20 de Junio de 2018

Yucatán

Corralones de Mérida, “depósitos oficiales” de chatarra

Autoridades trabajan en una iniciativa que fije un plazo para rescatar las unidades antes de ser rematadas.

Más de ocho mil vehículos abandonados permanecen en las zonas de resguardo de la SSP . (Juan Albornoz/SIPSE)
Más de ocho mil vehículos abandonados permanecen en las zonas de resguardo de la SSP . (Juan Albornoz/SIPSE)
Compartir en Facebook Corralones de Mérida, “depósitos oficiales” de chatarraCompartir en Twiiter Corralones de Mérida, “depósitos oficiales” de chatarra

Jaime Tetzpa /SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hasta el día de hoy, ocho mil 27 unidades de transporte, entre automóviles, motocicletas y bicicletas, literalmente convertidos en “chatarra” son resguardados en los dos depósitos vehiculares de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Esto ha originado la idea de proponer ante el Poder Legislativo una iniciativa de ley, que establezca un plazo mínimo para la recuperación de vehículos con la finalidad de que sus propietarios no los abandonen, y al mismo tiempo, permita definir el plazo para que la autoridad tenga la posibilidad de subastar las unidades.

El jefe del Departamento de Depósitos Vehiculares de la SSP en Yucatán, Fuad Alfredo Jacobo Daguer, explicó que en el depósito número uno, ubicado en la avenida Jacinto Canek, hay 859 autos; dos mil 866 motocicletas y mil 855 bicicletas; mientras que en el depósito número dos, localizado en el Periférico Poniente, se resguardan dos mil 447 automóviles.

Esto significa que tres mil 306 propietarios de automóviles prefirieron olvidarse de lo que algún día formó parte de su patrimonio, pues cada día que pasa, se incrementa el adeudo que tienen con el Gobierno del Estado.

El funcionario estatal detalló que los propietarios de los autos que están en el corralón enfrentan una averiguación previa, que pudo ser originada por verse inmiscuidos en un accidente de tránsito, atropellamiento, robo o porque están a disposición de otra autoridad.

Vale la pena señalar que en este conteo no se contemplan automóviles que son trasladados al corralón por estar estacionados en lugares prohibidos, ya que en la mayoría de los casos sus propietarios pagan la multa respectiva y los recuperan, por lo que a lo máximo están un día o quizá horas.

Jacocbo Daguer expuso que cada automóvil que entra al corralón debe pagar una multa de 61.20 pesos diarios durante los primeros 10 días, y a partir del onceavo se cobrarán  12 pesos por día, hasta que lo saquen. Además, se debe pagar el arrastre de la grúa, que es de 383 pesos.

“Esto significaría que por los primeros diez días, por los tres mil 306 automóviles se tendrían que pagar dos millones 23 mil 272 pesos (sin contar el arrastre), aunque resulta utópico porque hay vehículos que tienen años de haber sido abandonados, porque además de las multas, deben cubrir los gastos de los problemas que hayan originado, si participaron en algún accidente, si hubo personas fallecidas en el siniestro, en fin, si enfrentan problemas de carácter legal”, explica.    

Los propietarios de motocicletas deben pagar una multa de 22 pesos durante los primeros 10 días; posterior a esa fecha tendrán que pagar cinco pesos diariamente y por lo que respecta a las bicicletas, la multa diaria equivale a seis pesos.

El precio, según tamaño y modelo

Los automóviles que han sido abandonados por sus propietarios en los depósitos vehiculares de la Secretaría de Seguridad Pública y son vistos como “chatarra” no pierden su valor comercial al cien por ciento, ya que a pesar del deterioro que muestren existe un mercado para ellos: los “deshuesaderos”.  

Durante un recorrido por diversos establecimientos de este tipo, los encargados informaron que dependiendo del tamaño del carro, el modelo, el año y las condiciones en que se encuentran se puede cotizar.

“Todos los carros pueden ser objeto de compra, siempre y cuando tengan sus papeles en regla, ya que los deshuesaderos evitan problemas porque su negocio está en revender, por separado, todas las piezas que son útiles”, informó Leonardo López Sánchez.

A manera de ejemplo, señaló que un automóvil Chevy, modelo 2005 que sólo tiene un golpe en la parte frontal, puede ser cotizado hasta en siete mil pesos.

En cambio, si hablamos de una camioneta de lujo, por citar una Liberty modelo 2005, el precio podría alcanzar los 20 mil pesos.

Sobre si les interesaría comprar autos en el corralón, mencionó que probablemente, ya que hay muchas refacciones que en las agencias salen muy caras.

Última oportunidad

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP), en coordinación con la Secretaría de Hacienda estatal, tiene la facultad -mediante un procedimiento- de rematar las unidades de transporte que fueron abandonados en los depósitos vehiculares desde hace más de cinco años.

Sin embargo, por el momento no existen planes para subastarlos, pese a los problemas de contaminación que representan.  

El procedimiento consiste en que la autoridad debe publicar edictos en los periódicos locales de mayor circulación en los que se especifique la marca y el modelo del automóvil, el tiempo que lleva en el corralón y el monto que adeuda el propietario, con la intención de que el dueño tenga una última oportunidad de pagar la multa y recoger su auto.

Entrevistado al respecto, Carlos Pasos Novelo, director general de la Agencia de Administración Fiscal de Yucatán, indicó que los automóviles no se pueden sacar a remate si no hay una disposición legal sobre los vehículos.

Manifestó que en esta administración no se ha contemplado hasta el momento subastar los automóviles que han sido abandonados en los depósitos vehiculares que están a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), porque han centrado su atención en otros rubros que tienen prioridad.   

“Una persona que dejó su vehículo por más de cinco años en el corralón, difícilmente podrá sacarlo, porque el costo de la recuperación le resultará muy elevado, ya que no basta con pagar la multa por la estancia en el corralón, pues al haber estado parado, seguramente el motor ya se ‘pegó’, las llantas ya no servirán, en fin, por lo que tendría que contratar una grúa para llevárselo directo a un taller”, dijo.

Precisó que la parte operativa corresponde a la Secretaría de Seguridad Pública y hasta el momento no se ha considerado el remate de los autos, porque hay otras tareas como preservar la seguridad que hay en el Estado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios