21 de Junio de 2018

Opinión

El Cincuate

Rodolfo Cordero López escribió que el núcleo familiar es la principal fuente...

Compartir en Facebook El CincuateCompartir en Twiiter El Cincuate

Rodolfo Cordero López escribió que el núcleo familiar es la principal fuente de los mitos. El relato que ahora se presenta fue obtenido entre hogares del barrio de Caltongo, Xochimilco. Ignacio diariamente salía de su casa muy temprano, pues trabajaba como peón. Su esposa siempre lo apuraba, para darle su desayuno y se fuera. Esto empezó a preocupar al hombre.

“Nacho” platicó su inquietud a unos amigos y éstos le aconsejaron que la espiara. Un día salió como de costumbre, pero regresó poco después. Sin embargo, no vio llegar a nadie y tampoco su mujer salió. Intrigado, se metió a su hogar sin hacer ruido. El hombre quedó asombrado al ver a su esposa en la cama, bocarriba y con los pechos desnudos, mientras una serpiente grande y gruesa, posada sobre ella, le chupaba un seno ¡Era el Cincuate!, tal como se lo habían contado sus mayores.

Dicha serpiente, de escamas amarillas y negras, al mismo tiempo que chupaba los pechos de la mujer, metía su cola en la boca del bebé para distraerlo, pues supuestamente la señora lo estaba alimentando.

De inmediato, Ignacio bajó al animal al suelo y lo mató a palos. Su mujer se llevó el susto de su vida al despertar. Luego buscaron el nido del Cincuate y lo hallaron en el tronco de un árbol. Allí estaban todas las alhajas que Ignacio había regalado a su esposa.

Se dice que estos reptiles, si son machos, echan un vaho que duerme a las mujeres cuando tienen hijos lactantes, para chuparles la leche y robarles sus pertenencias. Si es hembra, entonces silba a los hombres para atraerlos. Se esconden en los montes cercanos y para ahuyentarlos se deben quemar cuernos de toro o venas de chiles.

Los cincuates, aunque no tienen veneno, son muy peligrosos, porque si logran atrapar a una persona pueden desprenderle un brazo o ahorcarla. Dicen que estos míticos reptiles se arrastran sobre los surcos de las milpas, buscan el calor de los corrales y de los petates tibios. Los cincuates viven en Xochimilco y se sabe que también en todo México.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios