12 de Noviembre de 2018

Yucatán

El Ilustrador: Cenotes, vialidad y corrupción

Trabajando en equipo comunidad y autoridades de Dzityá, Movimiento Ecológico Ciudadano, Ayuntamiento y voluntarios, se rescató el cenote Chen Ha.

Este cenote, después de ser limpiado, quedó hermoso. Ahora sí, todos a disfrutar de sus aguas, pero sin aventar basura, por favor. (Sergio Grosjean/SIPSE)
Este cenote, después de ser limpiado, quedó hermoso. Ahora sí, todos a disfrutar de sus aguas, pero sin aventar basura, por favor. (Sergio Grosjean/SIPSE)
Compartir en Facebook El Ilustrador: Cenotes, vialidad y corrupciónCompartir en Twiiter El Ilustrador: Cenotes, vialidad y corrupción

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El domingo tuvimos la oportunidad de asistir a un evento realizado en el cenote de Chen Ha,  que fue organizado por Eduardo Conde Valdez, presidente del Movimiento Ecológico Ciudadano, quien con el apoyo  de las autoridades de la comisaría de Dzityá dieron la bienvenida a las personas que ayudaron a reforestar el centro del poblado, así como agradecerle a los individuos que contribuyeron en el rescate del cenote.

Gusto nos dio observar las condiciones actuales del sitio, ya que durante años   realizamos diversas denuncias con nulos resultados, ya que a causa de los desechos que vertía una granja de cerdos, ubicada a un costado de la formación, el sitio se encontraba completamente devastado. Aunado a ello y, aprovechando el relajito, ya mucha gente depositaba basura de diversa índole; era tal grado de contaminación que hasta los zopilotes morían. Si no me cree, les invito a visitar este sitio (www.youtube.com/watch?v=hzcq474I6lg), ya que allá tenemos una cápsula periodística que produjimos hace poco más de dos años. 

Esta situación es una prueba contundente que la coordinación de las ONG con autoridades ejidales, municipales, estatales y federales sí se puede, y los resultados están a la vista. Ojalá y los ejidatarios continúen cuidando el sitio, ya que este cenote puede ser un importante atractivo de la comunidad, independientemente que es un tesoro natural que debemos preservar.

Nuevamente felicitamos a Eduardo Conde, al comisario municipal Emir Catzín, al comisario ejidal, a la Seduma, al Ayuntamiento de Mérida (nota de la redacción, no del autor de este artículo: pero no al regidor priísta Enrique Alfaro Manzanilla, pura lengua, ya que él prometió ayudar en el rescate del cenote y sólo hizo bulla), al Cinvestav Mérida y a todos los pobladores que apoyaron con su esfuerzo el saneamiento de este bello sitio natural.

Cero tolerancia a cafres del volante

En tema aparte, el viernes pasado frente al parque del Centenario, sobre la avenida  Itzaes, un cafre del volante manejaba una ambulancia a más de 75 kmh (en una zona de 30 kmh) atropelló a una señora de 85 años, causándole heridas de gravedad que la tienen al filo entre la vida y la muerte. Como nos asegura el experto René Flores Ayora, por desgracia, la modernización de esta avenida desencadenará más muertos si no se toman medidas de tolerancia cero en lo que respecta a la velocidad que los automovilistas violan todos los días y a todas horas. 

En el tramo de la avenida Itzaes, entre la  avenida Jacinto Canek (59-A) y la calle 59 se deben instalar de manera inmediata semáforos peatonales. Y por ello nos preguntamos: ¿qué cuesta más, un semáforo peatonal o una vida? Las incongruencias están a la orden del día, ya que parece que las autoridades regatean por unos pesos la instalación de dichos semáforos que pueden salvar muchas vidas.

También es necesario pintar los pasos peatonales, así como colocar el señalamiento vertical de cruce peatonal y el límite de velocidad de 30 km/h ¿Y por qué no?, radares de velocidad para sancionar a quienes violen las normas.

Una vez más lo diremos: es necesario separar la seguridad pública (policía y delincuentes) de la seguridad vial. Son dos temas distintos pero relacionados entre sí. 

Uno es apresar ladrones y el otro es una ingeniería vial que tome acciones eficaces y probadas que salvaguarde la integridad de las personas vulnerables como son los peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.

La semana entrante hablaremos de la historia de la energía eléctrica en Yucatán. 

Y por cierto, hablando de delincuentes y energía, si alguien conoce a Sergio Monroy Sauri, dígale que la semana entrante será parte protagónica de la nota ya que él, como ex empleado de la CFE, fue despedido hace algunos años por conducta “non grata”. Y sería bueno que lo lea ya que hablaremos de corrupción y robo que él conoce a la perfección y de casos como el suyo. ¡Por los condones de René y las tangas piteadas de Monroy! 

Mi correo es [email protected] y Twitter: @sergiogrosjean.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios