19 de Julio de 2018

Yucatán

Una Casa (del 14) a todo dar

El proyecto Casa del 14 marcha viento en popa, pese al escaso apoyo que ha recibido de presidentes municipales.

Inauguración de la Casa del 14, en octubre del año pasado. (SIPSE/Archivo)
Inauguración de la Casa del 14, en octubre del año pasado. (SIPSE/Archivo)
Compartir en Facebook Una Casa (del 14) a todo darCompartir en Twiiter Una Casa (del 14) a todo dar

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Ayer domingo, “La Casa del Catorce” cumplió seis meses de existencia y hoy, imprevistamente, El Ilustrador firma su publicación 150.

Esta concordancia numérica es muy curiosa, ya que ambos proyectos concebidos de forma independiente los estuve considerando durante larga temporada hasta cristalizarlos y, hoy, con satisfacción, observo que ambos marchan viento en popa. 

Es por ello, que en esta ocasión, El Ilustrador hablará de “La Casa del Catorce” desde sus inicios, ya que todo anhelo surge de una idea inicial. 

Remontándonos a nuestros añejos peregrinajes a través de la geografía yucateca, hemos tenido la fortuna de conocer cenotes, cuevas y sitios de diversas épocas, tal y como estructuras prehispánicas, templos, haciendas, aldeas, etc., y convivir con gente maravillosa llámese amas de casa, campesinos, curanderos, herreros o carpinteros, que en ocasiones nos reciclan sus angustias o metabolizan sus éxitos, y de allá que conozca  muchas de sus alegrías y tristezas que me ayudaron a visualizar el contexto económico y social en el que se encuentra parte de la población lejana a Mérida.

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de diseñar el proyecto para rescatar el cenote, ubicado en el centro de la población de Sahcabá–Hocabá, ya que se encontraba atascado de basura y escombro –y que hoy están volviendo a destruir- y durante el desarrollo de las obras me enteré que había artesanas que manufacturaban bellísimos tortilleros, alhajeros, bolsas y demás, pero tenían un grave problema: no poseían un espacio idóneo para exhibir su arte más que el recóndito dispensario médico de su pequeñísima población por la que no transita un alma ajena, exceptuando las de los desorientados.

Mirar a estas encantadoras señoras confeccionando artículos de agradable tonalidad, pero con escasas posibilidades de venderlos, me estimuló a planificar un nuevo reto. Casualmente, por aquellos tiempos, había tenido la oportunidad de apoyar al diputado Dafne López en la estructuración de algunos proyectos que se implementarían en su distrito, por lo que le propuse unir fuerzas y crear la casa de los artesanos de su demarcación, ya que dentro de su plan contemplaba un proyecto de similares alcances. Es así que, convencidos, se les planteó a los alcaldes de su circunscripción la propuesta, que en su enorme mayoría lo acogieron y decidieron apoyar sin la aparente influencia de su color partidista.

La inauguración

Luego de mucho trabajo por fin llegó el día de la inauguración. 

Ese día, el 5 de octubre de 2014, a un costado del Palacio de Gobierno, sobre la calle 60 entre 59 y 61 y ante la presencia de las artesanas (os), alcaldes (as), políticos y del gobernador Rolando Zapata Bello, ofrecí algunas palabras alusivas a esta nueva empresa que, entre otros puntos, y ante la mirada  expectante y nerviosa de muchos asistentes acostumbrados a escuchar lisonjas o alabanzas políticas, expliqué que para mí había sido muy difícil tomar la decisión de abrir “La Casa del Catorce”, ya que no creía en los políticos y pensaba que muchos sólo estarían al momento de la foto.

Por desgracia no me equivoqué, ya que a varias alcaldesas y alcaldes nunca las y los volví a ver luego de la foto y, tristemente, a sus artesanas nunca las apoyaron con un solo centavo para adquirir la materia prima que necesitarían para manufacturar sus obras que luego venderían en la misma casa y, peor aún, ni siquiera las transportaron en alguno de sus vehículos que diario viajan a Mérida para que asistieran al menos una vez al mes a elaborar sus artesanías en la misma casa con la finalidad que promover entre los turistas y compradores a los artesanos de su municipio. Pero, en contraparte, otros alcaldes como por ejemplo Raúl Quintal -de Tecoh- continúan motivando y apuntalando de manera importante a muchos artesanos.

Hoy “La Casa del Catorce” extiende su crecimiento apuntalando a más artesanos que nunca han sido, y seguramente nunca serán apoyados por sus alcaldesas(es), ya que como bien recordarán nuestros amables lectores, este es el “Año de Hidalgo”.

Finalmente, también agradezco mucho a los colaboradores del diputado López, en especial a Geovany Concha y Samuel Baños, quienes han hecho una colosal labor para llegar hasta los rincones más escondidos del distrito 14 escudriñando y encontrando a estas maravillosas manos de las cuales muchas no disfrutaban de un escaparate y ahora tenemos la fortuna de exhibir y vender sus maravillosas obras  que compiten con los más exquisitos trabajos artesanales del país. Finalmente, si usted es artesana (o) venga a la voz de “YA” a exhibirse con nosotros.

Mi correo es [email protected] y twitter: @sergiogrosjean

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios