20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Yucatán se está convirtiendo en un 'desierto'

En zonas habitacionales como Ciudad Caucel, la temperatura es hasta siete grados mayor que en sitios que todavía tienen árboles.

Uno de las causas de la desertificación de los suelos yucatecos es la proliferación de 'planchas de concreto' y la tala indiscriminada. La imagen se utiliza con fines estrictamente referenciales. (Archivo/SIPSE)
Uno de las causas de la desertificación de los suelos yucatecos es la proliferación de 'planchas de concreto' y la tala indiscriminada. La imagen se utiliza con fines estrictamente referenciales. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Yucatán se está convirtiendo en un 'desierto'Compartir en Twiiter Yucatán se está convirtiendo en un 'desierto'

Agencias
MÉRIDA, Yucatán.- El suelo yucateco está degradado en 75 por ciento e, incluso, existen zonas con procesos de desertificación a causa de tala inmoderada, incendios y acidificación del suelo por agroquímicos, alertó la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

El subgerente de Conservación y Restauración de Conafor en Yucatán, Augusto Torres Rivas, dijo que la ausencia de árboles, el viento, la lluvia y los incendios provocan mayor degradación de los suelos, incluso desertificación, pues el suelo se va erosionando, se lava y se pierde.

Por ello, el organismo en la entidad fomenta la siembra de diversas especies de árboles en avenidas, parques y jardines, en un esfuerzo por mitigar el cambio climático, entre cuyos principales efectos está el aumento de la temperatura hasta siete grados centígrados, según publica Notimex.

“Si hablamos del suelo en años hombre, podremos decir que esté no es renovable, pues para recuperar un centímetro necesitaríamos 100 años; es decir, en términos generales, ninguna persona vería la restauración de un suelo erosionado”, mencionó.

En lo que respecta a los núcleos urbanos, lamentó que existan complejos habitacionales sin árboles, por la falta de sensibilidad respecto a los servicios ambientales que prestan.

Expuso que un estudio realizado en la capital yucateca, a la misma hora y el mimo día, determinó que el centro histórico de Mérida donde aún existe zonas arboladas en 50 por ciento, en relación con los edificios", el calor fue entre cinco a siete grados inferior al presentado en complejos habitacionales como Ciudad Caucel.

“Trabajamos en concientizar a la gente de que un árbol es un ser vivo, que nos ayuda a la captación de agua; así como al secuestro de carbono y la liberación de oxígeno”, dijo.

Mal diseño

Sin embargo, subrayó, los nuevos complejos habitacionales se convierten en placas de concreto, ante la falta de un diseño urbano que se respeten los árboles que existen en estos fraccionamientos.

Torres Rivas anunció alianzas con los gobiernos de los 106 municipios del estado, asociaciones, clubes para desarrollar un plan de reforestación social en calles, avenidas, hospitales, jardines, incluso en el Centro de Reinserción Social de Mérida, y garantizar su sobrevivencia.

Las especies que plantará Conafor en los sitios públicos son maculí, anacahuitas, palma de huano, balché, ciricote o cedro, entre otras.

En la alianza, la Conafor dotar de plantas y las agrupaciones las siembran y cuidan, mientras que los gobiernos municipales las riegan y procuran su supervivencia.

El funcionario precisó que mediante un esquema que se denomina "Nuevo Bosque", se localiza un sitio perturbado, y con base a esta alianza se promueve su recuperación con plantas forestales, nativas de la región.

Especies recuperadas

Un ejemplo de este esfuerzo, dijo Torres Rivas, es la recuperación de especies que también tienen una asociación cultural con el pueblo yucateco, como la siembra del árbol de jícara, del cual se obtienen recipientes para guardar o bebe agua o líquidos.

“Otro árbol que procuramos su rescate es el de huano, el cual es importante porque suministra de esta palma a los yucatecos que suelen construir el techo de sus casas con este material. En la actualidad la producción legal de huano se encuentra en Kinchil, al poniente del estado”, señaló.

En el área domiciliaria, reveló, que trabajan para que los yucatecos se interesen en la siembra de árboles catalogados como forestales, como el ciricote, el huano y la jícara; en 2016 se sumarán otros como zapote, aguacate y mango.

Evocó que durante 2014 se impulsó la siembra de un millón de árboles para diversos programas, como la recuperación de espacio; se espera que esta cifra sea superior en 200 mil árboles al finalizar 2015.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios