14 de Noviembre de 2018

Yucatán

El Ilustrador: Cholul deforesta y Homún reforesta

Dos caras de la moneda en comunidades yucatecas, una cerca de Mérida y otra en un entorno más ecológico.

El crecimiento de Cholul ha sido tan grande, en tan corto tiempo, que ha perdido muchas áreas verdes. (Archivo SIPSE)
El crecimiento de Cholul ha sido tan grande, en tan corto tiempo, que ha perdido muchas áreas verdes. (Archivo SIPSE)
Compartir en Facebook El Ilustrador: Cholul deforesta y Homún reforestaCompartir en Twiiter El Ilustrador: Cholul deforesta y Homún reforesta

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El poblado de Cholul ha sido irrumpido en los últimos años por multitud de diversa raza y credo, y esta situación está estimulando un desbalance cultural y ecológico. El término cultura corresponde al conjunto de modos de vida, costumbres y conocimientos en el que se expresa la vida tradicional de un pueblo.

Decía Pafrini que la cultura es un concepto absolutamente relativo, y culto es el que tiene aquello que necesita para su propia vida y el sobrante es perjudicial. Aclarado este punto, viajaremos al poblado Cholul, que hoy, más que ser una población cercana a la ciudad capital, forma parte de Mérida

Hasta hace algunas décadas, trasladarse a Cholul simbolizaba un viaje. Recuerdo que en compañía de mi familia íbamos algunos domingos a comprar plantas al vivero del canadiense. 

Este exitoso negocio fue creado por un inmigrante de Canadá, y hoy el veterano propietario ha tomado la decisión de vender las casi 2 hectáreas del bosque en el que se ha convertido su terreno. Por desgracia, todo parece indicar que esa propiedad está sentenciada a transformase de lo que es ahora -una maravillosa área frondosa en donde viven cientos de aves que todos los días buscan refugio y alimento-, en un lastimoso bloque de concreto; a menos que aparezca un político visionario y con talento negociador, es decir, no un político del enorme montón. A mi juicio resulta un poco difícil, y ya el tiempo nos dirá. 

Ojalá y don William, quién por cierto, tiene todo el derecho del mundo venderle su predio a quien se le pegue la gana pues es suyo y lo ha trabajado con honestidad, reconsidere su decisión, y aplique la misma visión creativa que tuvo hace medio siglo, ya que sería muy triste para los yucatecos y seguramente para él, que esa maravilla se evapore.

Casi secuestrada

Pero, sin alejarnos de Cholul ni del tema de cultura y culto, de manera similar a don William quien llegó hace 50 años a Choul, mucha gente ha ido a residir allá, y hoy está prácticamente secuestrada. Y digo la palabra secuestrada porque muchas de las personas que ahora radican en el poblado, sobre todo la ajena a nuestras costumbres, creen que la población va a cambiar su mentalidad porque ellos allá anclaron. Señoras y señores ¡ubíquense! ustedes son los invasores y deben integrarse a las costumbres. 

Imagínense que Cholul, luego de ser un pueblo en el que la gente ha vivido a base de un crecimiento moderado durante siglos y conservando sus tradiciones, súbitamente se vean atiborrados de coches y gente con acento extraño y que se queja hasta de su sombra. Nos contaba el buen maestro albañil Jaruco, que en su pueblo, durante los gremios, las personas arrojan voladores tal y como lo han hecho durante generaciones, y fuereños quieren que esa tradición no continúe porque sus perros se asustan. Y ante esto, me da la impresión que quieren aplicar a conveniencia la reflexión de Pafrini, ya que cavilan que el sobrante es perjudicial, y como no es parte de su cultura las costumbres de este pueblo, piensan que es pernicioso y hay que eliminarla.

Quiero exhortar a estas personas que han llegado a que respeten la cultura y enriquézcanla respetandola, ya bastante daño hicieron deforestando para construir, y si no les parece, simplemente vayan a vivir al sitio que les acomode, pues no tienen ningún derecho a quejarse, sino más bien tienen derecho a integrarse, y muchos fuereños lo hacen de manera ejemplar.

Finalmente, y cambiando de coordenadas, quiero agradecerle a los empleados del grupo financiero Ve por más, a su director regional Roberto Verástegui; al H. Ayuntamiento de Homún liderado por el alcalde José Alejandro Pech Pat y a los pobladores del mismo municipio; al titular de Seduma, Eduardo Bartllori y a José Ruiz, Mario López y Manuel Bojórquez, investigadores de la misma secretaría; así como a amigos como Gaby Aragón, José Palacios y René Flores por haberse integrado al equipo citado que colaboró en el operativo de reforestación de la laguna de Yalahau a iniciativa del Banco. 

Este es un excelente ejemplo de como la sociedad civil y diferentes niveles de gobierno pueden unir esfuerzos en beneficio de nuestro entorno ecológico, y ojalá otras empresas, secretarías y alcaldías imiten el modelo, ya que como decía San Agustín: la naturaleza no podrá decirse plena ni perfectamente feliz si no alcanza su demanda.

Mi correo es [email protected] y [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios