17 de Julio de 2018

Yucatán

Entre la gasolinera y el paso a desnivel

En Mérida la red vial está obsoleta; en algunos casos brillan por su ausencia señalamientos horizontales y verticales.

Son tres años del paso deprimido, con todos los problemas que conlleva. (Archivo SIPSE)
Son tres años del paso deprimido, con todos los problemas que conlleva. (Archivo SIPSE)
Compartir en Facebook Entre la gasolinera y el paso a desnivelCompartir en Twiiter Entre la gasolinera y el paso a desnivel

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La semana pasada citamos que durante las últimas décadas el sistema vial estatal se ha transformado debido al constante crecimiento poblacional, pero por desgracia las autoridades no han estado a la altura de este incremento y esto lo vemos reflejado en nuestras obsoletas vialidades. Como ejemplo podemos citar carreteras que el monte ha devorado por falta de mantenimiento o la carencia de un señalamiento reflejante mínimo en grado de ingeniería. 

El 85% de la red vial de Mérida adolece del señalamiento horizontal (pasos peatonales, delimitación de carriles, raya de parada y flechas direccionales), así como del señalamiento vertical (señal de alto, reflejante, la flecha de la dirección entre otros). Aunado a ello, es triste observar que hasta ahora las señalizaciones son artesanales, pues los profesionales no han visto la luz.

Entrados en materia vial, hace tres años la entonces alcaldesa Angélica Araujo Lara (que por cierto comandó la administración más desastrosa que recuerden miles de meridanos), dispuso injertar en la colonia México un paso inferior con la supuesta intención de agilizar el flujo vehicular en la zona, pero cientos de personas que habitamos en el rumbo y colonias colindantes estuvimos en desacuerdo ya que consideramos que significaba un dispendio, pues era evidente que no agilizaría el tráfico. 

Por alguna oscura razón y obstinada en sus planes, la Alcaldesa prosiguió con el proyecto sin importarle la opinión de los ciudadanos y, “casualmente”, en el preciso momento que urgía iniciar los trabajos de perforación arribó al sitio una caterva de barbajanes de ambos sexos que apalearon sin piedad a jóvenes, ancianos, hombres y mujeres que se oponían a sus funestos planes.

“Angie” logró su cometido, pero esa tribulación le costó la candidatura a la gubernatura, aunque le otorgaron como “premio de consolación” la Senaduría que actualmente disfruta. 

Profecía cumplida

Hoy, a tres años de distancia, seguimos comprobando que teníamos razón, pues sin duda, el tráfico se ha agudizado, especialmente para los que transitan hacia y por Circuito Colonias.

El 4 de julio no debemos olvidarlo y es por ello que Poder Ciudadano y Colectivo 4 de Julio, en conjunto con otras organizaciones civiles, realizaron un foro en el que se analizó además de la golpiza de la Glorieta y de la impunidad que hasta ahora gozan los golpeadores, otros asuntos relacionados con la corrupción y la falta de transparencia, y los felicitamos ya que todos debemos sacudirnos la apatía y cuestionar el proceder de los funcionarios públicos, tal y como lo hizo la nutrida asistencia el pasado 4 de julio.

El gobernador Rolando Zapata y alcalde Renán Barrera prometieron durante su campaña que no habría impunidad ni “borrón y cuenta nueva”, pero no vemos claro ni para el pinto ni el colorado. Es increíble que los golpeadores sigan sueltos como si nada hubiera sucedido y solo hayan detenido a un par de mentecatos algunos instantes para maquillar el asunto y curarse en salud.

Igualmente no deja de sorprendernos que un grupito de empleados de la ilegal gasolinera de la colonia México que ayudados por una partida de gamberros, contratados por el dueño, hayan despachado a policías municipales que coadyuvaban a los inspectores que pretendían ejecutar la clausura que nunca se logró.

Insisto: no es posible que esa gasolinera siga operando sin los permisos correspondientes a pesar que toda la colonia está en contra de este ilegal sitio. Allá están ahora los candidatos hablando por teléfono, enviando mensajes, remitiendo cartas y tratando de convencernos que son el cambio, olvidándose que algunos desvergonzados no nos escucharon cuando se les invitó a conversar por el asunto de la gasolinera. Ya vendrán, tendrán que venir y ya los esperaremos.

Mi correo es [email protected] y twitter: @sergiogrosjean

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios