18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Hallan restos de prehistórico perezoso gigante en cenote de la Península

Según los investigadores del INAH, el animal vivió 10 mil años antes de cristo.

Investigadores del INAH colectaron en 2014 siete garras, tres costillas, tres huesos largos, nueve vértebras, la mandíbula y el cráneo del animal bautizado 'Xibalbaonyx oviceps'. (Foto: Especial)
Investigadores del INAH colectaron en 2014 siete garras, tres costillas, tres huesos largos, nueve vértebras, la mandíbula y el cráneo del animal bautizado 'Xibalbaonyx oviceps'. (Foto: Especial)
Compartir en Facebook Hallan restos de prehistórico perezoso gigante en cenote de la PenínsulaCompartir en Twiiter Hallan restos de prehistórico perezoso gigante en cenote de la Península

Agencias
Mérida, Yuc.- Una especie de perezoso gigante, nombrada Xibalbaonyx oviceps, fue descubierta en un cenote profundo, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El nombre del animal, que habitó en la Península de Yucatán entre los años 10,647 y 10,305 antes de Cristo, hace alusión a Xibalba, el inframundo maya, a sus garras en griego (onyx), y a ovum en latín, por la forma de su cráneo similar a un huevo.

De acuerdo con información difundida por el INAH, en 2010 el explorador Vicente Fito halló los restos en un cenote conocido como Zapote, en el municipio de Puerto Morelos, Quintana Roo. 

En una inmersión de rescate, realizada en 2014 y dirigida por la arqueóloga subacuática Carmen Rojas Sandoval, investigadora del Centro INAH Quintana Roo colectaron siete garras, tres costillas, tres huesos largos, nueve vértebras, la mandíbula y el cráneo.

El espécimen apodado Pote fue sometido a un tratamiento de conservación para deshidratar sus huesos, con un proceso lento, en cámaras con condiciones de humedad, luz y temperatura controladas las 24 horas del día. El resto de su esqueleto aún yace en el cenote y se planea continuar su colecta y estudio en 2018.

Sus restos óseos se encuentran casi completos, distribuidos entre 50 y 55 metros de profundidad, por lo que se cree que el cenote estaba seco cuando el animal cayó. La hipótesis señala que posteriormente las cuevas de la península de Yucatán quedaron sumergidas, lo que permitió una conservación de los restos.

La colecta y el estudio de Pote estuvieron bajo la dirección de la maestra Carmen Rojas, con la participación de la doctora Corina Solí, del Lema-UNAM; las biólogas Valentina Cuchiara y Luz María Guzmán, y los espeleobuzos Vicenzo Biroli, Ernesto Contreras, David Orozco y Mario A. Chávez.

El rescate de la especie recién descubierta contó con fondos del INAH, el Museo del Desierto de Coahuila, la Universidad de Heidelberg y el Instituto de Prehistoria American.

Aunque hay evidencia de que el Xibalbaonyx oviceps era una especie de peresozo gigante, el INAH explicó a MILENIO que aún no pueden determinar cuánto medía la especie, ya que para calcularlo con precisión necesitan sacar del cenote los restos faltantes, lo que planea hacer el año que entra, y continuar con la investigación para definir mejor cómo era el animal. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios