17 de Octubre de 2018

Yucatán

El saramuyo inhibe el crecimiento de células cancerígenas

La Annona Squamosa es un fruto rico en hierro y sus semillas se utilizan como insecticida.

El saramuyo es un planta habituada a los climas tropicales y es incapaz de sobrevivir a temperaturas bajo cero. (SIPSE)
El saramuyo es un planta habituada a los climas tropicales y es incapaz de sobrevivir a temperaturas bajo cero. (SIPSE)
Compartir en Facebook El saramuyo inhibe el crecimiento de células cancerígenasCompartir en Twiiter El saramuyo inhibe el crecimiento de células cancerígenas

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Visitando la zona arqueológica de Kabah en la Ruta Puuc, nos preguntó un visitante estadounidense de un fruto que casi ya no consumimos llamado saramuyo. Este nombre proviene de la lengua maya y originalmente se llama “Ts´almuy” aunque recibe otros nombres como anona.

Efectivamente pertenece a la familia de las Annonaceae. El fruto es generalmente redondo u ovalado y posee unos 6-10 cm de diámetro, con un peso de 100-230 gramos. Está cubierto de escamas verdes muy pronunciadas, de ahí su nombre en latín “Annona squamosa”, y suele ser confundido con la chirimoya. Su interior es una pulpa blanca, la cual es la parte comestible, dulce y muy nutritiva repleta de semillas marrones (casi negras), muy lisas.

Esta especie no soporta en ninguna circunstancia el frío, muere bajo unos pocos grados bajo cero, ya que está acostumbrado al clima tropical. Su lugar de origen es incierto debido a que se ha extendido por cultivo a numerosas regiones. Se le considera nativo de Las Antillas. 

El fruto del saramuyo es apreciado en diversas partes del mundo, en particular en la India, Indonesia, Vietnam, Filipinas y Taiwán, donde es empleado para condimentar diversos platillos orientales.

Debido a que contienen grandes cantidades de azúcar los frutos son ricos en calorías y constituyen una fuente de hierro. Existen variedades con los frutos de color púrpura.

El fruto del saramuyo contiene numerosas semillas con propiedades insecticidas. Las semillas secas y molidas disueltas en agua se emplean en diversos lugares para matar insectos.

Diversos estudios han demostrado que el extracto de las semillas tiene propiedades antimicrobianas e inhiben el crecimiento de las células de los tumores cancerosos. Para controlar la caspa y erradicarla por completo se macerarán las semillas en aguardiente o alcohol y se aplica como loción capilar. 

La raíz posee cualidades de potente laxante, por lo cual es recomienda evitar en lo posible su uso, puesto que puede ocasionar problemas y trastornos digestivos importantes.- Víctor Lizama. Correo: [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios