14 de Noviembre de 2018

Yucatán

Tres casos paranormales en Motul

Fantasmas de un capellán que no sabe que ya murió, unos limosneros agradecidos y una mujer violentada, nuevos casos paranormales en esa ciudad.

Muchas personas mueren y sus almas se quedan deambulando en este mundo en busca de respuestas. (Agencias)
Muchas personas mueren y sus almas se quedan deambulando en este mundo en busca de respuestas. (Agencias)
Compartir en Facebook Tres casos paranormales en MotulCompartir en Twiiter Tres casos paranormales en Motul

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El miércoles acudí de nuevo a Motul por diversas investigaciones y me enteré de diversos casos paranormales ocurridos en la tierra de Felipe Carrillo Puerto, y como son inéditos, hoy me permito hablar de nuevo de esta ciudad dentro de nuestra acostumbrada sección “Municipio Enigmático”.

En julio del año pasado les hablé del caso del “relojero fantasma”, “el huaycot” y de la presencia de un “chupacabras” que mató a decenas de animales. Hoy toca el turno a los casos del “capellán de la iglesia”, “los limosneros del mercado” y “la mujer fantasma de la maquiladora”.

El capellán de la iglesia

Este relato lo platicó don Audomaro Peraza, veterano vecino del centro de Motul y quien comenta que a principios del siglo pasado había un capellán en la iglesia principal que falleció después de una larga dolencia. Era tanto su fervor ante su encomienda que, a meses de haber muerto, varias personas aseguraban verlo trabajando de forma habitual en el sitio religioso.

Cuenta que, de hecho, varias personas no sabían que había fallecido, por eso se les hacía de lo más común verlo en el interior de la iglesia o en los alrededores, hasta que el padre dio la triste noticia muchos no lo pudieron creer.

Aún así, con el paso de los años, todavía hubo fieles que aseguraron verlo en el callejón o en la calle contigua de este sitio. Afirman que, aunque fue una persona de bien, era tanto su afecto y fervor por su trabajo que por eso Dios le encomendó continuar con su labor aunque de una forma poco común. El nombre de este capellán era Feliciano.

Los limosneros del mercado

Se cuenta que hace unos 40 años, en lo que ahora es el mercado “20 de Noviembre” (ubicado a un costado del Palacio Municipal) había una pareja de limosneros que todos los días viajaba a este sitio provenientes de la comisaría de Ucí.

Un día dejaron de verlos y como eran de avanzada edad pensaron que posiblemente se enfermaron o tenido un accidente, o bien, que alguien se había hecho cargo de ellos y por eso ya no regresaron.

Pues bien, hace unos tres años, una locataria del actual mercado, quien es nieta de una señora que ayudaba económicamente a los viejitos todos los días, vio llegar a una pareja de ancianos que le pidió hablar con esa señora, pero la mujer les comentó que ya no iba a laborar ahí porque ya era de avanzada edad.

El anciano respondió que le habían llevado unos tomates para regalarle, que eran de su milpa y se los dejaron para que los entregara. Esa misma tarde, cuando la nieta se los llevó a su abuela, ésta casi se fue de espaldas al escuchar la descripción física y vestimenta de los viejitos, pues era muy similar a aquellos de hace 40 años, ya que además, hace décadas, la pareja de limosneros acostumbraba regalarle precisamente tomates de su milpa y ¡envueltos de la misma forma! (en papel de estraza, similar a los de las tortillas).

Obviamente, se descarta que fueran los mismos de hace 40 años ya que en ese entonces tenían más de 80 años de edad y ahora tendrían más de 120, lo que es imposible. Ellos creen que se trata de las almas en pena de los medigos, quienes desde el más allá aún agradecen la ayuda que les daba la señora.

La mujer fantasma de la maquiladora

A un costado de la entrada principal a Motul se encuentra una de las maquiladoras de ropa más grandes del estado. Ahí, algunos empleados afirman ver en la avenida que da a la calle de la glorieta el alma en pena de una mujer.

Varios trabajadores afirman verla deambular en ese sitio, principalmente por las noches y la han visto cruzar hacia el área donde están los puestos de lámina donde venden comida y de pronto desaparece a la vista de propios y extraños.

Aunque no hay datos concretos, afirman que ahí falleció hace varios años una mujer, al parecer fue violada y después asesinada, y por eso consideran que su alma continúa deambulando en ese sitio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios