19 de Julio de 2018

Yucatán

Cristianos del Medio Oriente son mártires del Siglo XXI

El Pbro. Luis Montes, quien es misionero en el mundo islámico desde hace 20 años, habla sobre las atrocidades de los extremistas.

El Pbro. Luis Montes, misionero en el mundo islámico, invitado especial al programa radial Salvemos una vida, con integrantes del mismo. (José Acosta/Milenio Novedades)
El Pbro. Luis Montes, misionero en el mundo islámico, invitado especial al programa radial Salvemos una vida, con integrantes del mismo. (José Acosta/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Cristianos del Medio Oriente son mártires del Siglo XXICompartir en Twiiter Cristianos del Medio Oriente son mártires del Siglo XXI

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- “Los mártires de este siglo son los cristianos refugiados de Medio Oriente, a quienes Dios le ha dado la fuerza para resistir el dolor constante. 

Ellos no son todos santos, también cometen sus errores pero cuando han sido puestos a prueba, cuando con fusil en mano el Estado Islámico (EI) les dio a elegir entre dejar a Cristo y la muerte, ellos eligieron morir. Con eso nos han dado un gran ejemplo de fe”, comentó el Pbro. Luis Montes, quien es misionero en el mundo islámico desde hace 20 años.

El padre Montes mencionó que llegó a Belén en Tierra Santa en el año 1996 donde estuvo seis años y medio, posteriormente vivió año y medio en Jordania; en Egipto residió otros seis años y medio y desde hace cinco años radica en la ciudad de Bagdad, Irak.

El sacerdote argentino, invitado al programa  de radio “Salvemos de Vida”, bajo la conducción de Jorge Barrera y Esperanza Nieto, compartió su testimonio trabajando como Misionero del Verbo Encarnado en Medio Oriente.

“Conozco bastante la zona y me ha tocado ver como en todos estos países, el cristianismo es perseguido incluso en los países donde se practica el llamado “Islamismo moderado”. Los años que viví en Egipto no hay persecución directa de la población o el gobierno a los cristianos pero todos los años muchos cristianos son asesinados”, expresó.

Sin embargo, dijo que eso no se compara con lo que ha vivido en los últimos años en Irak donde la persecución es muy grande donde la violencia no cesa y ocurre 20 atentados al día. Señaló que después de la guerra ese país se volvió un “enorme campo de preparación de terroristas”.

“Ahora el panorama se agravó enormemente con la entrada del EI con tropas. Cuando entraron tomaron Mosul entraron a matar a los cristianos de ahí y de los pequeños pueblos de la llanura de Nínive. En 2013 había un millón y medio de cristianos, actualmente no quedan más de 300 mil. De ellos, 120 mil viven refugiados en pequeñas casas prefabricadas y hacinados. Son familias que han perdido todo”, aseveró. 

El sacerdote dijo que en esa parte del mundo ha muerto una gran cantidad de mártires y esto no se comenta. Y agregó que el Papa Francisco se indignó porque recientemente la prensa publicó un titular que decía “Monjas muertas en la guerra” porque eso es fue una verdad a medias. 

“Las religiosas de la Congregación  de las Hijas de la Caridad, fundada por la Madre Teresa de Calcuta no murieron por una bala o bomba perdida. Los terroristas entraron específicamente a matarlas y mataron a quienes intentaron defenderlas. Esto es una barbarie que está pasando, el Estado Islámico está matando a hombres y niños cristianos y violando a mujeres cristianas para luego asesinarlas. Son los mártires de nuestro siglo”, explicó.

Las marcas

“Es importante destacar que los medios de comunicación no siempre dan las noticias sobre las ejecución y atrocidades que comete el EI en Medio Oriente contra la población civil, especialmente en contra de los cristianos.  Ellos odian a Jesucristo, a su Iglesia, la Cruz y la redención”, expresó el presbítero argentino.

El clérigo agregó que cuando el Estado Islámico tomó Mosul una de las primeras cosas que hizo fue marcar las casas de los cristianos con una letra “N” árabe, que es la primera letra de la palabra Nazareno que es como identifican a los cristianos en el Corán.

“Además a las casas les colocaron la leyenda “Propiedad de EI”, es decir por ser cristianos no tenemos derecho a tener una casa. Al día siguiente amenazando de muerte a los cristianos les decían: “Islam o Muerte” y la respuesta de nuestros hermanos fue “Disparen, yo soy Cristiano”. Mataron a muchos, a otros los dejaron con vida pero los despojaron de todas sus posesiones e incluso de sus hijas adolescentes, las raptaron”

“El estado Islámico es algo satánico, tenemos testimonios de chicas que escaparon que dijeron que ellos las violaban de 30 a 40 veces al día. Eso es servir al diablo, nadie puede pensar que enterrar un niño vivo es algo bueno. La Biblia dice que el diablo es “homicida desde el principio”, eso es lo que hace el Estado Islámico”, advirtió. 

Por su parte, Julieta Appendini, directora de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre, que apoya pastoralmente a los católicos en 140 países del mundo que sufren de necesidad o son víctimas de persecución, como en este caso lo son los hermanos refugiados en los campamentos de Bagdad,  dijo que hoy en día los católicos de esta parte del mundo tienen la responsabilidad de informarse lo que ocurre en tierras lejanas como Medio Oriente.

“Es importante el no quedarnos parados ante esto, luego de escuchar muchas historias tristes, historias que nos duelen de estos hermanos refugiados, debemos pensar en unirnos y ayudar. Desde nuestra página www.ayudaalaiglesiaquesufre.mx pueden descargarse varios comunicados sobre lo que está sucediendo con los cristianos que viven en Medio Oriente.

Julieta Appendini dijo que por medio del sitio en internet de la Fundación y de las páginas en Facebook: Ayuda a la iglesia que sufre México; Amigos de Irak y SOS Cristianos en Siria se puede hace contacto para enviarle donativos a los hermanos católicos del mundo islámico que sufren persecución.  La organización también dispone de una línea telefónica, en la Ciudad de México, esta es 55 41-61-33-31.

Por su parte el padre Rubén Ríos, también de origen argentino y Misionero del Verbo Encarnado, quien actualmente reside en Mérida y es párroco de la iglesia de San Felipe de Jesús, ubicada en Mulsay dijo que por medio de él, las personas interesadas en apoyar a los hermanos de Medio Oriente pueden enviar sus donativos.

El teléfono para contactar al sacerdote es 985-35-16 y también se puede enviar un correo electrónico a: [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios