10 de Diciembre de 2017

Yucatán

'Compartir' en redes sociales virtuales no es lo mismo que ayudar

No es suficiente con estar de acuerdo con una causa social, hay que sumarse con una acción, invita la vicepresidenta de la Red Pro Yucatán.

Muchas fundaciones yucatecas, aunque cuentan con miles de seguidores en redes sociales, viven temporadas de deudas o déficit de donaciones, ya que en realidad no se les apoya. (SIPSE/Foto de contexto)
Muchas fundaciones yucatecas, aunque cuentan con miles de seguidores en redes sociales, viven temporadas de deudas o déficit de donaciones, ya que en realidad no se les apoya. (SIPSE/Foto de contexto)
Compartir en Facebook 'Compartir' en redes sociales virtuales no es lo mismo que ayudarCompartir en Twiiter 'Compartir' en redes sociales virtuales no es lo mismo que ayudar

Cecilia Ricárdez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Movilizaciones, protestas y medidas a favor de sectores vulnerables y temas que afectan a sectores de la sociedad son generadas a partir de la difusión de mensajes en medios sociales; sin embargo, no todas desembocan en acciones concretas, aseguran representantes de asociaciones civiles y la organización Responsabilidad Digital.

Los expertos admiten que “compartir” en redes sociales virtuales no significa ayudar, ya que el número de seguidores no es comparable con el de colaboradores que tiene una causa.

Reconocieron que las herramientas digitales han contribuido a que informaciones de valor tengan un alcance exponencial y 
repercutan positivamente, especialmente en casos de emergencia nacional, como sucede con los llamados para reunir víveres para una comunidad impactada por un desastre natural.

No obstante, fundaciones que trabajan todo el año viven temporadas de déficit de donaciones, bienhechores y voluntarios, a pesar de que cuentan con la simpatía de miles de seguidores en sus cuentas de Facebook y Twitter.

“Usamos las redes sociales por temas que nos importan para lograr actos públicos, que tiene la capacidad de incidir en el cambio de algo que afecta a la sociedad, pero el Facebook más que revolucionar la convocatoria de manifestaciones es una herramienta para encontrar gente con intereses comunes de una manera rápida, efectiva, en tiempo real”, apuntó el director de la organización Responsabilidad Digital, Roberto Ruz Saharur.

Apuntó que a la par se presenta el falso activismo, reflejo de la hipocresía del ser humano al aparentar bondad y al mismo tiempo condenar a alguien que piensa diferente.

“La gente tiende a mal interpretar; la palabra clave es falta de contexto, como caso de un biólogo que encontró un especie de araña y la disecó para presentarla en un estudio, de inmediato recibió críticas; él respondió que para construir la calle por donde transitan se mataron muchos animales, y por allí pasan hasta los que defienden los animales”, detalló.

No basta estar de acuerdo, hay que ayudar

Mencionó que existe una tendencia, especialmente el Facebook, a los ataques irracionales y hacer comentarios, “discurso de odio”, por lo que exhortó a la expresión de comentarios respetuosos, crítica constructiva e inteligente.

Marcia Lara, vicepresidenta de la Red Pro Yucatán, que suma a más de 80 asociaciones civiles y es fundadora de la organización “Donando Sangre, compartiendo vida”, señaló que no es suficiente con estar de acuerdo con una causa, hay que sumarse con una acción, ya que en Yucatán sobran instituciones para ayudar.

“El usuario se queda con la idea de que porque compartió una imagen o dio una opinión ya hizo algo… Se les brinda la información para que actúen, y si no hacen nada, que no se engañen, ni se queden tranquilos porque ya le dieron like”, indicó.

“No se puede efectuar todo, no iremos a sus casas a buscarlos para hacerlo, pero no se vale decir: para eso están las asociaciones civiles”, señaló.

Marcia Lara explicó que como parte de la red y de otros organismos de participación ciudadana trabajan en colaboración para llegar con las autoridades con propuestas para generar políticas públicas, para que se legisle sobre el tema y se den las condiciones para el cambio.

Carlos Cabrera, director de la Fundación BAI (Brazos abiertos), dedicada a la atención, educación, detección y prevención del VIH, y Tere Fernández, presidenta de Camila A. C., que promueve la donación de órganos, coinciden en los beneficios de difusión de las redes sociales y exhortan a la sociedad a dar el paso para romper con el paradigma de la apatía.

“Voluntarios no han surgido en estos medios, pero sí apoyos económicos; un ejemplo es el proyecto de un cuento animado de Camila, que promueve y sensibiliza a padres e hijos sobre donación de órganos”, apuntó Tere Fernández. 

'Creen que hacen algo, pero no es así'

Apoyar causas con comentarios y fotografías con la intención de construir una imagen positiva en las redes sociales y tener más seguidores es una medida deshonesta que no conduce a un verdadero compromiso con un ideal, asegura la psicoterapeuta del Centro Renueva, Ruth Puerto.

La especialista considera que en los medios sociales la interacción, aunque inmediata, es poco interpersonal y, por tanto, las expresiones a favor o en contra se radicalizan, ya que no implican mayor responsabilidad. 

“Creemos que haciendo poco ayudamos mucho… con el uso de las redes sociales cada vez tenemos menos relación con las personas; nos hemos vuelto más egocéntricos, absolutistas, porque no implica nada más y no me esfuerzo”, detalló.
Indicó que para muchas personas la cuenta es un lugar contenido que los hace sentir bien porque manejan sus tiempos y su forma de ayudar; sienten que hacen una buena obra y se sienten tranquilos… Es como un autosabotaje, creen que hacen algo, pero no es así; acallan su conciencia y ante algo que exige más prefieren lo más sencillo.

Admitió que las plataformas digitales son espacios en los que se difunden contenidos para personas con diferentes formas de pensar, igual que en la vida presencial, por lo que la convivencia también debe ser regida por el respeto y la congruencia con las creencias para no limitarse al discurso.

“Tiene que ver con nuestros intereses decidir qué es trascendental, necesario, urgente en la vida; si para mí es importante una causa no debo quedarme en apoyar con difusión, sino hacer un donativo, ir a asociación”, comentó.

Consideró que las personas deben contribuir en algo real, en una causa de su interés, ser honestos consigo mismos.

Muchas publicaciones que hacen son para victimizar en vez de ayudar; por ejemplo, cuando se piden “likes” en la foto de una niña enferma; si se quiere ser activo, apuntó, hay que conseguir los datos de la persona y ayudarla. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios