18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Capturando emociones desde el inicio de la vida

La artista de la lente, Albany Álvarez del Castillo Fuentes, se especializa en captar imágenes desde el embarazo hasta el nacimiento.

Albany Álvarez del Castillo comenzó su proyecto en Londres, Inglaterra hasta consolidarlo en Mérida. (Milenio Novedades)
Albany Álvarez del Castillo comenzó su proyecto en Londres, Inglaterra hasta consolidarlo en Mérida. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Capturando emociones desde el inicio de la vidaCompartir en Twiiter Capturando emociones desde el inicio de la vida

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La yucateca Albany Álvarez del Castillo Fuentes es una joven emprendedora que inició su negocio hace más de un año, capturando vida; primero dedicado a eventos sociales y ahora enfocada a la fotografía de maternidad y parto, una propuesta con la que se ha convertido en un personaje esencial de muchas familias que la buscan para inmortalizar el momento.

Con su estudio Public Kiss comenzó en Londres, Inglaterra, pero se consolidó en Mérida, donde se desarrolla como fotógrafa y empresaria manejando un negocio donde la materia prima es su creatividad y mirada. 

Una de las imágenes de sus clientes le dio la entrada a la Bienal Nacional de Artes Visuales Yucatán y obtener mención honorífica. Actualmente su trabajo se expone en una muestra colectiva de seleccionados, en la galería del Callejón del Congreso del Estado. 

¿Por qué iniciar un negocio de fotografía?

La fotografía es mi pasión y sabía que a eso quería dedicarme y desde que lo estaba estudiando en Estados Unidos, tenía claro que más que trabajar para alguien, debido al tema creativo, prefería ser mi propio jefe para que pudiera definir los criterios y lineamientos que yo crea convenientes y tengan que ver con el tema fotográfico.

¿Cómo fue tu proceso para definir tu mercado y así el enfoque de tu fotografía?

Siempre me ha gustado la gente, sus expresiones, las emociones que proyectan; entonces decidí hacer fotografía de bodas con un estilo espontáneo nada de poses, así nació el negocio durante mi estadía en Londres, Inglaterra; luego regresé a Mérida y lo continué, pero no fue, sino hasta que después de participar en una conferencia en Las Vegas que una amiga fotógrafa me mostró las tendencias en fotografía y me propuso el estilo de maternidad y parto, una forma de trabajar que ya estaba en boga en ese país. La idea me pareció interesante y la comencé a desarrollar aquí y tras la primera experiencia, me dejó tan satisfecha los resultados y el proceso con el que se logra, que dejé el tema de bodas para dedicarme solamente a maternidad y parto.

¿Cuál consideras que sea el valor agregado de tu trabajo respecto a la gran cantidad de estudios fotográfico que existen en Mérida?

La calidad, porque realizo los trabajos como si fueran para mí, me dedico mucho, cuido todos los detalles porque no hay segundas oportunidades para tomar el momento y la familia que contrata debe quedar feliz con el resultado porque estoy capturando uno de los instantes más importantes de su vida. A diferencia de otros negocios éste tiene que ver tanto con las emociones del momento, que las personas que me contactan me consideran parte de esa historia y esa sensación me indica que el enfoque del  negocio es correcto.

¿Cómo te ubicas entre tu competencia?

En Mérida soy de las primeras dedicadas al 100 por ciento a este estilo de fotografía, muchos hacen maternidad, pero en mi caso, me involucro en el proceso completo desde el embarazo hasta el nacimiento. Trabajo sólo con mi cámara, casi no uso flash, uso luz natural, así es como vez, como percibes.

La fotografía de parto se ha convertido en mi pasión, no sólo es mi trabajo, es una adicción de hacer sentir bonito a la gente y saber que estoy en un lugar único para cada persona, y con esa responsabilidad capturar esos recuerdos invaluables con lo que me gusta hacer.

¿Cómo fue tu proceso de inversión?

El equipo fotográfico es caro, pero inicié con capital propio y préstamos a familiares que apoyaron mi proyecto. 

¿Cómo lograste tus primeros clientes de un mercado poco explotado en la ciudad?

Mi primer trabajo fue a partir de una chica que realiza ejercicios profilácticos, quedó encantada con el resultado y me recomendó, poco a poco me empezaron a buscar y de boca en boca saben de mí. Además tengo presencia en redes sociales, en especial en Facebook donde comparto imágenes de los partos que he fotografiado.

¿El factor joven cómo ha influido en tu trabajo?

Al principio no sabía cuánto cobrar, algunos quieren regatear, pero conforme voy tratando a los clientes, con el tiempo y el valor que le di a mi trabajo, ya pude estructurar de nuevo mis precios. 

¿Qué aprendizajes te ha dejado hasta el momento haber emprendido tu negocio?

He aprendido mucho de administración porque no soy muy organizada, pero es una necesidad tener control de la cuestión financiera porque hay que cubrir gastos y, de ahí, analizo subir mis precios. También aprendí la importancia de ahorrar para solventar las necesidades del negocio.

¿Qué consejos compartirías con tus contemporáneos?

Que si van a iniciar un proyecto, traten de innovar, buscar productos o servicios diferentes e interesantes, un valor agregado que hará que te ubique entre la competencia. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios