19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Crónica de Tekax: “Sólo les dieron unas pastillas y los regresaron a la casa”

Ayer tres empleados fueron reingresados al hospital, debido a que se recrudecieron los síntomas de la intoxicación.

Filomena ingresó a sus familiares. (José Acosta/SIPSE)
Filomena ingresó a sus familiares. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Crónica de Tekax: “Sólo les dieron unas pastillas y los regresaron a la casa”Compartir en Twiiter Crónica de Tekax: “Sólo les dieron unas pastillas y los regresaron a la casa”

Oscar Rodríguez/SIPSE
OXKUTZCAB, Yuc.- Parecía que todo regresaba a la normalidad, ya que los enfermos por comer alimentos en mal estado fueron dados de alta de los diferentes hospitales el viernes y regresaron ayer a su centro de trabajo, pero tres reingresaron al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del municipio de Oxkutzcab, luego de que se agudizaron sus malestares.

Muy temprano, ayer la señora Filomena Balam Camal llevó a su esposo Rolando Ucán, junto con sus hijos Uriel y Josiel, desde la comisaría de Sabacché, del municipio Tixméhuac, al hospital del IMSS en Oxkutzcab, luego de que presentaron de nueva cuenta vómito y diarrea, tal como le sucedió luego de comer una torta, al parecer en mal estado, en el campo agrícola Valle del Sur.

Rolando, Uriel y Josiel forman parte del grupo de 408 personas que resultaron intoxicadas el pasado viernes en Tekax, por lo que ese día fueron enviados al médico en la clínica de Tzucacab.

No obstante, cuenta Filomena Balam, los médicos sólo les dieron unas pastillas y los regresaron a la casa, por lo que por la noche recayeron, y ayer, alrededor de las nueve de la mañana, fueron llevados de urgencia al nosocomio de Oxkutzcab.

Indicó que los tres jornaleros fueron internados en el mismo hospital, pues su estado de salud es delicado.

Filomena tendrá que esperar al menos 48 horas para conocer el estado de salud de sus familiares.

Sin embargo, la mayoría de los intoxicados ya regresaron a su centro de trabajo, como es el caso de Daniel Díaz, vecino de Tekax, quien recuerda que la mañana del viernes, al igual de cientos de sus compañeros, tomó café con leche y comió una torta de carne molida.

“No sé qué me hizo daño, si la torta o la leche, pero ya me siento bien”, señaló mientras se disponía a ingresar a su centro laboral.

“Sólo fui a Tekax a que me revisarán, y ya en la noche se me quitó el malestar, hay que trabajarle, no hay de otra”, expresó.

En la fila de empaque de pepino  de la empresa trabaja Fidelia Cupul, quien es otra de las personas que resultó intoxicada.

Sin embargo, afirma, esta situación no es motivo suficiente para dejar su trabajo, ya que requiere de los recursos, por lo que acudió ayer a cubrir su turno e incluso, si se puede, a trabajar horas extras.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios