20 de Octubre de 2018

Yucatán

Detallan protección de legado histórico y ecológico

Los investigadores Georgina Rosado y Roger Orellana hablan de sus proyectos sobre la revaloración de las mujeres y la conservación ambiental.

Los Invitados Georgina Rosado y Roger Orellana Lanza junto con la conductora y otros integrantes de la emisión radiofónica de Salvemos Una Vida. (SIPSE)
Los Invitados Georgina Rosado y Roger Orellana Lanza junto con la conductora y otros integrantes de la emisión radiofónica de Salvemos Una Vida. (SIPSE)
Compartir en Facebook Detallan protección de legado histórico y ecológicoCompartir en Twiiter Detallan protección de legado histórico y ecológico

Coral Díaz/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Georgina Rosado Rosado y Roger Orellana Lanza, dos investigadores de renombre en Yucatán, en diferentes ramas, la antropología y la ecología, respectivamente, estuvieron ayer durante la emisión radiofónica de Salvemos Una Vida, que se transmite por Amor 100.1, para platicar sobre el importante trabajo que realizan.

Bajo la conducción de Adela Canales, durante el primer bloque del programa Rosado Rosado platicó sobre su libro “Deshaciendo nudos”, en el que resalta el papel de mujeres yucatecas a lo largo de la historia de la entidad y cuya labor hay que rescatar y reconocer.

El libro es autofinanciado y se vende en la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales (CIR) “Dr. Hideyo Noguchi”, de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), en la calle 61 número 525 con  66 y 68 en el centro de la ciudad.

También estará disponible en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey), en la vitrina de escritores, y el 25 de este mes se presentará en la Casa de la Cultura,  de 17:00 a 22:00 horas, junto con Lucía May, que igualmente acaba de editar su libro.

La antropóloga mencionó que ha escrito varios textos como investigadora de su ramo, pero ésta es su primera incursión en la literatura, por lo que, dijo, es un nuevo género que en algunos lados le llaman antropología literaria o historia y narrativa.

“Estos libros de historia sólo los leen los especialistas, porque no se entienden y son aburridos, para leerlos es un lío; hay que hacerlo en un discurso más accesible, más amable. Quisiera seguir esta trayectoria, ya estoy iniciando otro libro sobre María Uicab, una líder de la Guerra de Casta a quien en 1870 los indios rebeldes la nombraron reina; hice un libro sobre ella, pero como antropóloga, no con este estilo”, apuntó.

Mencionó que existe un androcentrismo, pues en documentos y enciclopedias se dedican páginas a los personajes masculinos, y las mujeres, como si no hubieran hecho nada, cuando no es así.

Libro

Informó que el 13 de febrero presentará un libro, que no es 'literario', acerca de las mujeres en tierra maya, nuevas miradas, coordinado con Celia Rosado, donde se abordará el papel femenino desde la época prehispánica hasta las que vivieron con los conquistadores, pasando por el periodo de la Colonia hasta la actualidad; muchas de ellas nadie las conoce, pero fundaron las primeras ciudades, fueron valerosas y expusieron su integridad personal.

“Se hacen muchos libros de la historia de Yucatán y no se nos dedica a veces ni un párrafo, entonces tenemos que compensar y equilibrar; no es que no queramos reconocer a los hombres, yo admiro a mis abuelos y hablo de ellos, pero en la medida en que hay un androcentrismo a la hora de hacer historia esto nos obliga a tratar de reivindicar el papel de las mujeres, desde las tradicionales y amas de casa, hasta las mujeres osadas que salieron al mundo laboral o en ámbitos culturales pudieron destacar”, apuntó.

Dijo que no se trata de hablar sólo de las mujeres famosas, sino, incluso, las que desde la cotidianeidad, a las abuelas que construyeron Yucatán, “que nos construyeron a nosotros como personas”.

“Deshaciendo nudos” consta de 128 páginas, el prólogo fue escrito por Laura Elena Rosado, tiene una presentación, además de tres capítulos: “La Fotografía”, “El Tocador de mi Abuelita”, “La Vitrina”, así como un epílogo de la familia Rosado y Rosado, además de fotografías que enriquecen la lectura.

Las palmeras

En la segunda parte de la emisión, Roger Orellana Lanza, Doctor en Ecología, que trabajó desde los inicios del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) hasta su retiro, en octubre de 2013, compartió sus experiencias y puntos de vista sobre su labor.

Es experto en la Península de Yucatán, en particular en las plantas y en el grupo de las palmeras.

Nació en la Ciudad de México, de familia centroamericana (padre guatemalteco y madre nicaragüense). A los 15 años leyó el libro “México cuna de la civilización universal”, de Jorge Isaac, lo apasionó tanto que se autodecretó venir a esta tierra para conocerla.

“Este libro no era tanto México, hablaba de la Península de Yucatán y planteaba sus ideas románticas y lo que era la supercultura de los mayas”, apuntó.

“Mi viaje desde la Ciudad de México fue en tren, fue fabuloso,  aquello era una aventura maravillosa y cuando entraba a la Península de Yucatán desde Tabasco ya era menos frondoso, menos selvático, cada vez más seco, hasta que llegamos a Mérida y cuando llegué a Progreso no entendía nada de cómo era el trópico si ya era semidesierto”, refirió.

Mencionó que no pudo hacer su tesis de licenciatura sobre la Península de Yucatán porque tuvo deseos de explorar otra área maya importante, que fue la selva lacandona, así como las relaciones clima-vegetación, ahí conoció la gran variedad especies de plantas y desde entonces le quedó la ilusión de algún día vivir en esta región.

Trabajaba en la Universidad Nacional Autónoma de Yucatán (UNAM), pero a la primera oportunidad renunció y tuvo la oferta de venir a trabajar como fundador del CICY, lo que fue un reto muy duro, porque era joven.

Impactante

Cuando realizaba su Doctorado tenía la misión de estudiar las palmeras, ya que había una amenaza muy fuerte: el amarillamiento letal del cocotero; existía el temor de que este mal atacara al resto de las especies, sobre todo a las silvestres.

“Fue impactante llegar a la costa yucateca y desde Celestún hasta El Cuyo sólo veías un palmar”, recordó.

En este sentido, Orellana Lanza está preparando su próximo libro cuyo título tentativo  es “Palmeras yucatanenses, ciencia y arte”. Está invitando al artista José Luis Loría para que le dé la oportunidad de que sus obras de palmeras se publiquen, pues en 1993, en un congreso de la Sociedad Botánica de México, como apoyo realizó una serie de dibujos, incluso se sacó un poster alusivo que es de una de las palmeras más carismáticas de la región: la cuca (Pseudophoenix sargentii), que viene acompañada por otras plantas.

Invitó a adquirir su libro “Árboles recomendables para las Ciudades de la Península de Yucatán” que se puede conseguir en la librería Porrúa y en el CICY. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios