18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Carcacha, el 70% de los camiones (gráfico)

El director estatal del ramo reconoce que gran parte de los vehículos del servicio urbano opera fuera de la ley por su antigüedad.

Una mínima parte de los autobuses de transporte público tienen menos de cuatro años de antigüedad. (Milenio Novedades)
Una mínima parte de los autobuses de transporte público tienen menos de cuatro años de antigüedad. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook <i>Carcacha</i>, el 70% de los camiones (gráfico)Compartir en Twiiter <i>Carcacha</i>, el 70% de los camiones (gráfico)

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- El 70 por ciento de las unidades de transporte público de pasajeros que circulan en la zona urbana y suburbana de Mérida, que equivalen a más de mil 85 vehículos de los mil 550 que operan, funcionan en franca violación a la Ley de Transporte del Estado, que establece que la antigüedad máxima que deben tener es de 10 a 12 años, admitió Humberto Hevia Jiménez, director estatal de Transporte.

En cuanto a las taxis que prestan el servicio en Mérida, dijo el 90% de las mil 276 unidades tienen una antigüedad máxima de cinco años. “El problema de las condiciones internas o externas de las unidades es otra situación”.

Sin embargo, señaló que debido a que es un vehículo que el usuario elige por comodidad, la mayoría procura conservarlos en buen estado, pero hay un 10% que a la vista tienen evidentes deterioros.

Hevia Jiménez comentó que el 30% restante de las unidades de transporte masivo están en buen estado, con una antigüedad máxima de tres a cuatro años.

Sin embargo, de acuerdo con las disposiciones básicas de la ley, todos los días, los operadores de las unidades incurren en violaciones a la Ley y el reglamento del ramo, en situaciones tan evidentes como el cupo de pasajeros, cuando la ley establece un porcentaje del 10 por ciento de acuerdo con su capacidad.

El 90% de las mil 276 unidades de taxis tienen una antigüedad máxima de cinco años

La ley señala que por ejemplo, los vehículos tipo Minibús, destinado al servicio público o particular de transporte, tiene una capacidad máxima hasta para 27 personas sentadas.

En cuanto a las combis, en las que todos días, en horas de mayor afluencia, los operadores “acomodan” a 15 pasajeros, 13 atrás y dos adelante, además del chofer, el reglamento establece que ese tipo de vehículos tiene autorización para trasladar hasta 10 personas. Mientras que los autobuses convencionales tienen una capacidad para 44 personas sentadas.

El Artículo 130 establece que el cuidado en la antigüedad de las unidades se basa en la fecha de fabricación o reconstrucción de la unidad.

Por otro lado, ayer, Hevia Jiménez sostuvo una reunión con 13 concesionarios, en el que planteó los beneficios de contar con el programa de Sensibilización y Empadronamiento a Operadores y hasta el momento indicó que se cuenta con un padrón de dos mil 518 choferes registrados.

El funcionario explicó que el empadronamiento incluye la implementación de un “tarjetón único”, que permite mantener el control y la regulación de los choferes, así como registrar un récord de trabajo eficiente y el índice de infracciones.

Hasta 20 sanciones al día
  • La Dirección Estatal de Transporte aplica todos los días de 15 a 20 infracciones a los operadores por diversas causas; las más comunes son hablar por teléfono, andar con la puerta abierta, no dar parada y realizar ascensos o descensos en zonas no indicadas. 
  • También sancionan por maltrato al usuario.
  • Además al corralón han sido remitidas una o dos unidades que circulaban con evidente problema de contaminación, lo cual no está permitido. 
  • Las unidades deben pasar dos veces al año, una en cada semestre, la prueba de verificación de misión de contaminantes, aun cuando aprueben, si en su recorrido se detecta que sus emisiones son evidentemente altas, los inspectores de la DT y la SSP los pueden detener, multar y enviar el camión al corralón.
Los foráneos
  • Los vehículos destinados al servicio de transporte público de pasajeros deben tener una antigüedad máxima de hasta 10 años cuando presten servicio de transporte foráneo.
  • La antigüedad máxima de 12 años es para las unidades que operan en las áreas suburbanas y urbanas; para los de turismo es de 8 años.

Millonario reordenamiento

Mientras tanto, el Programa de Modernización del Transporte Público de Mérida requerirá de una inversión de más de mil 500 millones de pesos para realizar los trabajos sobre nuevas vialidades, paraderos, modificaciones de rutas, equipos para el sistema de prepago y el financiamiento de nuevas unidades.

Autoridades estatales, municipales, organizaciones sociales y empresarios del ramo, que conforman el Consejo Consultivo del Transporte del Estado, han dividido el proyecto en tres etapas para dotar al municipio de Mérida de un sistema de transporte público eficiente, moderno y accesible a toda la población.

La primera etapa fue la realización de siete mil 49 encuestas domiciliarias a 22 mil 94 personas de Mérida y los municipios de la zona metropolitana, mediante las cuales se identificaron las principales problemáticas.

El Plan de Modernización del Transporte Público de Mérida implica nuevas vialidades, paraderos, rutas y renovación de unidades

Durante la segunda etapa se armará un esquema efectivo de movilidad, invitando a los empresarios transportistas y demás involucrados a que aporten sus ideas. En la tercera se empezará con la implementación paulatina del nuevo modelo de trasporte público; se espera que esté listo en los primeros 15 días de enero del 2014.

De igual forma se creará un sistema de semaforización que agilice la vialidad en lugares conflictivos, para lo que se involucrará a los operadores del transporte; también se realizará una campaña de concientización entre los usuarios para que sepan la forma correcta y lugares designados para subir y bajar de una unidad.

El nuevo sistema que se piensa implementar también busca la renovación de toda la flota vehicular y que los cobros se realicen a través de tarjetas de prepago, aunque con la opción de continuar con el pago con moneda fraccionada.

Así los conductores de las unidades de transporte público  de pasajeros estarán más concentrados en su función, pues ya no tendrá la preocupación ni el estrés de interactuar con el usuario dándole su cambio o reclamando la vigencia de su credencial; además de esta forma el concesionario tendrá la certeza de cuánto son sus ingresos.

Con tarjeta
  • Actualmente unos 140 mil usuarios pagan tarifas sociales con tarjetas, de los que la mitad son estudiantes y la otra cantidad usuarios de la tercera edad y discapacitados.
  • Los fondos para implementar el nuevo plan serán de la Federación, del Gobierno estatal y de aportaciones de empresarios.

“Infiltran” inspectores en el servicio urbano

Por otro lado, la Dirección Estatal del Transporte del Estado de Yucatán supervisará con personal “infiltrado” la calidad del servicio que ofrecen los operadores del transporte público de pasajeros.

El titular de esta dependencia, Humberto Hevia Jiménez, declaró que como parte del Programa de Modernización del Transporte Público de Pasajeros, realizan estas actividades para verificar la situación que todos los días viven los usuarios que utilizan este medio de transporte.

El funcionario declaró que por su crecimiento, Mérida es una ciudad que requiere reordenar su sistema de transporte masivo de pasajeros, para evitar el caos vial que ahora tienen ciudades como Guadalajara, Monterrey, que no sólo consiste en el congestionando de las vialidades, sino que agrava el problema de contaminación.

Señaló que los reportes que obtengan les servirán para identificar con mayor detalle los problemas de la ruta o el operador y actuar.

El funcionario señaló que en el nuevo esquema de transporte se busca la reingeniería de las rutas, buscando un proyecto de servicio troncal, de alimentadoras y circuitos que permitan a los ciudadanos acortar tiempo en sus traslados.

Admitió que en la propuesta se considera que los ciudadanos caminarán un poco más para abordar su autobús. 

“Los meridanos tendrán que cambiar sus costumbres, no es algo sencillo, pero considerando que les permitirá ahorro de tiempo, puede ser aceptado”, dijo.

"Cuellos de botella"
  • Humberto Hevia Jiménez  señaló que en Mérida hay “cuellos de botella” que dificultan el tránsito, lo que afecta a particulares y al transporte público de pasajeros.
  • La DT tendrá inspectores “de civil”  en las unidades del transporte que actuarán como cualquier usuario pero estarán atentos al trabajo y comportamiento del operador.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios