20 de Octubre de 2018

Yucatán

Meridanos viven Año Nuevo de espanto

Una familia que viajó a la Riviera Maya para Navidad tuvo una experiencia que creyeron haber dejado atrás, pero un extraño los siguió hasta su casa.

Una familia meridana tuvo una amarga experiencia paranormal en la Riviera Maya, pero el terror lo experimentaron en Año Nuevo, hace unos días, con un pequeño niño. (internet)
Una familia meridana tuvo una amarga experiencia paranormal en la Riviera Maya, pero el terror lo experimentaron en Año Nuevo, hace unos días, con un pequeño niño. (internet)
Compartir en Facebook Meridanos viven Año Nuevo de <i>espanto</i>Compartir en Twiiter Meridanos viven Año Nuevo de <i>espanto</i>

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Todas las cartas con relatos y experiencias paranormales que envían los amables lectores tratamos de publicarlas en el orden en que nos llegan; sin embargo, en ocasiones como hoy, dada la relevancia y el tema, le daremos prioridad a la que nos envió apenas ayer don Nestor Ku Lavadores, de la ciudad de Mérida.

En su misiva explica que durante la pasada celebración de Navidad y de Año Nuevo tuvo junto con su familia una experiencia inolvidable, pero no precisamente de la forma tradicional en que todos conocemos.

“Mi familia, la cual está compuesta por mi esposa y mis cuatro hijos (de 22, 17, 15 y 12 años de edad), siempre hemos festejado las fiestas en nuestra casa, o bien, como muchos acostumbran con los abuelos paternos o maternos; sin embargo, en esta ocasión decidimos hacer algo diferente.

“Por tal motivo, decidimos viajar a la Riviera Maya, ya que mis consuegros viven en Playa del Carmen y nos ofrecieron una casa que tienen desocupada en la misma colonia en donde ellos están. Nos fuimos desde el sábado 21 de diciembre y la idea era regresar el jueves 26.

“Desde que nos alojamos en esa casa empezaron a sucedernos cosas raras: escuchábamos que nos “pisteaban”, veíamos que una hamaca empezaba a mecerse sin que hubiera nada de viento, y también veíamos la silueta de un pequeño como de 10 años de edad.

“Todos de cierta forma habíamos visto o sentido algo en los primeros dos días de nuestra estancia, pero sólo lo platicábamos entre nosotros, por pena no decíamos nada a nuestros anfitriones pues qué tal si pensaban que sólo estábamos ‘pesadeando’.

Gran sorpresa en Navidad

“Llegó el día 24, la medianoche, y mientras los pequeños abrían sus regalos de Santa Claus, de pronto ante los ojos de todos vimos cómo el mismo niño que habíamos visto antes pasó corriendo junto al arbolito de Navidad.

“Mi esposa pegó un grito, mi hija se persignó y cerró los ojos, mientras los anfitriones de la casa, con un poco de temor, sólo trataban de calmarnos.

“Les comentamos que ya habíamos visto a ese niño en la otra casa y fue cuando nos explicaron que hace seis años murió su sobrino de ocho años de edad, atropellado en la calle. El pequeño vivía con ellos, ya que sus papás también habían fallecido años antes.

“A raíz de la muerte de Ramiro (nombre del niño), en diciembre se manifiesta con mayor intensidad, quizás debido a que su muerte fue el 21 de diciembre y a que le gustaba mucho la Navidad, sobre todo por la espera de Santa Claus.

“Mi consuegro me explicó que el fantasma de Ramiro no es malo, sólo muy travieso y que si se nos había manifestado no era para hacernos daño, sino sólo para jugar.

“Cuando nos explicaron todo esto, mi familia se tranquilizó, bueno, en lo que cabe. Unos días después nos regresamos a Mérida tal y como estaba planeado y hasta aquí todo lo anterior no pasaría de ser una simple experiencia, que no hubiera pasado de ahí.

Terror el día 31

“Lo terrible vino días después, cuando festejábamos el 31 ya en nuestra casa, pues durante la cena, ¡vimos a ese mismo niño! Todos los vimos, mi esposa está aterrada y yo más bien preocupado porque no sé el motivo por el cual ese fantasmita nos siguió.

“Mis hijos son lectores asiduos de su sección ‘Enigmas’ de De Peso y de su revista ‘Misterios’, y ellos me sugirieron que le escribiera platicándole mi caso; le dejo mi teléfono para que se contacte conmigo por si nos puede ayudar, sólo le pido que si publica mi relato no ponga el teléfono, muchas gracias”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios