18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Feligreses dañan Catedral más antigua de América Continental

En el corazón católico de Mérida es común encontrar desde daños por objetos punzocortantes hasta heces fecales.

La mayor parte de los visitantes de la Catedral de Mérida son turistas, quienes en muchos casos no sólo se admiran por la majestuosidad de la construcción sino también por los daños ocasionados por feligreses inconscientes. (Luis Pérez/SIPSE)
La mayor parte de los visitantes de la Catedral de Mérida son turistas, quienes en muchos casos no sólo se admiran por la majestuosidad de la construcción sino también por los daños ocasionados por feligreses inconscientes. (Luis Pérez/SIPSE)
Compartir en Facebook Feligreses dañan Catedral más antigua de América ContinentalCompartir en Twiiter Feligreses dañan Catedral más antigua de América Continental

Jesús Mejía/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Uno de los edificios más importantes del patrimonio histórico y cultural del país por ser el más antiguo en su tipo en el continente, la Catedral de San Ildefonso de Mérida, presenta daños en su arquitectura, entorno y fachada, pero no por el paso del tiempo sino por actos de vandalismo.

A simple vista se observan daños en la cornisa de una de las columnas de la fachada cercana al relieve de San Pedro, así como marcas y estrías causadas por objetos punzocortantes, pintas con aerosoles, manchas y huellas de calzado en todas las paredes.

Por si fuera poco, en la insigne Catedral de Mérida es escaso o nulo el respeto al legado histórico y al simbolismo religioso: chicles en las bancas, basura, orines y heces fecales en alrededores e interiores del centenario edificio, los cuales recoge a diario el personal del sitio.

Histórica por ser la primera Catedral erigida en la América continental entre 1562 y 1599 y también la más antigua de México, la sede de la Arquidiócesis de Yucatán enfrenta a diario el asedio de quienes desconocen o poco les importa el valor histórico, cultural del imponente inmueble.

La Catedral cuenta con poca gente (10 trabajadores) para cuidar la cantidad de gente que la visita

El rector de la Catedral, Pbro. Gaspar Arceo Castillo, habló sobre estos daños y perjuicios que ya se han vuelto cotidianos.

"Se trata de un atentado al patrimonio cultural y la falta de respeto a un templo dedicado al culto religioso, que es la sede del Obispado y lugar de ordenación de diáconos y presbíteros", señaló.

Reconoció que además del deterioro natural que enfrenta la Catedral por factores climatológicos y el paso del tiempo, personas carentes de valores dañan, pintarrajean, manchan y arrojan escupitajos, chicles y basura en el atrio del templo y sus alrededores en las calles 61, 58 y Pasaje de la Revolución.

Según él, unas seis mil personas asisten a los actos religiosos los domingos; entre semana la cifra baja hasta 300 personas promedio, la mayoría turistas nacionales y extranjeros.

La cifra hace complicada la vigilancia del lugar porque la Catedral sólo cuenta con una plantilla de diez trabajadores.

El sacristán Aurelio Canché Cauich dice que hay falta de respeto al templo, ya que en la limpieza es común encontrar orines, pañales, incluso heces fecales detrás de las puertas.

En la sede del Obispado se observan afectaciones en cornisas, marcas causadas con objetos punzo cortantes, pintas con aerosoles, manchas y huellas de calzado en las paredes; nulo el respeto al legado histórico.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios