera inmediata al clamor de que renuncien a millonarias prerrogativas y que sean canalizadas a favor de los que menos tienen.

Por otra parte, en los procesos de selección en el PRI de Yucatán hay denuncias, como en Hunucmá, donde el delegado Gabriel Barragán es acusado de impulsar al gerente de los Leones de Yucatán, Mario Ceballos, aunque la militancia tricolor apoya a Juan Gío. Los priistas ya saben que si se vuelven a equivocar de candidato esta vez su voto de castigo no sería a favor del PAN.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios