21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Emprendedores 'alzan' el vuelo con sazón urbano

Juan Pablo León Pinto y Laura Luz Cabrera mezclan sabores de la cocina mexicana e internacional para ofrecer una experiencia culinaria.

'Ser fiel al proyecto a pesar de lo que te digan, a pesar del miedo, hay que arriesgar', es el consejo de Juan Pablo León Pinto. (César González/SIPSE)
'Ser fiel al proyecto a pesar de lo que te digan, a pesar del miedo, hay que arriesgar', es el consejo de Juan Pablo León Pinto. (César González/SIPSE)
Compartir en Facebook Emprendedores 'alzan' el vuelo con sazón urbanoCompartir en Twiiter Emprendedores 'alzan' el vuelo con sazón urbano

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Por amor a la cocina, promover los ingredientes locales y teniendo como principal ingrediente la creatividad, Juan Pablo León Pinto emprendió en la comida urbana con una propuesta en la que explora y explota sus raíces yucatecas,  complementando con sabores de la cocina mexicana e internacional, con el fin de ofrecer una experiencia culinaria.

Aprovechando el auge de los Foodtruck, apostó por este concepto para crear Ícaro, un negocio de comida con un menú que varía según los productos de temporada.

Juan Pablo León Pinto fundó la empresa con Laura Luz Cabrera, egresados de Instituto Culinario de México campus Puebla.

Ambos con sus orígenes en Yucatán, después de estudiar se instalaron en Mérida para comenzar su propia historia. 

Inspirados por su pasión por la gastronomía y figuras como los chef René Redzepi, Pedro Evia y Roberto Solís, quieren dejar huella en los paladares. 

¿Por qué emprender en alimentos?

Siempre quisimos hacer un negocio con una propuesta con ingredientes locales, de ahí nació la idea del Foodtruck, que era un movimiento que estaba empezando, investigamos qué requeríamos, costos, qué tipo de camión, aterrizar la idea  y así nació Ícaro, este personaje de la mitología griega con alas. Nosotros asociamos estos elementos con la libertad para crear con lo que se tiene. Nuestra cocina es de momentos, muy personal, vemos lo que hay en el mercado en la temporada, y lo usamos, explorando sabores locales, mexicanos y hasta internacionales  para aderezar, o complementar, pero siempre respetando nuestra raíz yucateca.

¿Cómo respaldaron monetariamente su idea?

En este proyecto nuestros inversionistas fueron nuestros padres, confiaron y nos comprometimos, para no sólo aprovechar correctamente el dinero sino lograr que funcionara el negocio. El origen del financiamiento nos hizo que tuviéramos un doble compromiso, por la afectación. 

Con eso empezamos y quisimos conquistar al mercado yucateco con sabores que son familiares para ellos pero que la combinación con otros ingredientes más se vuelve en una experiencia diferente, pero que sí ha gustado.

Con la inversión trajimos el camión de Tabasco. Laura, que vivió un tiempo allí, tiene familia de ese estado, contactaron a alguien que modificó un camión de distribución de pan modelo ’98 y se le cambió todo para hacer el diseño de la cocina.

¿Qué retos enfrentaron como emprendedores?

Primero el miedo a no saber qué va a pasar, porque como el apoyo económico viene de la familia teníamos miedo al fracaso, y con un dinero que no es tuyo, pero luego de dar el brinco del miedo, trabajas diario y vas enfrentando poco a poco los retos. 

En un inicio tuvimos que enfrentar el cambio de ubicación porque luego de meses de estar en la primera sede vendieron la propiedad, ahora estamos en otro sitio, cerca y en el mismo rumbo del Norte, donde se acopla mejor a las necesidades y la gente no está ubicando. Además esa área se volvió zona de foodtrucks y hay oportunidad para todos, porque somos diferentes propuestas.

¿Qué observas en la competencia?

Estamos organizados en una asociación (Asociación Civil Unión de Food Trucks Yucatán, A.C.) con Guillermo (Valencia Castillo) de Dionisio, ya formamos parte del grupo y allí convenimos que aunque somos competencia cada uno aporta algo diferente.

Es una cuestión complicada, porque aún no existe la figura, pero entre nosotros tomamos las medidas y fijamos estándares, si quieren entrar a la asociación deben, primero, ser foodtruck, tener la infraestructura correcta, todo de acero inoxidable, nada de madera por las cuestiones de higiene, y en la parte legal todos nos damos de alta. Ahora mismo estamos cambiando de persona física al Régimen de Incorporación Fiscal. 

¿Cómo te asesoras en el tema administrativo?

Nos juntamos con la gente que sabe, pero además en la carrera aprendimos sobre dministración y costos. Ahora cocino, administro y Laura aporta a distancia, a pesar de que  ahora está en Dinamarca, fue a emprender un proyecto con el chef René Redzepi de Noma. Le dije ve, prueba, aprende. Cuando regrese se volverá a integrar al cien por ciento. René fue a visitarnos al negocio, le gustaron mucho los tacos, platicamos sobre la forma en que cocinamos y traemos los productos. 

¿Cuál consideras que es tu ventaja competitiva?

Tenemos una propuesta diferente, que va desde usar ingredientes locales y mucha creatividad que aportamos, aunque sea un taco. Nuestra comida no es rápida, invita a sentarse, disfrutar la experiencia  y estamos buscando un lugar que pueda dar más comodidades. 

Tenemos presencia en eventos como la Noche Blanca, además como Laura trabajó antes con Roberto Solís y yo con Pedro Evia, con esos contactos cuando comenzamos a emprender nos dimos a conocer y nos vinculamos a eventos culturales y la mejor forma de entrar al mercado es que prueben nuestra comida. También participamos en el Mérida Fest, eventos deportivos en Progreso y Colectivo Bazar.

¿Qué planes tienen para su negocio?

Posicionarnos, la idea es que ya no sea sólo Foodtruck, sino un negocio establecido y el camión estará en eventos especiales. 

¿Qué lecciones has aprendido como emprendedor hasta este momento?

Que hay que superar los retos de todos los días, porque por más que planees todo, en minutos puede cambiar. 

¿Qué consejos puedes compartir con tus contemporáneos?

Ser fiel al proyecto a pesar de lo que te digan, a pesar del miedo, hay que arriesgarse para ver qué pasa, no sabes de qué eres capaz hasta que lo haces, quizás no sale exactamente como lo pensaste al principio, puedes cambiarles cosas pero la esencia debe persistir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios