23 de Septiembre de 2018

Yucatán

250 almas en una cantina

Se respiró el mismo ambiente que suele haber en las cantinas donde ricos, pobres, cultos e iletrados convivieron en un mismo espacio.

En la presentación del libro “Anécdotas de las Cantinas de Mérida; para que amarre”. De izquierda a derecha, José Juan Cervera; Roldán Peniche; Sergio Grosjean (el autor); Espectrín Gómez (¡fuera con Cultura!), y Renán Góngora y su muñeco Ringo. (SIPSE)
En la presentación del libro “Anécdotas de las Cantinas de Mérida; para que amarre”. De izquierda a derecha, José Juan Cervera; Roldán Peniche; Sergio Grosjean (el autor); Espectrín Gómez (¡fuera con Cultura!), y Renán Góngora y su muñeco Ringo. (SIPSE)
Compartir en Facebook 250 almas en una cantinaCompartir en Twiiter 250 almas en una cantina

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Escribir un libro no es asunto sencillo, pero imprimirlo no sólo resulta difícil sino más bien titánico ya que esto representa una inversión económica de notable envergadura a la que pocos tienen acceso. 

El sábado tuvimos el honor de presentar ante un simpático y nutrido grupo de viejos y nuevos amigos el libro “Anécdotas de las Cantinas de Mérida; para que amarre”, evento que curiosamente se desarrolló en el interior de una cantina.

Sin duda, esta obra se cristalizó gracias a la colaboración de un sinnúmero de personas que contribuyeron con sus relatos y datos nunca antes plasmados, mismos que divagaban por su mente y espíritu. Y eso es algo que realmente aprecio y es digno de escribir. 

De la misma forma, este proyecto hubiera sido muy difícil realizar sin el invaluable apoyo económico de la Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma, así como la cantina El Marinero, el restaurante familiar El Tucho; los bares El Poniente, Campeche, Pico de Orizaba, Real 70 y Morgan´s, además de Casa Catorce –lugares, donde por cierto, se podrá adquirir el impreso-. 

Agradezco también a todos los asistentes que le dieron vida y sazón a esa maravillosa tarde-noche de conmemoración inolvidable, así como a nuestros magníficos presentadores que fueron los escritores y maestros Roldán Peniche y José Juan Cervera, a nuestro colega de las artes libatorias y periodista Luis Boffil, así como a nuestro también amigo, colega, versado médico y cronista Renán Góngora, acompañado de su muñeco Ringo, quien por cierto hizo transpirar a las damas que se encontraban en el sitio con sus simpáticas voladas.

No cabe duda que este acontecimiento es motivo de apuntarlo en el siguiente libro de la serie, ya que el simple hecho de presentar un libro en el interior de un abrevadero y rodeado de alrededor de 250 personas resulta la cara inversa de la opinión que algunos contemplan en referencia a estos emblemáticos lugares.

Miles de lazos

Algo que me encantó observar es que se respiró el mismo ambiente que suele haber en las cantinas donde ricos, pobres, cultos e iletrados convivieron en un mismo espacio de camaradería y alegría. Eso es una muestra más que en las cantinas lo que más reina es la familiaridad, ya que conjuntar tantas almas en un espacio donde existen las bebidas espirituosas y el resultado sea la creación de nuevos lazos de unión como sucedió el sábado es digno de seguir mencionándolo. 

A las cantinas simplemente se les ha satanizado ya que como decía el poeta Facundo Cabral: “Una bomba hace más ruido que un millón de abrazos” podría aplicarse a estos sitios, ya que por cada golpe existen miles y miles de lazos fraternales. 

Este nuevo libro “Anécdotas de las Cantinas de Mérida; para que amarre” es una obra de carácter histórico-antropológico que relata, tal y como su nombre lo indica, anécdotas que se han guisado alrededor de las cantinas y del arte culinario y esta gracia, unida al humor con el que algunos colegas amenizan el placentero pasatiempo de beber, enmarcan hazañas y ocurrencias dignas de plasmar.

Hombres y mujeres ajenos a este ambiente que me han preguntado qué es lo que sucede en las cantinas y qué es lo que motiva a asistir a ellas, me orilló a  adentrarme más a este mundo e intentar revelar su emblemática sazón. ¡Ojo señoras! ¿Quieren saber qué hacen sus maridos en las cantinas? Simplemente lean el libro y lo sabrán. Además, el trabajo contiene un censo de las cantinas de Mérida a través de su historia, y complementado con viñetas y fotografías procedentes desde el siglo XIX hasta la actualidad. 

También apuntamos las que actualmente existen, señalando su nombre y dirección con la intensión de facilitarle al lector su ubicación. Así que ya lo sabe, si quiere diseñar una ruta para conocer varias cantinas en este libro está la solución. 

Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios