22 de Octubre de 2018

Yucatán

La portada del Ayuntamiento de Mérida

La preciosa portada de piedra con que cuenta el acceso principal del edificio del Ayuntamiento meridano le fue incrustada en 1949.

El acceso principal del edificio del Ayuntamiento de Mérida ha sufrido diversas adecuaciones desde hace muchas décadas. (Milenio Novedades)
El acceso principal del edificio del Ayuntamiento de Mérida ha sufrido diversas adecuaciones desde hace muchas décadas. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook La portada del Ayuntamiento de MéridaCompartir en Twiiter La portada del Ayuntamiento de Mérida

Sergio Grosjean/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El edificio del ayuntamiento de Mérida se construyó en el siglo XVIII, y a lo largo de las décadas se le fueron realizando diversas adecuaciones que van desde la construcción de más piezas, hasta la manufacturación del torre que porta el reloj.  Una de estas tantas modificaciones que han pasado un poco inadvertidas es la transformación de su acceso principal, que hoy es ornamentado por una preciosa portada de piedra  que le fue incrustada en el año de 1949.

De acuerdo al ilustre desaparecido cronista de la ciudad Renán Irigoyen, la pieza pertenecía a la casa de la familia Juanes Domínguez, ubicada en la calle 58 con 63 y 65 del centro, donde habitó uno de los precursores del tenis en Yucatán  llamado Fernando Juanes.

Nos narra que por razones de dispersión familiar la casa pasó a poder de los menores de edad Leonardo,Armando y Fernando Elías Daguer, cuyos tutores en aquel entonces resolvieron demoler el predio, pero la restricción que impuso el municipio era que se debía conservar la fachada.

Enterado accidentalmente el arqueólogo Manuel Cirerol Sansores  por la gestión que hicieron ante él  en una cafetería   inquilinos del edificio que no querían desocupar,  visitó el lugar, y midió detenidamente el monumental ornamento,   y se le ocurrió que esta podía enjoyarla precaria entrada del palacio municipal. Luego de comparar las  medidas y comprobar que se ajustaba perfectamente al sitio, le realizó  la propuesta al alcalde de Mérida lic.  Vicente ErosaCámara,  a quien le agradó la idea, y por consiguiente gestionó  la donación de la hermosa y pétrea portada para alzar la categoría  del acceso al cabildo meridano. 

Aprobado e iniciado los trabajos para el cambio, numeró cada una de laspiezas para no confundirlas durante el desmantelamiento,  y hubo que contratar   un equipo mecánico  de montones hidráulicos ya que los bloques de piedra  eran sumamente pesados. Es así que se  comenzó a desprender la joya arquitectónica, y todo ello  ante la expectación de numerosos curiosos en la transitada calle 58. Al ir avanzando la faena, arribó al sitio el también ilustre Gonzalo Cámara Zavalacon la intensión de impedir que se continuara, ya que  fungía en aquel entonces como  Inspector de Monumentos  Coloniales de Yucatán. 

Luego de  algunos incidentes   y alegatos sobre la jurisdicción  y evaluación arquitectónica  de la casona, Cirerol Sansores continuó con su atrevida tarea. No le  fue nada sencillo  armar tan meritoria  obra, ya que hubo que perforar el techo para incrustar la portada, y curiosamente fue lo que circunstancialmente  evitó el colapso inesperado  del edificio, ya que se habían  podrido los rollizos  de zapote  que lo sostenían, y como las puntas estaban enterradas en las paredes no se observaba el grave deterioro . La acción se inicio el 7 de febrero  de 1949 y se concluyó el 7 de mayo del mismo año. 

Finalmente, Para completar la misión,  don Manuel tuvo la ocurrencia de colocar  las puertas del ya desmantelado templo conocido como Jesús María,  que en ese momento se encontraba en  demolición con el supuesto objetivo de hacer el teatro de la ciudad. Para rematar la obra de la portada del ayuntamiento el arqueólogo hizo flanquearle  a los costados sendas farolas estilo colonial, tal  como  las usadas en Mérida cuando se alumbraba con aceite. 

Finalmente, nuevamente ofrecemos una recompensa económica y los créditos meritorios a quien nos proporcione alguna foto del desaparecido templo que estuvo ubicado en la calle 59 con 62 y 64, y que hoy ocupa el estacionamiento “Pasos Peña”. 
Posiblemente algún pariente se casó, hizo su primera comunión o fue bautizado en esa desparecida iglesia que fue transformada en templo masón en 1916 por órdenes de Salvador Alvarado, y que años más adelante les fue solicitado a la logia en devolución para concluir con su demolición en 1950. Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios