17 de Octubre de 2018

Opinión

Llegó la hora

Finalmente llegó la fecha en la que dejaremos de escuchar todos los días cientos de voces que piden el voto...

Compartir en Facebook Llegó la horaCompartir en Twiiter Llegó la hora

Finalmente llegó la fecha en la que dejaremos de escuchar todos los días cientos de voces que piden el voto y será la gran encuesta que dará el resultado que ojalá todos esperamos.

Quizá lo que nos debería preocupar a partir de ahora es la solidaridad que tendríamos alrededor del ganador para que avancemos como país hacia un buen futuro.

Buscar los puntos de encuentro con el otro. Reconciliar a las familias, los amigos, los equipos de trabajo. Sentir lo mismo que cuando gana la selección uno a uno los partidos del mundial: ORGULLO nacional.

Creo que a mí me encanta pensar que todo va a salir bien. Que la población respetará el resultado, que en estos tiempos de agresión mundial podemos darnos cuenta de que necesitamos el acompañamiento del otro y dejar a un lado la polarización.

En este proceso electoral -como en ningún otro- he vivido el sentimiento del abandono de los amigos que dedican muchas de sus horas de vida al trabajo electoral cualquiera que éste sea, el reclamo de algún familiar por la preferencia que he sentido hacia un aspirante en particular, la discusión con queridísimos amigos respeto a quién le darán su voto y lo que mi mente anuncia como profeta. Y así, la lista es infinita. 

Pero finalmente el tiempo de elección llegó la semana siguiente a que arribó del verano, donde todo es sol, arena y mar. Después del desayuno del terno, una de esas causas por las que uno trabaja para ayudar al prójimo y disfrutar el momento con tantas mujeres entusiastas  de la Península de Yucatán que se reúnen porque son fuertes y pueden, luego que México ya ganó dos partidos y espero que sean todos.

Pero lo más importante es cumplir con la responsabilidad ciudadana de acudir a las urnas, presumir el ejemplo yucateco de votar, otorgar la calificación a quien creas ideal para cada uno de los puestos que estarán vacantes próximamente, ya que cada peso que ganan u obtienen sale de los impuestos que todos los días generas, a menos que seas nini.
Por eso yo aprovecho que es lunes, que soy parte de un extraordinario equipo con quien tengo la responsabilidad de laborar para entregar a los que vienen un mejor país. ¡Que sea feliz!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios