19 de Noviembre de 2018

Yucatán

'Desaparecen' saleros en los restaurantes

Canirac de Yucatán se suma a la campaña “Menos sal, más salud”.

El sodio que se encuentra en la sal es necesario para el cuerpo, pero en mínimas cantidades. (Christian Ayala/SIPSE)
El sodio que se encuentra en la sal es necesario para el cuerpo, pero en mínimas cantidades. (Christian Ayala/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Desaparecen' saleros en los restaurantesCompartir en Twiiter 'Desaparecen' saleros en los restaurantes

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) de Yucatán se suma a la campaña Menos sal, más salud”, que consiste en retirar los saleros de las mesas de los establecimientos, como parte de las medidas para evitar las enfermedades cardiovasculares, las cuales ocupan los primeros lugares en morbilidad y mortalidad en el Estado.

El presidente local de la Canirac, Álvaro Mimenza Aguiar, indicó que a más tardar en dos semanas firmarán un convenio con la Secretaría de Salud del Estado (SSE) para formar parte de la campaña, que arrancó en el Distrito Federal, y que será impulsada en los restaurantes de los 400 afiliados a la cámara.

“Con este convenio, el personal de la Secretaría de Salud acudirá a la cámara para sacar cita con cada uno de los restauranteros, de manera aleatoria, para abordar el tema”, mencionó.

Aclaró que aunque se retiren los saleros de las mesas, si el cliente lo solicita, se le otorgará, para que no se pierda su derecho a elegir, ya que es parte del servicio.

“Estamos acostumbrados, en los restaurantes, a poner el salero y el pimentero en la mesa; lo que se busca es que retiremos la sal y la pimienta; pero si algún cliente lo solicita se le otorgará; es cosa de habituarse y funcionará bien, porque es en beneficio de la salud”, indicó.

Explicó que este esquema aplica como un retiro voluntario, pero al firmar un convenio entre dos órganos, como la Canirac y la SSE, trabajarán en coordinación, por lo que confió en que todos participarán.

Primer paso

El empresario dijo que éste es un primer paso para acabar con malos hábitos de salud y los resultados se darán poco a poco, con la reducción de las altas tasas de hipertensión arterial, entre otros males ligados a los padecimientos cardiovasculares.

Mimenza Aguiar señaló que esta práctica forma parte del Programa por un México Sano (Promesa), que no sólo toca la parte del salero, sino de hacer un menú de comida sana.

“He platicado desde hace un mes con el director de Protección contra Riesgos Sanitarios, Luis Parra Arceo, sobre lo que implica este acuerdo, con el fin de adaptar las medidas y que exista un beneficio para el cliente: tener mejor salud”, refirió.

Destacó que desde hace tres semanas aplica en sus restaurantes este esquema, y de los 45 saleros que se colocaban en las mesas, dejó sólo siete en el área de meseros, en caso de que el cliente lo solicite.
“Hasta ahora no hemos tenido comentario negativo, porque el que quiere sal, lo solicita”, comentó.

Exceso de sodio

El promedio de sal que debe consumir una persona es de cinco gramos al día; sin embargo, en promedio cada persona consume 11 gramos; ese exceso en la ingesta de sodio genera daños a la salud, advirtió el director estatal de nutrición, José Enrique Baqueiro Cárdenas.

El funcionario explicó que la sal es necesaria para el organismo, ya que contiene yodo, sustancia importante para la tiroides, lo malo es no consumirlo en cantidades adecuadas.

Explicó que comer esta sustancia en cantidades adecuadas (hasta cinco gramos al día) impide retener líquidos, y esto a su vez redunda en tener niveles adecuados de la presión arterial, ya que está comprobado que una persona que lo ingiere en exceso presenta hasta tres veces más el riesgo de desarrollar hipertensión arterial, que aumenta la probabilidad de sufrir infartos agudos.

“Tener un salero en la mesa implica riesgos a la salud de las personas, ya que alimentos como el queso, jamón, frutas y verduras tienen sodio, así como los productos envasados, y si a estos le agregan más sal, las probabilidades de contraer una enfermedad se incrementan”, subrayó.

Hasta en los refrescos

Dijo que incluso los refrescos dietéticos tienen altas cantidades de sal, ya que al utilizar edulcorantes artificiales, los cuales son muy altos en sus niveles de dulzor, lo contrarrestan con este producto.

Cabe señalar que la sal común o de mesa contiene dos sustancias, el sodio y el cloro, mejor conocido como cloruro de sodio, y este último es un elemento importante para el buen funcionamiento del cuerpo.

“El sodio es un mineral que necesita el cuerpo para mantener el balance hídrico, facilitar la digestión, transmitir impulsos nerviosos y tener una efectiva actividad muscular; sin embargo, sólo se requiere una mínima cantidad que, de hecho, la obtenemos de manera natural en los alimentos”, apuntó.
Baqueiro Cárdenas consideró buena medida la campaña “Menos sal, más salud”, ya que la gente que no ve los saleros no le echará a su comida.

“Hay gente que ni siquiera ha probado el alimento y ya le echó sal, lo que incrementa los niveles que traen los alimentos”, dijo.

“Muchas veces es un vicio, ya que se acostumbran desde niños a tener sal en la mesa y echarle a todo”, señaló.

Campaña en el ISSSTE

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (Issste) en Yucatán inició una campaña de sensibilización para que de forma permanente unos 140 mil derechohabientes retiren los saleros de sus mesas, como medida de concientización del daño que genera a la salud el consumo en exceso de este mineral.

Evangelina Chan Molina, nutrióloga de la Clínica de Medicina Familiar (CMF), señaló que esta medida se difunde entre los pacientes con hipertensión arterial y sus familias.

Mencionó que esa dependencia busca integrarse a la campaña “Menos sal, más salud”, ya que en todos los hogares se deben establecer buenos hábitos alimenticios.

La especialista aclaró que la medida, que ya emprenden a través de la difusión a la derechohabiencia que acude a consulta, servirá para disminuir la costumbre de la gente de que antes de probar los alimentos les pone sal.

“Las nuevas generaciones deben crecer con la idea de que la sal en exceso les puede generar daños severos a su salud”, ya que para que un alimento tenga buen sabor no requiere una pizca extra.

La nutrióloga señaló que esta medida se aplica en países como Estados Unidos, Argentina e Inglaterra, con miras a bajar los niveles de hipertensión arterial y reducir los gastos que provoca la atención de este padecimiento.

“Como toda acción que entra en vigor puede costar un poco de trabajo, pero es cuestión de que las personas se acostumbren y entonces dejará de ser necesario incluir la sal como parte necesaria a la hora de la comida”, reiteró.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios