26 de Septiembre de 2018

Yucatán

Objetos rituales mayas pueden ser sólo juguetes de niño: experta

Figuras de cerámica son sólo de creaciones de pequeños que querían jugar, dice una experta.

El Templo de las 7 Muñecas, en Dzibilchaltún, fue nombrado así porque dentro de él se encontraron figuras de cerámica que, según una experta, no eran objetos rituales sino simples juguetes de niño. (Archivo/SIPSE)
El Templo de las 7 Muñecas, en Dzibilchaltún, fue nombrado así porque dentro de él se encontraron figuras de cerámica que, según una experta, no eran objetos rituales sino simples juguetes de niño. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Objetos rituales mayas pueden ser sólo juguetes de niño: expertaCompartir en Twiiter Objetos rituales mayas pueden ser sólo juguetes de niño: experta

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Las presencia de figuras de cerámica en sitios precolombinos, en muchos casos amorfas, son siempre asociados a un uso ritual; sin embargo, es necesario cuestionar si algunas de éstas sólo eran juguetes, señaló la experta Mildred Gabriela Martínez.

Con base en estudios sobre la elaboración de artesanías por mujeres del Ejido Lacandón, en Ocosingo, Chiapas, la investigadora destacó la capacidad de los hijos de alfareras para fabricar sus propios juguetes con arcilla, desde los tres años de edad.

Las mujeres de esta comunidad, dijo, se abocan básicamente a la producción de artesanías y son ellas quienes extraen, modelan, queman y venden sus creaciones, y en ese proceso siempre están acompañadas de sus hijos.

“Una mujer artesana del ejido si necesita cruzar un río para obtener el material de la artesanía, sujeta bien al niño a su cuerpo, se ciñe la falda y cruza”, explicó la integrante del programa Impulso Científico Universitario del Consejo de Ciencia, Innovación y Tecnología del Estado de Yucatán.

Como vemos, comentó, el niño está siempre presente en todas las fases del proceso artesanal, por ello al llegar a los tres años de edad es capaz de hacer una vasija, si bien no con la destreza o técnica de su madre, puede decirse es viable su uso.

La investigadora aclaró que a los hijos de las artesanas les gusta más imitar a sus madres y crear casi siempre sus juguetes, que en su mayoría son figuras de animales como son pájaros, ardillas, toros, gallinas y pavos.

Para el niño, abundó, este proceso de elaboración artesanal no es visto como un trabajo o un proceso de aprendizaje formal, sino como una juego, como algo divertido el tomar en sus manos la arcilla y darle la forma que quieren.

Los hijos de las artesanas, en Chiapas, suelen elaborar figuras de barro desde que cumplen los 3 años de edad

"Es por ello que podemos plantearnos esta interrogante: las pequeñas figuras que se han encontrado en los sitios prehispánicos ¿Necesariamente tenían un uso ritual? ¿No podrían ser juguetes de niños de esa época?"

Mencionó como ejemplo que en Dzibilchaltún, al norte de Mérida, se encontraron siete estatuillas de barro con cabeza, amorfas, por lo que se afirmó que tenían un uso ritual y al templo lo llamaron de “Las siete muñecas”. La pregunta es: ¿No es posible que un niño las escondiera como parte de un juego?

Martínez resaltó la escasa bibliografía vinculada a los juguetes infantiles en “épocas pretéritas”; sin embargo, refirió que la actividad artesanal en la actualidad también puede servir para resolver esas interrogantes.

“Luego de un tiempo, cuando tú le preguntas a un niño dónde dejó el juguete que elaboró, este suele decir que en el patio de su casa, sin embargo este espacio puede medir una hectárea, por lo que en muchos casos sería imposible saber dónde lo dejó o escondió", observó.

Además es común que las artesanas elaboren juguetes para un sobrino o un familiar que vive en otra comunidad y por ello es que se puede encontrar una pieza característica de una región en otra, por lo que supuso que ello también habría sucedido en el pasado.

"También existen casos en los que la abuela junta los juguetes de sus nietos en algún rincón del patio. Podemos imaginar que en un futuro, cuando alguien descubra este cúmulo de piezas pequeñas y rotas tenga mucha información para saber cómo vivían estos pueblos", destacó.

Uno de mis grandes retos, planteó Ochoa Bonilla, es analizar desde el contexto arqueológico la importancia del juguete en las culturas nacionales antiguas.

No obstante, reconoció que esa investigación llevará mucho tiempo ya que es mínima la bibliografía que existe al respecto, pero que la etnoarqueología y la cerámica pueden ayudar.

(Información de Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios