18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Almas en pena de niños ronda en cementerio

En la sección de suicidas están enterrados dos primos que se enamoraron como Romeo y Julieta, pero sus familias se oponían.

El panteón Matías Maestro es un monumento histórico en Lima, Perú. (Jorge Moreno/SIPSE)
El panteón Matías Maestro es un monumento histórico en Lima, Perú. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Almas en pena de niños ronda en cementerioCompartir en Twiiter Almas en pena de niños ronda en cementerio

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hoy platicaremos los casos de manifestaciones paranormales que ocurren en un panteón de la ciudad de Lima, en Perú. ¿El motivo? Un correo electrónico de una persona de ese país sudamericano que sigue nuestros casos en la página electrónica de SIPSE.com y nos mandó información al respecto. Su nombre es Renato Cornellas.

Se trata del panteón “Matías Maestro”. Comencemos con un poco de su historia, este cementerio está ubicado en Lima, Perú. Fue inaugurado en 1808, se nombró así en honor al sacerdote Matías Maestro. Actualmente cuenta con 766 mausoleos en los que se encuentran varios personajes históricos del país. 

Este cementerio cuenta con muchas, por no decir miles de leyendas que van desde apariciones de fantasmas hasta ritos satánicos, es un monumento muy hermoso aunque tétrico. 

Cuando uno camina ahí da la sensación de que los monumentos te observan; algunas de las historias más famosas, corroboradas incluso por los veladores y empleados son:

Cerca de las ocho de la noche, la guía se dirigió hacia los parvularios o angelorios donde hay niños de muy corta edad enterrados. Ella explica, lo que la tradición dice sobre los duendes: 

“(…) ¿Por qué existen los duendes? y sobre todo ¿por qué están en esta zona de los angelorios o parvularios? En estos angelorios se enterraron a los recién nacidos o a los niños muy tiernos o pequeños. Pero también se enterraron aquí los niños que no eran bautizados, que los religiosos se negaban a bautizarlos. Pero ¿por qué se negaba un religioso a bautizar?, porque el niño no había nacido dentro un matrimonio. 

La tradición dice que los niños pequeños enterrados y no bautizados no se van ni al cielo ni al infierno se quedaban aquí, y el alma del niño es pequeño, éste va creciendo pero no en tamaño sino en edad. Por eso, se dice que los duendes son viejitos y chiquitos, ya que estos tienen el tamaño que representa al niño cuando murió. 

Dicen también que si alguien se encuentra con un duende puede pedirle un deseo obviamente a cambio de algo, por ello muchos de los visitantes al cementerio se pierden por estos pabellones para encontrarse con uno de ellos, ha habido casos en que sí han visto algo y han salido corriendo.

Pabellón de los suicidas 

Hay una sección de este camposanto donde entierra a los suicidas, ahí un velador contó la historia de dos primos que se enamoraron (muy parecida a la historia de Romeo y Julieta), y que sus familias no estaban de acuerdo, entonces ambos decidieron suicidarse y las familias al ver esto aceptaron que en su entierro estén juntos, y por ello se puede ver ahora las dos tumbas juntas y muy parecidas. 

La segunda historia habla sobre un farmacéutico que se enamoró de la dueña de la botica donde trabajaba, y después de la relación tormentosa ella decide terminar la relación y lo despide. El estaba muy enamorado de ella, había planeado casarse y tener una vida de familia. Él comienza a pensar en su cuarto y escribe una carta explicando su muerte, pensaba suicidarse, pero cuando la ve en la botica, la llama y le dispara causándole la muerte. Luego se mata él. Sin embargo, no se sabe porque la mató si él planeaba solo matarse y que ella asistiera su funeral. 

Se afirma que en ese panteón rondan las almas en pena que mencionamos en ambas historias y muchas personas se han llevado sustos al verlas.

Hace tres años, este cementerio fue escenario de un suicidio, ya que mientras uno de los vigilantes hacía su rondín acostumbrado de la mañana, vio a un indigente que al parecer se había quedado dormido ahí, en la segunda ronda se acercó para despertarlo, pues vio que seguía en el mismo estado, pero se dio cuenta que había una botella de gaseosa y una bolsa de insecticida. Al querer despertarlo se dio cuenta que no se movía, se había suicidado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios