18 de Julio de 2018

Yucatán

Muñeco embrujado viaja a la Ciudad de México

'Tiago', quien en los años 70 protagonizó auténticos episodios de terror, estará en la capital del país.

Muna, lugar donde, en los años 70, el muñeco embrujado 'Tiago' hizo de las suyas. (Jorge Moreno/SIPSE)
Muna, lugar donde, en los años 70, el muñeco embrujado 'Tiago' hizo de las suyas. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Muñeco embrujado viaja a la Ciudad de MéxicoCompartir en Twiiter Muñeco embrujado viaja a la Ciudad de México

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Gran expectación ha causado tanto en la Península de Yucatán como en el centro del país el caso del muñeco embrujadoTiago”, al grado de que la próxima semana será presentada la investigación en la capital del país en el programa La Mano Peluda Investigación, que se transmite a todo el país y a más de 50 ciudades de Estados Unidos y Canadá.

La investigación del “muñeco Tiago y el Alux” fue presentada en exclusiva en esta sección hace poco más de tres semanas, y de inmediato causó “furor” entre los lectores, no sólo de Muna sino de Yucatán en general; tras varios viajes a esa población, finalmente fue encontrado el muñeco así como el alux vivo, los cuales fueron donados a un servidor y actualmente se encuentran en el Museo Paranormal de Mérida.

El análisis realizado confirma que se trata del muñeco real que a finales de los años 70 fue protagonista de sucesos paranormales tal y como ha ocurrido hasta la fecha, a pesar de ser abandonado por sus dueños.

Por este motivo, el muñeco, el cual mide poco más de medio metro de estatura y tiene unos impactantes y terroríficos ojos azules que parecen seguir con la mirada a quien lo observa, viajará junto con un servidor el viernes de la próxima semana a la Ciudad de México al programa antes mencionado.

Tiago y el Alux también serán presentados en Muna el 19 de septiembre dentro de la “Gira Paranormal Misterios” y posteriormente en una decena de municipios del interior del estado así como en el teatro Fantasio de Mérida.

Espanta a empleados

Y es que desde el primer día en que trajimos al muñeco a las oficinas de la revista Misterios, “Tiago” ya hizo de las suyas, ya que uno de mis empleados de nombre Néstor Oxté Tamayo entró al Museo para checar un "modem" del internet; de pronto escuchó un ruido, como si un muñeco estuviera sonando o aporreando algo, abrió una cortina y vio a "Tiago", a menos de un metro de él: "No lo conocía, cuando lo ví me asustó, sentí un escalofrío y sentí miedo la verdad, era como si Tiago me estuviera mirando", dijo.

Cabe destacar que Néstor me ha acompañado a muchísimas investigaciones, estuvo conmigo cuando me entregaron a Caty (y casi la mitad de los objetos del Museo) y casi nunca le ha dado miedo nada, o sea que no se sugestionó, ya que está acostumbrado a esta labor.

Una posible explicación a lo que le ocurrió es que “no lo saludó”, y es que cuando el niño dueño del muñeco vivía en Muna a finales de los años setentas, algunos de sus amigos y familiares le decían que Tiago se veía macabro (y es que sí, tan sólo su apariencia física es un poco terrorífica) y que parecía hacer “caras”, pero el niño les decía:

“Lo que pasa que cuando ven a Tiago no lo saludan, hay que saludarlo para que éste no les haga muecas”.

El saludo consiste en flexionar la mano derecha hacia la frente, de forma muy similar al saludo militar, pero sólo con dos dedos (como en la foto); ¿de dónde sacó ese saludo el niño? No tenemos la menor idea, pero lo cierto, según la nana (y la persona que tuvo a Tiago los últimos 30 años) es que cuando los adultos lo saludaban (quizás sólo por seguirle la corriente al niño), Tiago ya no les hacía “caras”.

Yo –reconoce la señora- pensaba que era una locura, pero por años todos los días saludaba a Tiago por la mañana, pues me di cuenta que de esa forma el ya no cambiaba de lugar ni se me quedaba mirando con esos ojos de terror que tiene.

Quizás por ese motivo Tiago hizo de las suyas con Oxté Tamayo hace un par de días, aunque él no sabía lo del saludo; les aseguro que a partir de hoy, cada vez que entre a la habitación del Museo en donde está él, lo primero que hará es saludarlo, tal y como yo lo hago desde que está conmigo…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios