22 de Septiembre de 2018

Yucatán

Cosecha éxitos 'dulces' con sabor a Yucatán

La empresaria Delfina Castillo Tzab señala que para triunfar se necesita originalidad y sobre todo perder miedo a tocar puertas.

Delfina Castillo Tzab, embajadora en México de la red de Mujeres Empresarias de las Américas. (José Acosta/SIPSE)
Delfina Castillo Tzab, embajadora en México de la red de Mujeres Empresarias de las Américas. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Cosecha éxitos 'dulces' con sabor a YucatánCompartir en Twiiter Cosecha éxitos 'dulces' con sabor a Yucatán

Jaime Tetzpa/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hace cinco años, Delfina Castillo Tzab renunció a su empleo para apoyar a su hermana María Elideé en la producción de dulces regionales. 

Hoy, sus productos figuran en restaurantes gourmet; imparte conferencias alternando con chefs internacionales y, por si fuera poco, es la primera yucateca invitada por Valerie B. Jarrett, aesora en jefe del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para visitar Washington, Boston, Kansas y Las Vegas. 

Además de consolidar su negocio, tiene otra misión: es la embajadora en México de la red de Mujeres Empresarias de las Américas ( WEAmericas), que realizará su asamblea general en Panamá, el próximo mes.

¿Qué le recomendarías a los emprendedores que tienen sueños “inalcanzables”? 

Que no tengan miedo de tocar puertas, porque cuando se cierran unas, se abren otras. Lo más importante es informarse sobre los programas de apoyo que hay a través de las dependencias estatales y federales para obtener recursos económicos que les permitan potencializar sus proyectos hasta consolidarlos en un negocio sólido.

¿Cuál es la clave del éxito? 

Originalidad y calidad en cualquier actividad que realicen. Éstos son los factores que te pueden abrir cualquier puerta y no sólo a nivel local o nacional, sino en cualquier país. 

Lo más importante es informarse sobre los programas de apoyo que hay

Otro elemento es ser autoexigente en todo el proceso de producción sin descuidar ninguna fase, porque tú eres el jefe y no hay nadie más que dé la cara por ti; entonces debes asumir la responsabilidad al máximo.

¿Cómo fue que te invitaron a Estados Unidos para visitar la Casa Blanca?

El anterior Cónsul de Estados Unidos en Mérida, Gregory Segas, quien es originario de Napa, California, casualmente visitó la tienda de uno de nuestros clientes que se llama Steve Sando y se interesó por nuestros productos: dulces regionales elaborados a base de semillas. 

Después de un mes, nos llamó por teléfono y dijo que le interesaría conocer más sobre lo que hacemos en “Semilla de Dioses”. 

Nos reunimos y le  platicamos toda la historia de la cooperativa, desde el inicio, incluyendo lo que nos hacía falta. 

Una forma de apoyarnos fue que él nos invitaba a sus eventos y por ejemplo, en Navidad nos encargó 400 regalos de dulces artesanales, lo que nos fue dando presencia en el círculo diplomático. 

En abril del año pasado me llamaron por teléfono y me dijeron que el Cónsul me proponía para impartir un taller de mujeres empresarias en Washington, Estados Unidos y querían saber si aceptaba la invitación; ellos costearían todo el viaje. Dudé un momento, se me enchinó la piel y grité de emoción.   

¿Cuál fue el objetivo del viaje a Estados Unidos? 

Tuvimos reuniones de trabajo con diversas empresas privadas, ONG, dependencias del Gobierno, fuentes de financiamiento como fundaciones y empresarios de la iniciativa privada que apoyan a pequeños emprendedores, como lo es la Villa Google. 

Conocimos las políticas de programas para mujeres, proyectos de mujeres emprendedoras y ONG que asesoran a los emprendedores; también participaron universidades que nos mostraron sus programas de capacitación, fue como un buffet de todo lo que el emprendedor puede aprender en Estados Unidos. 

Lo más interesante es que las grandes empresas y los corporativos son los que ayudan al emprendedor. 

Consideran a la mujer emprendedora como un elemento importante para la cruzada contra el hambre

Explicaron que nos convertiríamos en embajadoras de este programa para que nuestras empresas crecieran, pero deberíamos apoyar a otras mujeres para hacer crecer la red.

¿Qué es la WEAmericas? 

Es la red de “Mujeres Emprendedoras de Las Americas” (Woman Entrepreneur Americas). Cuando me hablaron de la embajada de Estados Unidos, en México, me dijeron que por indicaciones de la Casa Blanca estaba invitada a un desayuno con Valerie B. Jarrett, que es la supervisora de los programas sobre asuntos de mujeres y niñas. 

Ellos consideran a la mujer emprendedora como un elemento importante para la cruzada contra el hambre, ya que si apoyan a una mujer, apoya a toda la familia. 

¿Cuál es tu siguiente paso como delegada de WEAmericas? 

Apenas hay dos generaciones, yo estoy en la segunda. Cada una tiene su red de trabajo, por nuestra parte estamos organizando nuestras líneas y tenemos la propuesta de hacer una reunión en Cuba, pero la fecha aún no se ha definido. 

La que sí está confirmada es la asamblea general de WEAmericas, que será en Panamá el próximo mes. 

A nivel gubernamental ¿qué tan importante es el apoyo para los emprendedores? 

Bastante... En el marco de la visita del presidente Obama a México y Costa Rica tuve el placer de participar en una mesa redonda sobre la iniciativa empresarial de las mujeres con el Embajador de México, Earl Anthony Wayne. Durante su visita, el presidente Obama y el presidente Enrique Peña Nieto destacaron la importancia de la cooperación de sus países en los asuntos regionales e internacionales, incluida la igualdad de género. 

México se unirá a la Asociación de Futuros de Igualdad, un esfuerzo multilateral para ampliar la participación política y el empoderamiento económico de la mujer. 

El objetivo de esa reunión fue debatir e identificar posibles oportunidades de trabajar juntos para apoyar a más mujeres empresarias en todo México, la región y en todo el mundo. 

¿Cuáles temas trataron en la reunión que tuviste en México con las integrantes de WEAMericas? 

 Tuvimos un desayuno con Valerie B. Jarrett, quien es la supervisora de las Oficinas de Compromiso Público y Asuntos Inter-Gubernamentales, además de presidir el Consejo de la Casa Blanca en Asuntos para las Mujeres y las Niñas. 

En esa reunión se habló de temas como acceso a los mercados y a capitales; habilidades y desarrollo de capacidades y liderazgo de las mujeres. Asimismo, se analizó la forma en que los gobiernos de México y Estados Unidos pueden mejorar las oportunidades de “Espíritu Emprendedor de las Mujeres en México y en el Continente Americano”. 

¿Cuáles son los principales retos de las mujeres empresarias en México y Estados Unidos? 

El acceso al capital y a los mercados; la creación de capacidades y el liderazgo de las mujeres. 

Estos retos se enfrentan mediante programas como WEAmericas, Pequeñas Donaciones, iniciativa a través de la cual se busca apoyar la más amplia autonomía económica y el desarrollo de empresas, propiedad de mujeres. 

Otro programa es WEConnect, una asociación con el sector privado, que certifica las empresas propiedad de las mujeres y las conecta a compradores y vendedores, facilitando el acceso a los productos y mercados. El otro es un programa de liderazgo para visitantes internacionales WEAmericas. 

¿Cuál ha sido tu labor en Yucatán?

Formamos una cooperativa de siete mujeres que se denomina “Semilla de Dioses”; producimos dulces artesanales con semillas de la región que les compramos a los productores de diversas comunidades beneficiando a más de cincuenta familias. 
Además he impartido conferencias como invitada del Observatorio Gastronómico de México y participado en numerosas ferias y exposiciones gastronómicas en diversas partes del país y el extranjero, principalmente en Estados Unidos. 

Mi misión en la vida es que el negocio sea sustentable para poder ayudar a muchas personas a mejorar su nivel de vida.

¿Qué fue  lo que más te impresionó del presidente Barack Obama?  

En primera instancia que me invitaran a su discurso en la Ciudad de México. Estar entre los invitados VIP al lado de muchas personalidades reconocidas como funcionarios federales y grandes empresarios.

En cuanto a él, su sencillez, su amabilidad y su sonrisa. Hubo mujeres que lo jalaban y le daban un beso poniendo en aprietos al personal de seguridad. Al final de su discurso, en el Museo de Antropología, cuando dijo en español “que Dios los bendiga”, se me enchinó la piel. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios