23 de Febrero de 2018

Yucatán

Las esquinas de Mérida (14)

La gente se guiaba por referencias, ya sea por la tienda de la esquina o por casa de 'fulatino de tal'.

Mérida ha tenido tres nomenclaturas oficiales a lo largo de su historia: la primera en tiempos del emperador Maximiliano de Habsburgo. (Sergio Grosjean/SIPSE)
Mérida ha tenido tres nomenclaturas oficiales a lo largo de su historia: la primera en tiempos del emperador Maximiliano de Habsburgo. (Sergio Grosjean/SIPSE)
Compartir en Facebook Las esquinas de Mérida (14)Compartir en Twiiter Las esquinas de Mérida (14)

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Continuando con los relatos de nuestra serie “Mérida, pasado y presente”, nos abocaremos en esta ocasión a las esquinas de Mérida. A lo largo de la historia, nuestra ciudad ha tenido tres nomenclaturas oficiales: la primera se implantó en tiempos del segundo imperio (1864-1867) siendo Comisario Imperial, José Salazar Ilarregui, y quien por cierto ordenó realizar el primer plano exacto de la ciudad, mismo que fue plasmado en una placa de piedra que por fortuna se conserva  en el Museo de la Ciudad. El eje central eran los cruzamientos de las calles 60 con 61. 

Las calles paralelas a la 60 eran citadas 1-A, 2-A y 3-A, secundadas con la referencia ya sea norte o sur; y de la misma manera las paralelas a la 61 eran auxiliadas con la referencia oriente o poniente, según su ubicación. 

En 1877 se implanta un nuevo sistema que daba nombres de personajes ilustres a las calles de la ciudad, pero éste tampoco se perpetúa ya que, finalmente, la tercera nomenclatura –con vigencia- entra en vigor en 1895. Pero antes que esto sucediera la gente se guiaba por referencias, ya sea por la tienda de la esquina o por casa de “fulatino de tal”, y es por ello que para un visitante resultaba un reto y en ocasiones una verdadera pesadilla encontrar una ubicación.

Sin duda, la tradición de darle nombre a las esquinas data de tiempos muy lejanos y con el transcurrir de los años se generalizó su uso. Hoy, a pesar que tenemos un buen sistema y en desuso el uso generalizado de los nombres de las esquinas, muchos meridanos continúan referenciándose por los nombres de las esquinas. 

Nombres maravillosos

Honrado me siento que nuestro apreciado y admirado lector, Don Carlos Espinoza Rivero, tuvo la delicadeza de obsequiarnos a los meridanos un poema que plasma con su puño y letra para rememorar esos maravillosos nombres de las esquinas meridanas:

“Le voy a referir lo que pasó por causa del EL CHOMAC y EL ELEFANTE, porque vieron a EL CHIVO muy triunfante tocando a perfección en EL VIOLÍN, LA VIEJA obertura EL AGUACATE que le enseñó a tocar EL ZOPILOTE, y que ni él mismo maestro EL TECOLOTE había podido soplar en EL CLARÍN.

Había entre ellos unos que decían que había otros más diestros para usar el instrumento, y como en todo juega EL PENSAMIENTO, acordaron comprobarlo de una vez. 

Para llevar al cabo aquella prueba invitaron a varios animales, y reuniéndose en junta en LOS PORTALES de una casa no lejos de EL CIPRÉS, entre otros se vio a LOS DOS CAMELLOS, al CHACMOOL, a EL HUECH, a EL LORO, a EL CHUPAFLOR, a EL HORMIGÓN DE ORO, a LOS DOS TOROS, a EL SAPO, y a ELCHIMÉS. Otro grupo formaban LA CALANDRIA, EL CHUY, EL PATO, EL TORO, EL GATO Hablando del asunto y cada cual se negaba a tomar parte en aquel concurso diciendo en coro que era una gran farsa, pero al fin convencidos por LA GARZA resolvieron entrar en el local.

Ya pasada la lista de presencia y abierta la sesión por EL CANARIO nombrado de antemano secretario, aquel concurso extraño fue presidido en reunión con EL MORO MUZA. Y como ser natural, LOS DOS SOLDADOS cuidaban en la puerta que no entren LOS MALVADOS que jamás obran con LA BUENA FE; LA GOLONDRINA ejecutó en LA LIRA una gran danza muy bonita  llamada LA ESPERANZA escrita en CUIDAD JUÁREZ por el X-KAU, terminando su actuación con el TORO AGACHADO y luego LA PALOMA. 

Y por eso se indignaron los demás a grado tal que LOS TRES ALACRANES al ver ya fracasados sus afanes protestaron chillando hasta nomás, y LOS TRES PÁJAROS; TRÍO YUCATECO que se hallaba en los altos de LA PALMA en los momentos de perder la calma lanzaron su chillido musical. 

LA NEGRITA que entraba con sus frutas que comprara en  EL IRIS, la prendieron, le quitaron sus frutas y llovieron EL COCOYOL, EL ZAPOTE, EL TAUCH, EL MANGO, LA PIÑA y EL PIXOY. Aquello parecía EL BOMBARDEO o LA GUERRA DE ESPAÑA, o la del 5 DE MAYO con LA GUERRERA, pues hasta LA TUCHA perdió su cola en LA GRAN LUCHA sin saber que animal se la arrancó, y rápido tal si fuera EL RAYO, LA GRULLA, en EL ESCAPE fue EL CHUKUN. 

Llegaron en un autobús muy grande todos médicos de LA CRUZ ROJA procediendo enseguida a la recoja de heridos que pedían su curación. Murió LA JARDINERA de la casa y pereció también LA TORTOLITA de un golpe que le dio LA GUAYABITA que EL TEPEZCUINTLE con furor lanzó LA BOLITA.

Se armó y creció EL REBUMBIO, EL CONEJO ya herido de la frente corriendo a refugiarse fue a LA SOMBRA del almendro que ya casi no se nombra, diciendo con ansia a los demás compañeros que es bonito pelear por LA VICTORIA, y es hermoso también hallar LA GLORIA, EL PORVENIR, LA PROSPERIDAD para la historia, si la ambición es noble nada más. Camaradas mirad mi triste suerte por aspirar a EL TRIUNFO. 

En esta fiesta LA BERENJENA me rompió la testa y ahora venga LA OLIVA de LA PAZ”. 

Mi correo es [email protected]; Twitter: @sergiogrosjean.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios