18 de Diciembre de 2017

Yucatán

Descubriendo Yucatán: La Ermita de San Dieguito, en Tekax

Rodeada de cerros y ubicada en la región conocida como Ruta Puuc, esta ciudad ofrece una amplia gama de atractivos para los amantes del ecoturismo.

A la Ermita de Tekax, construida en 1645 sobre un cerro, se le considera un estupendo mirador. (José Acosta/SIPSE)
A la Ermita de Tekax, construida en 1645 sobre un cerro, se le considera un estupendo mirador. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Descubriendo Yucatán: La Ermita de San Dieguito, en TekaxCompartir en Twiiter Descubriendo Yucatán: La Ermita de San Dieguito, en Tekax

JaimeTetzpa/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Durante su visita a Tekax no pierda la oportunidad de conocer la Ermita, una capilla construida en 1645 sobre un cerro a 80 metros de altura y se le considera un estupendo mirador. A un costado descubra el pozo donde “apareció” la imagen de San Diego de Alcalá de Henares, custodio de la localidad.

Este es el inicio de la aventura, ya que a sólo 100 metros de la iglesia, caminando por un sendero, podrá ingresar a una cueva y descubrir “el nacimiento” de una estalactita.

El municipio de Tekax se localiza en el sur del Estado, aproximadamente a una hora y cuarto de la ciudad de Mérida, en la región conocida como Ruta Puuc, rodeada de cerros y tiene muchos atractivos entre los que destacan la comida, sus iglesias, y por supuesto, sus más de 200 grutas, que hacen la delicia de los amantes del ecoturismo.

Tekax significa “Lugar de los bosques” y se puede llegar por la carretera que va de  Muna-Ticul-Oxkutzcab o la carretera que corre desde Mérida-Mayapán-Grutas de Loltún. Cuenta con edificios coloniales de gran interés para visitar, como su iglesia principal la parroquia de “San Juan Bautista” y la Ermita de San Diego.

Cuenta la leyenda que la imagen de “San Dieguito” apareció en el pozo localizado a unos pasos de la Ermita, de donde fue recuperada y trasladada a la iglesia principal, pero misteriosamente desapareció y la volvieron a encontrar en el fondo del pozo, motivando la construcción del santuario, en donde se guarda celosamente durante todo el año.

La capilla abre los domingos y para subir sólo necesita ímpetu, ya que desde la parte alta se ofrece una vista inigualable de la población que celebra a principios de noviembre “la bajada de la imagen de San Diego”, con festivas manifestaciones que incluyen misas, desfiles, vaquerías (corridas de toros al estilo del mayab), juegos pirotécnicos, danzas regionales y juegos mecánicos.

A 100 metros de la Ermita, caminando por un sendero, podrá conocer una gruta que anteriormente tenía agua y era el lugar de recreo para los habitantes de la localidad; actualmente está seca y se puede ingresar sin temor, pero es preferible llevar lámpara para adentrarse y descubrir “el nacimiento” de una estalactita.

Las estalactitas se forman por la filtración de gotas de agua mineralizadas. Cuando la gota cae, deja detrás de sí un fino reguero de calcita, cada gota sucesiva que se forma y cae deposita otra pequeña capa de calcita. Finalmente, esas capas forman un estrecho tubo dando lugar a la estalactita.

La oferta gastronómica es muy variada, pero lo más recomendable para los paladares exigentes es el lechón y la cochinita enterrada, así como el caldo de pavo, y por supuesto, en antojitos, los salbutes.

Al bajar de la Ermita encontrará un restaurante típico de la región, o si prefiere, en el mercado también hay variedad de guisos y antojitos a base de la comida regional.

Sugerencias
  • Cargue lámpara con baterías para ingresar a la gruta, así podrá disfrutar de la caverna.
  • En Tekax hay hospedaje de dos y tres estrellas.
  • Lechón y cochinita enterrada, los platillos más recurrentes. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios