14 de Agosto de 2018

Yucatán

Alertan sobre indicios de cáncer en niños

Expertos recomiendan estar pendientes de los síntomas que presenten los pequeños, ya que una detección oportuna puede derivar en una cura o mayor esperanza de vida.

Vicente  Alférez López, oncólogo de la UMAE del IMSS. (Milenio Novedades)
Vicente Alférez López, oncólogo de la UMAE del IMSS. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Alertan sobre indicios de cáncer en niñosCompartir en Twiiter Alertan sobre indicios de cáncer en niños

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Apesar de que no hay un método para la prevención del cáncer infantil en sus diversos tipos, los cambios que pueda presentar el niño en su estado anímico y físico pueden ser claves para su detección temprana y así permitir un tratamiento oportuno para lograr su curación o una mayor esperanza de vida.

De esta manera, en el marco del Día Internacional del Cáncer Infantil, que se rememora hoy, especialistas en oncología pediátrica y representantes de asociaciones civiles destacaron la importancia de estar cerca de los hijos y crear una cultura médica que permita actuar a tiempo ante un caso de esa enfermedad, que representa hasta un tres por ciento de todas las neoplasias en la población.

Vicente Alférez López, oncólogo pediatra de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán, explicó que el tipo de cáncer que con más frecuencia se atiende entre niños de la Península es la leucemia, seguida de tumores del sistema nervioso central y los linfomas. 

El especialista refirió que se llegan a dar casos de leucemia congénita; sin embargo la edad más frecuente es de los 5 a los 9 años.

Si a un paciente se le detecta leucemia de forma temprana tiene una alta probabilidad de sobrevida, hasta de 70 por ciento

Entre los síntomas de esta enfermedad se encuentran el cansancio y la palidez, debido a la anemia, por lo que es importante investigar la causa y la más frecuente es por deficiencia de hierro, pero podría tratarse de cáncer. 

También puede haber crecimiento del hígado o el bazo, los ganglios, puede haber dolor en huesos y abdomen; moretones o sangrados de nariz y encías; picazón en el cuerpo, erupciones (puntos rojos) en la piel, pérdida de peso, vómitos por varios días, mareos persistentes y secreción en oído. Además, fiebre de origen desconocido o por más de una semana.

“Hay que descartar de qué se trata, ya que la primera causa es infecciosa, pero luego les sigue las colagenopatías que incluyen una serie de enfermedades inflamatorias de curso crónico y después las neoplasias”, explicó.

“En forma general, si a un paciente se le detecta leucemia de forma temprana tiene una alta probabilidad de sobrevida, hasta de 70 por ciento”, puntualizó.

De esta manera mencionó que la madre, que es la persona más cercana a los hijos, deben de estar atentas en el momento en que noten algo raro, como por ejemplo una bolita que apareció de la noche a la mañana y no desaparece después de tres semanas.

“Por una enfermedad que no ceda, como la gripe, que sólo debe durar a más tardar una semana, deben de acudir de inmediato con el médico para ser valorado, porque todo padecimiento tiene una evolución natural y cuando se sale de eso, algo puede estar mal”, dijo.

“En todas las enfermedades algo nos debe llamar la atención, desafortunadamente, la cultura médica se está quedando corta y tienen que ser manifestaciones notorias las que presente una persona para que acuda al doctor y por eso cuando se decide acudir, como  es en el caso de neoplasias en niños, el mal está avanzado y como siempre decimos más vale una consulta de más que una de menos”, acotó. 

Atenea Evia Ancona, de la Asociación Sueños de Ángel, reiteró que es importante identificar dos o más de estos síntomas e insistir con  su médico hasta saber que el diagnóstico que se le está dando a su niño es el correcto, porque nada resulta una exageración.

“Desafortunadamente algunos de los síntomas son leves en un principio y uno tiene mucha paciencia, pero hay que utilizar también ese sexto sentido que tienen los padres para pedir una segunda opinión, que se le realicen estudios y entonces tener la certeza de que no se trate de algo más”, subrayó.

¿Qué es la leucemia?

  • Es un tipo de cáncer de la sangre que comienza en la médula ósea, el tejido blando que se encuentra en el centro de los huesos, donde se forman las células sanguíneas. La leucemia lleva a un aumento incontrolable en el número de glóbulos blancos.
  • Las células cancerosas se propagan al torrente sanguíneo y a los ganglios linfáticos. También pueden viajar al cerebro y a la médula espinal (el sistema nervioso central) y otras partes del cuerpo.
  • Las células cancerosas impiden que se produzcan glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos maduros (leucocitos) saludables. Entonces, se pueden presentar síntomas potencialmente mortales.
  • Las leucemias se dividen en dos tipos mayores: Aguda (evoluciona rápido)  y crónica (evoluciona lento).

Casos

  • En la lista 56 por ciento de los casos hacen que la leucemia ocupe el primer lugar en el Estado.
  • Segundo lugar: Tumores del sistema nervioso central.
  • Tercer lugar: Los linfomas

Después vienen una variedad de tumores:

  • De riñón (nefroblastoma)
  • De partes blandas (sarcoma)
  • De la retina del ojo (retinoblastoma)

UMAE del IMSS

Esta Unidad atiende a niños de: 

  • Yucatán
  • Quintana Roo
  • Campeche. 

Desde recién nacidos hasta los 15 años, registra hasta tres casos nuevos de cáncer infantil al mes, unos 36 casos nuevos al año.

Porcentaje de casos

  • Yucatán: 50 por ciento
  • Quintana Roo: 35 por ciento
  • Campeche: 15 por ciento

En la etapa preescolar, edad en la que son mayormente diagnosticados, los niños son muy flexibles y se adaptan al tratamiento, aunque este resulte intrusivo. 

Síntomas

  • Dolor de cabeza y vómitos por la mañana, por varios días.
  • Dolor persistente en huesos y abdomen.
  • Abdomen que crece rápidamente.
  • Moretones o sangrado de nariz o encías.
  • Pérdida de peso.
  • Crecimiento tumoral o de ganglios.
  • Picazón en el cuerpo sin lesiones en la piel.
  • Fiebre sin causas o por más de una semana.
  • Cansancio rápido, palidez y anemia súbita.
  • Infección que no mejora.

El lapso en que los menores son más proclives a este tipo de padecimientos es entre los cuatro y ocho años.

Los padres deben poner atención cuando cualquier sintomatología dure más de 10 días, sea una temperatura, diarrea o infección.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento incluyen quimioterapia, tratamiento con otros medicamentos y radiación. En algunos casos, un trasplante de médula ósea y de células madre puede ayudar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios