22 de Octubre de 2018

Yucatán

La confesión, alegría para el Señor: Arzobispo de Yucatán

Mons. Gustavo Rodríguez Vega, arzobispo de Yucatán, hizo un llamado a tener un encuentro profundo con Jesús esta Semana Santa.

Sacerdotes confesaron a decenas de fieles que formaron largas filas en Catedral, en el centro de Mérida. (Milenio Novedades)
Sacerdotes confesaron a decenas de fieles que formaron largas filas en Catedral, en el centro de Mérida. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook La confesión, alegría para el Señor: Arzobispo de YucatánCompartir en Twiiter La confesión, alegría para el Señor: Arzobispo de Yucatán

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Con un llamado a actualizar el poder del sacramento de bautismo a través de la confesión, el arzobispo de  Yucatán, Monseñor Gustavo Rodríguez Vega, ofició la misa penitencial en  Catedral, en el marco de los inicios de los servicios religiosos por la Semana Santa.

En el marco de la celebración eucarística, sacerdotes confesaron a decenas de fieles que formaron largas filas, tanto en los confesionarios del interior del templo como en los ubicados en la capilla del Divino Maestro.  Entre los católicos destacaban desde adolescentes hasta personas de la tercera edad, que esperaron pacientes su turno.

“…No nos confiemos al hecho de ser bautizados, esforcémomos por ser fieles a la alianza que supone el bautismo, porque bautizarnos es hacer alianza con Dios. Él se compromete a recibirnos como hijos, y nosotros nos comprometemos a ser el cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, y Él se compromete a la salvación a través de los sacramentos y su Palabra. No estamos salvados simplemente por haber pasado por el sacramento del bautismo, tenemos que peregrinar en este mundo y tenemos que irnos purificando constantemente del pecado, tener la humildad de reconocernos pecadores”, reflexionó el Arzobispo.

Explicó pero el evangelio de ayer  invita a confiar porque Dios es el Buen Pastor; en dicha lectura se recuerda la parábola del pastor bueno, quien teniendo 100 ovejas, al percatarse que le faltaba una, dejó las 99 en un lugar para ir por la que estaba perdida y cuando la encuentra se llena de alegría, la coloca sobre sus hombros y celebra.

“Ustedes y yo, cuando nos arrepentimos de nuestros pecados,  reconocemos que somos pecadores y recibimos el sacramento de la confesión, somos la alegría de Jesús, Él está contento de ver la humildad y arrepentimiento”, indicó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios