09 de Diciembre de 2018

Yucatán

Emociones, el lenguaje del cuerpo para comunicarse

Especialista en el código biológico invitó a las personas a analizar lo que está pasando en su organismo y cómo se relaciona con sus vivencias.

Esperanza Nieto, Gabriela Castillo Sierra y Jorge Barrera. (Daniel Sandoval/ Milenio Novedades)
Esperanza Nieto, Gabriela Castillo Sierra y Jorge Barrera. (Daniel Sandoval/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Emociones, el lenguaje del cuerpo para comunicarseCompartir en Twiiter Emociones, el lenguaje del cuerpo para comunicarse

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA.- Es sumamente importante conocernos a nosotros mismos, escuchar nuestras emociones, pues son el lenguaje del cuerpo, y por ende, al hacerlo, muchos problemas van a solucionarse, expresó Gabriela Castillo Sierra, representante de la organización Código Biológico, durante la transmisión del programa radiofónico Salvemos una Vida, en AMOR 100.1, de Grupo SIPSE.

La profesional explicó que el código biológico es un compendio de leyes de la naturaleza y técnicas creadas para atender, buscando su origen en la biología y observación para ir a la causa. “Es una medicina biológica, es decir, que va a la causa de los síntomas”, señaló, despertando el interés de los conductores Esperanza Nieto y Jorge Barrera.

Esta formación la dan en cinco módulos, dirigida al público en general, y que considera en el primero dar a conocer leyes de la naturaleza que rigen al cuerpo humano.

“Esta es una información que deberíamos de tener todos de manera natural. Nuestro trabajo es difundir esto, de cómo reacciona nuestro cuerpo de nivel órganos a las vivencias. Buscamos dar a las personas un entendimiento integral, que no está aislado ningún síntoma u enfermedad de la vivencia”, abundó.

Es decir, explicó, todas las enfermedades sean físicas o mentales, y así sean algo sencillo como una crisis de ansiedad hasta un cáncer, tiene su codificación en una vivencia, “no hay la mala suerte, el destino o lo heredé”.

“Hasta antes de conocer esto, no tenía ni idea a lo que atendía, a las necesidades de mi cuerpo, mi biología de alimentarme, de atrapar bocado, como le decimos, de protección, de valor y rendimiento y relación”, manifestó.

En ese sentido, añadió que, por decir así, en estos cuatro cajoncitos, sobrevivir es la primera información, la más arcaica, y reproducirnos.

Después está la necesidad biológica de sentirnos protegidos, y es aquí donde entra todo, territorio, cercanía; la valoración y el rendimiento, que es otra información arcaica y básica para todos nosotros, “sentirnos que valemos, que tenemos un rendimiento bueno para sobrevivir, y por último todos los temas de relación”.

“Estamos intrínsecamente, biológicamente, relacionados con otros. Tenemos una capa en el cerebro a nivel embrionario, evolutivo, la corteza, esa última capa que nos hace especiales, sobre otras especies, es un órgano que se desarrolló y evolucionó con respecto a la evolución. Está dirigido por nuestra necesidad de relacionarnos con nosotros”, señaló.

“En estos cuatro cajones entran todos los síntomas, y cuando sucede, en la experiencia de vida aparecen emociones, que son el lenguaje que tiene el cuerpo para expresarse y eso hay que entender la Biología, qué lo rige y cuáles son sus necesidades”, comentó.

Al respecto, Esperanza Nieto mencionó que el hombre se dio cuenta de sus emociones, necesidades, de estar en grupo, de sobrevivir y conforme ha pasado el tiempo, como que les dejamos de hacer caso a esas situaciones tan básicas y necesarias. “Vamos contra lo que necesitamos y eso nos hace enfermar”, dijo.

La sociedad en que vivimos, el ritmo, estamos hablando de un sistema, una sociedad que no llega ni a 400 años, no considera las necesidades biológicas de la especie.

“Nuestra evolución tiene millones de años y funcionamos con parámetros de hace 380 años. Los antiguos, sumerios, griegos, mayas, aztecas, ya conocían como funcionaba su biología. Tenían una cosmografía mucho más completa. Nosotros ahora vivimos en una sociedad moderna con grandes avances, como internet, que considero la gran herramienta, que llamo la tercera revolución de la medicina. Hace que la información fluya de manera instantánea, de todo ese auge de las medicinas alternativas”, añadió.

Para saber más al respeto, Gabriela Castillo informó que se impartirá un curso, correspondiente al módulo uno, e invitó a las personas a escuchar su cuerpo, lo que está pasando en su vida, que hay muchísimas más alternativas.

“No existe nada que no tenga cura, que esté predeterminado. Hay muchas personas que están cambiando su vida, que han curado cosas que se decían incurables”, señaló, y explicó que la palabra incurable tiene su traducción real, que es curable desde dentro.

“Con esto quiero invitar a esta reflexión, todos hemos tenido esos dramas de la vida, que es por donde nadie quiere pasar. Donde hay dolor nadie quiere estar, pero es justo ahí donde se ha programado toda la realidad que estamos viviendo ahora. Los invito a descubrir que no es algo de la casualidad, es lo que estamos creando a través de la percepción”, manifestó.

En ese sentido, ambos conductores subrayaron la necesidad de conocernos a nosotros mismos y cuando pasa eso vemos la vida de otra manera, más felices..

La invitada enfatizó que las emociones son el lenguaje del cuerpo, cuando uno siente tristeza, alegría, es porque le está pasando algo.

“Cuando la piel se irrita está pidiendo que se aleje algo, que no haya un contacto, y si lo tuviera en la parte interna, entonces significaría que necesito abrazar a alguien. Esta idea es biología, es ciencia que se puede probar. Por ejemplo, cuando alguien tiene una cistitis, de ir al baño, la naturaleza nos indica que orinar sirve para marcar territorio. Cuando alguien se siente invadida va a activar automáticamente una cistitis. Puedes tomar todos los medicamentos que quieras, pero si no se va la suegra de la casa, o se tiene al compañero incomodo del trabajo, podrás tomar toda la medicina que quieras, y no pasa nada, sino hasta que se soluciona eso”, indicó.

En ese sentido, insistió en que hay que escuchar tu cuerpo y entender qué es lo que está pidiendo.

“Estos cursos son precisamente para aprender eso, entender la biología de manera profunda. Para nosotros lo que convencionalmente llamamos enfermedades en esta medicina le llamamos SBC, que quiere decir que es un Programa con Sentido Biológico Pleno. Cualquier síntoma, vivencia, está para adaptarnos lo que estamos viviendo. Somos una especie en la naturaleza que nos adaptamos y en la que sobrevive el que mejor se adapta”, comentó.

Informes

Para aquellos que están pasando una difícil situación, incluso pensando en recurrir al suicidio, en Salvemos una Vida hay alguien todo el año las 24 horas del día para escuchar, ya sea al 075 o al 945-37-77.

Los interesados en participar en este primer módulo, programado este domingo y lunes, podrán comunicarse al 9993-385-839. El curso se impartirá en el local de la agrupación, en la colonia García Ginerés, en las calles 23 por 28, cerca del Parque de las Américas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios