20 de Junio de 2018

Opinión

El ajedrez en la educación

Compartir en Facebook El ajedrez en la educaciónCompartir en Twiiter El ajedrez en la educación

El ajedrez se está introduciendo en el sistema educativo con gran rapidez debido a sus beneficios sociales y educativos. Es un juego que se puede enseñar a los alumnos desde los primeros años de escolarización. De ahí que los futuros profesores deban de conocer algunas técnicas para llevarlo a cabo y debido al paralelismo que tiene con las matemáticas, se pueda utilizar como recurso en su enseñanza-aprendizaje. La influencia del ajedrez tanto a nivel cognitivo (atención, memoria, concentración, percepción, razonamiento lógico, orientación espacial, creatividad, imaginación...) como a nivel personal (responsabilidad, control, tenacidad, análisis, planificación, autonomía, discusión, control, tenacidad...) avala su importancia en los sistemas educativos de muchos países del mundo.

El ajedrez es un juego de razonamiento, porque es necesario pensar antes de realizar cada jugada. Además es un juego sencillo, que no es exclusivo para gente inteligente ya que con dedicación, práctica y mucha afición se puede llegar a ser un buen jugador, siendo un juego de gran aceptación popular.

Considerado como el juego ciencia por muchos expertos, en su enseñanza resalta la figura de un docente de matemáticas que con su paciencia, entrega y dedicación ha logrado que muchos jóvenes tengan un gusto por aprender esta disciplina. Es el caso del maestro Silvestre Chan, docente de la escuela secundaria estatal No. 38 “Serapio Rendón” ubicada en el sur de la ciudad de Mérida. Cuenta con 32 años de servicio en la docencia y lleva un poco más de 5 años brindando apoyo en la enseñanza del ajedrez a estudiantes que han logrado competir en eventos locales logrando sobresalir de manera satisfactoria.

En entrevista realizada al maestro Chan, éste manifiesta que el contacto con el ajedrez se debió a la motivación de algunos alumnos de la secundaria donde trabaja, ya que mientras él los entrenaba para la olimpiada de las matemáticas, ellos le decían: “maestro por qué no aprende a jugar ajedrez”. Esto se dio hace aproximadamente 12 años. Con gran orgullo manifiesta el maestro Silvestre que uno de los que le enseñaron, el joven Gonzalo Navarrete, ha logrado ser 6 veces campeón estatal. Después de un período prolongado de tiempo y por invitación del Prof. Pedro Borges, docente de educación física de la misma escuela, decide enseñar a sus alumnos este deporte ciencia, con el propósito de integrar un equipo que representara a la Escuela para participar en torneos escolares.

Debido a que el proceso de enseñanza siempre se le ha dado con facilidad al maestro Silvestre, se considera mejor elemento como entrenador que como jugador. Muestra de ello es que en el año 2014 conforma una representación escolar y compiten a nivel estatal, logrando obtener el primer lugar, lo que les dio el derecho de asistir al estado de Nayarit, en su etapa nacional, donde 22 estados estaban representados, donde ocupan el 5º. lugar como escuela pública. En ese mismo certamen un integrante de la delegación yucateca, el joven Jorge Moguel ocupó el 4º. lugar individual, premios muy significativos a pesar de ser la primera experiencia. A nivel local ha logrado obtener con los equipos que prepara distinciones varias entre los primeros lugares en certámenes municipales.

El maestro Silvestre admite que disfruta mucho el ver cómo los jóvenes aprender a jugar e indica que a pesar de demostrar talento para el juego, pone como condiciones para pertenecer a la selección que él entrena los siguientes requisitos: demostrar buena conducta, respeto hacia sus padres y cumplimiento con los deberes escolares, es decir que no estén reprobando asignaturas.

Un aspecto que cuida demasiado en su labor de enseñanza del ajedrez radica al indicar a sus pupilos que cuando hay entrenamiento y coincide con exámenes o demasiada tarea, lo primero es la actividad escolar. Esta condición es bien aceptada por los estudiantes, debido a que se les ha inculcado el valor de la disciplina, lo que le ha dado satisfacciones académicas pues ningún alumno que pertenece al club ha reprobado.

A pesar de ser un docente de tiempo completo en la secundaria, al entrenamiento le dedica dos días a la semana, los martes y los jueves, con una duración de dos horas por día por las tardes, contando para ello con facilidades brindadas por los directivos al ofrecerles las instalaciones de la Escuela. Cuenta con un curso acreditado como entrenador emitido por la Federación Internacional de Ajedrez. Posee

conocimientos sobre el arbitraje del ajedrez debido a un curso que no logró terminar. Ha transmitido la enseñanza de este juego a 25 jóvenes aproximadamente.

Actualmente está realizando los trámites correspondientes al registro del club, cuyo nombre será “Serapio Rendón”, ante la Asociación de Ajedrez del Estado de Yucatán, cuyos integrantes son 4 por equipo y uno individual.

La perspectiva que el maestro Silvestre tiene respecto al ajedrez es seguir enseñando a jóvenes de la escuela para formar un club en el sur de la ciudad, quizás más adelante aceptar a jóvenes de la comunidad, con ello cumpliría la función de la escuela como vínculo con la comunidad. Una satisfacción personal que ha logrado es descubrir que algunos alumnos se inscriben a su secundaria por el solo hecho de saber que se enseña ajedrez.

El maestro Silvestre opina que aprender a jugar ajedrez tiene varias ventajas: enseña a tener concentración, desarrolla paciencia, desarrolla la capacidad de toma de decisiones en tiempos muy cortos, la creatividad y sobre todo la humildad, para saber reconocer las veces que se pierde, inculcando que siempre se debe respetar al rival. Asimismo resalta la cooperación de los padres de familia que le brindan para el logro de este objetivo. Puntualiza diciendo: “en el ajedrez se aprende más de una derrota, que de cien victorias”. Termina la charla agradeciendo a los directivos que le han dado las facilidades para realizar esta actividad, la cual realiza con la única intención de apoyar el desarrollo integral de los estudiantes.

Sirva esta nota como un reconocimiento público a tan noble labor que realiza el maestro Silvestre Chan. Enhorabuena y felicidades por los logros alcanzados.

****

Acerca del autor

Miguel Antonio Sánchez Cruz es Doctor en Educación. Maestro en Psicología y Orientación Vocacional. Es inspector de educación secundarias estatales. Coordinador de la Mesa Técnica de Secundarias en la SEGEY. Cuenta con 36 años de servicio. Es docente a nivel posgrado (maestría) de la Escuela Normal Superior de Yucatan.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios