24 de Septiembre de 2018

Yucatán

El peregrino que llegó a Yucatán hace 20 años

Entre anécdotas y deseos por su pronta canonización, recuerdan en Mérida la visita de Juan Pablo II.

Juan Pablo II se despide de Yucatán al concluir aquella histórica visita en agosto de 1993. (SIPSE/Archivo)
Juan Pablo II se despide de Yucatán al concluir aquella histórica visita en agosto de 1993. (SIPSE/Archivo)
Compartir en Facebook El peregrino que llegó a Yucatán hace 20 añosCompartir en Twiiter El peregrino que llegó a Yucatán hace 20 años

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Entre anécdotas y deseos por la pronta canonización de Juan Pablo II, constructores y sacerdotes de la arquidiócesis de Yucatán recordaron este martes la llegada del Papa viajero en su tercera visita a México, durante agosto de 1993.

Este martes, en el marco de una conferencia de prensa en la que la Arquidiócesis anunció eventos conmemorativos por ese suceso, personajes involucrados en su organización rememoraron cómo se desarrolló la preparación de lo que fue la tercera visita del pontífice polaco a México.

De tal forma, de acuerdo con los involucrados, la preparación de la llegada del hoy beato Juan Pablo II inició dos años antes, para lo cual el III arzobispo de Yucatán, Manuel Castro Ruiz, convocó a un grupo de especialistas encabezado por el arquitecto Manuel Castillo Rendón.

El profesionista, además de construir los altares en Izamal y Mérida, también diseñó parte de la logística de seguridad del Papa.

Preparativos en sigilo

Castillo Rendón recuerda: "Un día don Manuel Castro nos cita en un hotel, lo que nos extrañó pues todas las juntas de trabajo eran en este salón (del Seminario Mayor de Yucatán) o en su oficina particular. Asistimos y de repente vimos que llega personal del Estado mayor, tanto del Vaticano, como de México".

Así, recuerda, en medio del sigilo empezaron los preparativos para la visita papal prevista para octubre de 1992, en la que fueron seleccionados los sitios para las celebraciones litúrgicas en Izamal y Mérida, rutas de acceso, áreas para el descenso de helicópteros, incluso obtuvimos información de temperaturas y pronóstico del tiempo de cinco años antes.

Agregó que aún tiene los manuales, que literalmente "como en la primaria, fueron rayados y se nos hicieron anotaciones de lo que se debería realizar", pero como ya es sabido, muy avanzada la planeación, fue suspendida porque el Papa tuvo que ser sometido a una operación.

"Fue todo un shock para nosotros, porque ya estábamos muy avanzados en la planificación, incluso un año después, cuando se nos confirmó de su llegada, el sitio para la misa en Mérida, que sería en el Parque de Industrias no Contaminantes, al norte de la ciudad, pero se cambió a Xoclán, hoy una populosa zona habitacional del poniente.

Les decían hasta dónde poner un vaso

"En esta ocasión, abundó, se nos envió un manual en italiano de lo que habría en cada sitio, aunque parecía irrisorio hasta donde debería estar ubicado un vaso de agua. La obra inició tres meses antes del 11 de agosto de 1993, con jornadas de trabajo de las 7:00 a las 03:00 horas todos los días.

"Terminamos casi cuarto para la hora y dos semanas antes, el coordinador de viajes papales, Roberto Tucci, su asistente, Alberto Gaspari y el jefe del Estado Mayor Presidencial de México, Domiro García Reyes, supervisaron los trabajos con revisiones exhaustivas de las obras y de toda la información relativa a la visita", añadió.

El día de la visita, abundó, todo salió como lo planeado en Izamal, donde el Papa se reunión con integrantes de las etnias de América-, pero en Mérida entramos en pánico por un aguacero que cayó de manera inusitada.

También dijo que para colmo, una televisora que transmitiría el evento a nivel mundial, para colocar sus cámaras "nos cortó los tensores de la lona que cubría el altar, y por ello se acumuló sobre ella mucha agua. Si la tirábamos al frente o a los lados, caería sobre obispos e invitados especiales".

Castillo Rendón recordó que tras discutir con un general sobre lo que habría de hacerse, solicitó una navaja para cortar la lona, y en su lugar recibió un cuchillo de combate, el cual fue colocado en un asta bandera para que pudiera romper la lona.

"Un elemento del Estado Mayor Presidencial se subió en mis hombros y cortó la lona, sobre nosotros cayeron mínimo unos dos metros cúbicos de agua, pero lo más importante era secar la plataforma con lo que tuviéramos: paños, camisetas, jergas. Afortunadamente, como un milagronada más ocurrió".

Los mangos que impresionaron al Papa

Para el encargado de la parte eclesial de esa visita, el sacerdote Álvaro García Aguilar, una de las anécdotas más curiosas tuvo que ver con una dotación de mangos que le fue obsequiada a Juan Pablo II antes de que el avión papal abandonara tierras yucatecas.

Cuenta que durante el desayuno en casa del empresario Armando Millet, el Papa se impresionó por el tamaño que tenían unos mangos "mangloba" que el anfitrión del convivio cultivaba en su casa, y una vez que los probó, expresó su deseo por poderse llevar algunos, ya que eran muy dulces.

"Así -prosiguió-, cuando todo mundo ya se encontraba en el avión, me pidieron entregara un envoltorio con varios mangos, pero el acceso era difícil porque estaba lleno de francotiradores, así que aprovechándome de un obispo de Chihuahua y con el encargado de la seguridad, pedí permiso para subir y que no me vayan a dar un balazo.

"El Papa, que estaba ya en el área asignada, me miró, y sonrió porque sabía que en el paquete estaban los mangos y en agradecimiento me regaló su rosario, hoy, una reliquia".

A su vez, el arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, entonces arzobispo de Tijuana, destacó como histórica la presencia de Juan Pablo II de manera exclusiva en Yucatán en su tercera visita pastoral al país y destacó que existe confianza en que durante la próxima Pascua, se recuerde la presencia de un santo en Tierras del Mayab.

(Con información de Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios