19 de Enero de 2018

Yucatán

El fraude de la Virgen que 'llora' en Chicxulub Pueblo

Lo que al principio pareció ser un caso verídico de una imagen que derramaba lágrimas, se convirtió en negocio particular.

La Virgen que al principio lloraba lágrimas, después fue puro negocio porque fueron miles de personas las que acudieron a venerarla. (Jorge Moreno/SIPSE)
La Virgen que al principio lloraba lágrimas, después fue puro negocio porque fueron miles de personas las que acudieron a venerarla. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook El fraude de la Virgen que 'llora' en Chicxulub PuebloCompartir en Twiiter El fraude de la Virgen que 'llora' en Chicxulub Pueblo

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Antonia Solís Manzano pidió la semana pasada que habláramos sobre el caso de la Virgen de Chicxulub Pueblo, la cual derramba lágrimas, ya que se enteró que fue una farsa y que la dueña lo hizo sólo por negocio.

Se trata de una joven yucateca que se dedicó a lucrar con la imagen de la Virgen de Guadalupe, recibiendo 'donativos' y 'limosnas', realizó giras y recorridos por todo el sureste del país a cambio de dinero. De ser una humilde empleada doméstica, se convirtió en su propia jefa, dejó de trabajar y bueno… tuvo un ascenso en lo económico que cualquier empresario envidiaría, pues sin invertir nada el dinero le llegaba así nada más:

Hay que aclarar que el caso de la virgen fue un caso real, al menos al principio… Todo inició el 29 de enero del 2008, cuando medios de comunicación locales informaron que una imagen de la Virgen de Guadalupe, propiedad de Míldred May Canul, había llorado lágrimas de verdad.

Lo interesante del caso fue que cuando acudimos a ver el caso lloró… y cuando regresamos a los tres días continuaba llorando (al menos 2 o 3 veces por día).

El caso fue que por 55 días consecutivos esa imagen religiosa lagrimó… me consta porque estuve en al menos 30 de esos días haciendo estudios, acudiendo en días y horas al azar en busca de la verdad… o del fraude.

Personas en autos lujosos llegaban y daban donativos hasta de mil pesos por ese milagro. La dueña de la imagen decía que recibía el dinero porque construiría una capilla (lógicamente, nunca se hizo), me tocó ver a personas que daban 300 pesos, 200 pesos, 100 pesos, y ni se imagina cuánta gente aportaba cantidades módicas que si se suman dan cantidades importantes.

A una de las misas realizadas en el amplio patio de esa casa fueron más de mil personas… y ahí me di cuenta que la aportación de donativos era poco menos que obligatoria… ahí comenzaron mis sospechas.

En busca de "buena limosna"

Cuando llevaban a la virgen a diversos municipios (invitada por fervientes católicos que prestaban su casa para recibirla) llegó un momento en que May Canul decía a sus colabores cercanos “¿pero ese pueblo será grande? ¿sí dará buenas limosnas la gente? o bien, cuando en algún lugar, por algún motivo consideraba que hubo poca recaudación de dinero decía: “a ese pueblo ya no regresamos, son piojos porque no dan dinero”.

Pero, más allá de la ambición de esta persona, casi un año después (hasta ese momento ella aseguraba que la imagen seguía llorando a diario y ya hasta vendía algodoncitos húmedos) descubrí que en realidad era agua potable el llanto de los últimos meses… o agua purificada… dependiendo de lo que tuviera a mano. Esto lo descubrí tras hacer un análisis químico a los algodones.

Para no hacerles larga la historia, resulta que cuando Mildred descubrió que su virgen ya no lloraba, pues no quería que se le acabara el negocio y...

Cálculos discretos reportan que en un año se embolsó aproximadamente 200 mil pesos (sí, doscientos mil pesos) en limosnas y donativos.

La denunciaron algunas personas que le dieron fuertes sumas de dinero, pero como nunca dio comprobante (recordemos que la gente hacía sus donativos de buena fe, sin pedir recibos) no procedió legalmente el asunto y nunca se le pudo encarcelar ni hacerle devolver el dinero.

Con esta nota no estoy diciendo que no crean ni veneren a la Virgen de Guadalupe, sino que estén pendientes a la hora de hacer donativos a personas particulares, o mejor, de plano ni los den, ya que tampoco es una obligación.

Una vecina de la susodicha en una ocasión comentó: "Sin duda a Mildred le cumplió su milagro la virgen: ganó mucho dinero sin trabajar...".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios